viernes, 16 noviembre, 2018
Home / NACIONAL / AMLO Frente a Adolfo Ruiz Cortinez  

AMLO Frente a Adolfo Ruiz Cortinez  

Por Uldárico Canto Taracena*

 

Tres particularidades podrían sembrar coincidencia y contrastes en los análisis anecdóticos de dos presidentes de México: Andrés Manuel López Obrador –presidente electo y nacido en tierras tabasqueñas- y Adolfo Ruiz Cortines –Presidente ya fallecido y nativo de Veracruz-.

Primeramente, ambos llegan a la primera magistratura del país antecedidos por sexenios de corrupción: tanto el gobierno de Enrique Peña Nieto como el de Miguel Alemán Valdés marcan la transición gubernamental envuelta en los escándalos del mal uso del erario público. Escribió Enrique Krauze “El primer hombre que había fallado en términos morales era el propio Alemán. Tal vez Ruiz Cortines hubiese podido actuar en contra de él, o ejercer mayor presión legal e incluso penal sobre sus amigos. Prefirió no hacerlo, y con su decisión sentó una nueva norma del sistema político mexicano: los expresidentes son jurídicamente intocables”. Claro, falta la determinación de AMLO al asumir su mandato.

Otra coincidencia es: tomar el poder de México en edad avanzada. Adolfo Ruiz Cortines, quien se convirtió en Presidente de México en 1952, es el que sigue en edad a López Obrador, aunque después de la Constitución de 1917 era, hasta ahora, el mandatario de mayor edad: tenía 62 años y 11 meses. Andrés Manuel López Obrador, el 1 de diciembre de 2018, cuando tome posesión, tendrá 65 años cumplidos. Sin olvidar que, el “chacal” Victoriano Huerta, tras la traición a Francisco I. Madero, asume el control del país en 1913, contando con 67 años y 11 meses, que pasaría como el presidente mexicano de mayor edad al asumir el poder.

A López Obrador se le cuestionó durante su campaña política que sostenía ideas de reelección presidencialista mientras que, en sus propias palabras, el propio Ruiz Cortines afirmó alguna vez que Alemán lo había escogido como candidato porque pensaba que por su edad, podía morir en cualquier momento del sexenio, dejando de esta manera libre al expresidente Miguel Alemán para reanudar funciones como Jefe del Ejecutivo.

En réplica a sus críticos que constantemente le señalaban por su delgadez y su edad, Adolfo Ruiz Cortines llegó a decir “Soy feo, pero no me eligieron para semental sino para presidente”.

Una tercera coincidencia: política de austeridad y moralización política. Mientras el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, viene emitiendo reglamentaciones, dictados y discursos moralizantes y de austeridad, de la futura clase gobernante que ya trae cuestionamientos de su veracidad “entre el dicho y el hecho”, el Presidente, Adolfo Ruiz Cortines, al asumir su mandato, lo hizo en una ceremonia austera, principal característica de él, celebrada en el Palacio de Bellas Artes convertido en recinto oficial. De hecho durante su travesía de campaña política fue adoptando el lema de “Austeridad y Trabajo”.

Se tiene claro que, Adolfo Ruiz Cortines empleó todo su mayor esfuerzo en contrastar con el sexenio de Miguel Alemán Valdez que ejemplificó el sexenio de la corrupción de los funcionarios públicos. Ruiz Cortines no se la pasó publicitando sus futuras actuaciones de gobierno sino que instrumentó solución a la demanda social y, además, modificó la ley de responsabilidades de los servidores públicos, obligando que sus funcionarios declararan sus bienes antes de iniciar sus labores y que se pudiera investigar el origen de la fortuna de quienes poseyeran propiedades superiores a sus ingresos económicos.

Mucho se ha citado la modesta vida del presidente Ruiz Cortines, tanto en el ejercicio de gobierno como fuera de él.  Al término de su presidencia, junto a su esposa, se retiraron a la vida privada. Se dice que cuando se le invitaba a participar en la política, aclaraba que pertenecía “a la augusta institución de los ex, quienes tienen como primer deber respetar al que es y evidenciar absoluta disciplina”.

Al Presidente Adolfo Ruiz Cortines hubieron quienes lo pintaron en el escenario nacional como viejo zorro o costal de mañas para resolver problemas.  Hay una sentencia suya muy significativa: “si quiero resolver un problema, lo ordeno de inmediato; si no, creo una comisión que lo estudie”.

Adolfo Ruiz Cortines fue un extraordinario presidente de México. Jamás sostuvo controversias en el arte de su régimen administrativo sino encaminó al país por rumbo adecuado. Supo abonar las políticas públicas que crearon bases sólidas de crecimiento y desarrollo económico nacional. En todos los renglones de la vida pública tejió resultados de su gobierno. Su visión de modernización se basaba en el balance entre empresa privada y administración pública. Incluso, lejos de enrolarse en canibalismo político de anteriores ofertas de gobierno, consolidó programas de sus antecesores.

Las mujeres mexicanas reconocen al Presidente Adolfo Ruiz Cortines, en su loable y firme decisión política de 1953 al otorgarles constitucionalmente el derecho de sufragar en todo proceso electoral.

Resumidamente se tiene que, las coincidencias entre Obrador y Ruiz Cortines solamente podrían discrepar con los resultados de sus actuaciones públicas. El PRI puede sentirse orgulloso y glorificado de llevar a la Presidencia de México a Adolfo Ruiz Cortines mientras que el tramo de Morena con Andrés Manuel López Obrador es largo, empedrado, nebuloso que solamente el tiempo lo enjuiciará en su historia misma.

*Sociólogo. Maestría en Administración. Doctorado en Alta Dirección.