viernes, 19 octubre, 2018
Home / LA PORTADA / Caso UJAT-Estafa Maestra; Piña, en la mira de la SFP
Aunque el rector afirma que no le preocupa, la propuesta por AMLO a la Secretaría de la Función Pública, adelanta que van contra responsables y cómplices del mega fraude; coincidentemente después del escándalo, el rector Piña ofreció doctorado Honoris Causas al auditor Superior de la Federación.

Caso UJAT-Estafa Maestra; Piña, en la mira de la SFP

Por Ignacio Ríos
@NachoRios1

“Yo no soy un cómplice. Yo sólo tengo un amo, es el pueblo de México. No a los ‘moches’. En la Estafa Maestra, si el pueblo dice que es de noche… vamos a investigar”, rubricó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador en uno de sus compromisos públicos de campaña, rechazando la corrupción e impunidad.

A este compromiso, ahora presidencial, Irma Eréndira Sandoval, la propuesta a la titularidad de la Secretaría de la Función Pública (SFP) revela que van por el origen y fondo de la Estafa Maestra y sus involucrados.

“Estamos con mucha responsabilidad, tratando de revisar resultados de auditorías y casos que han llenado de oprobio a nuestra historia política y contemporánea y vamos a dar cierre a todos y cada uno de estos casos de corrupción”, dijo en entrevista para Capital México.

De acuerdo a la investigación del portal de noticias Animal Político, el gobierno federal usó 128 empresas fantasma para desviar más de 3 mil 433 millones de pesos del erario público a través de 11 dependencias federales como Sedesol y Pemex, según irregularidades encontradas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en las cuentas públicas 2013-2014.

El esquema de fraude fue a través de seis universidades públicas; una de ellas, la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), que se habría quedado con 128 millones de pesos –manejados por su rector José Manuel Piña Gutiérrez–, gracias a cinco convenios por 580 mil pesos. Esto sólo en la Estafa Maestra.

Una investigación más a fondo soportada por Grilla (auditoria Forense 13-4-99062-12-0248-DS-034), Reporte Índigo y la ASF, revelan que, en 2013 (auditoria de un año completo), la UJAT celebró seis contratos por más de mil millones de pesos con Pemex Exploración y Producción (PEP).  Las irregularidades no se solventaron ni se ha presentado sanción alguna.

Sin embargo, a la salida del evento del presidente Enrique Peña Nieto y del sustituto Auditor Superior de la Federación, Pedro Colmenares Paramo, efectuada el 22 de mayo de 2018 en Tabasco, José Manuel Piña Gutiérrez, el rector de la UJAT con cinismo respondió: “Ya se solventó al cien por ciento las observaciones de la ASF. Están en su página. No hay nada qué temer”, en tanto, el rector de la Universidad Tecnológica, Fernando Calzada Falcón desmintió lo anterior.

El 5 de septiembre de 2017, la institución emitió un comunicado donde establece que los resultados de la fiscalización de cuentas públicas 2013 y 2014 de los convenios suscritos con Petróleos Mexicanos han sido aclarados y solventados ante la ASF. No aporta elemento de prueba.

La estrategia

El esquema siempre es igual: para eludir la Ley de Adquisiciones —que los obligaría a hacer licitaciones y poner a diferentes empresas a competir—, las dependencias firmaron convenios con universidades públicas. Le ley permite hacerlo, pero sólo si las universidades realizan al menos 51% del servicio contratado. Pero éste no fue el caso. Las universidades subcontrataron a terceros la totalidad de los servicios en la mayoría de convenios firmados; distribuir despensas entre los más pobres, supervisar la perforación de pozos de Pemex, organizar eventos o detectar a personas de 15 años o más que no supieran leer y escribir.

En ningún caso hubo universidad que cumpliera con el requisito del 51%. Las universidades subcontrataron a 186 empresas y cobraron por esta intermediación una comisión de entre 10 y 15% del total del convenio.

El desvío de recursos lo hicieron 11 dependencias, tan variadas como la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) o Petróleos Mexicanos, y contó con ocho cómplices: universidades públicas, seis de ellas de Tabasco, que cumplieron el papel de intermediarias y se quedaron con una comisión de mil millones de pesos por jugar este rol.

La estafa en Tabasco; rectores comisionistas

En Tabasco no sólo se detectó a prestanombres de esas empresas fantasma, sino que se señala directamente a cinco instituciones de educación superior de participar en los fraudes, llevándose sus directores y rectores millonarias comisiones por firmar convenios con Pemex y servir de intermediarios.

La UJAT (rectoría) se habría quedado de comisión con 128 millones de pesos con José Manuel Piña Gutiérrez a la cabeza, gracias a cinco convenios por 580 millones de pesos otorgados por la petrolera.

La Universidad Popular de la Chontalpa, con una comisión de 49 millones de pesos (por 9 convenios) que se habrían llevado (o repartido) tres rectores: José Víctor Zárate Aguilera, José Luís Hernández Lazo y Pedro Javier Muñoz.

La Universidad Politécnica del Golfo de México firmó cuatro convenios y gracias a eso se quedó con poco más de 81 millones de pesos de comisión, siendo rector Luis Andrés Domínguez.

El Instituto Superior de Comalcalco obtuvo 6 convenios, siendo Carlos Mario Olán López director, con una comisión de más de 27 millones de pesos. Por último, la Universidad Tecnológica de Tabasco, aparece con cinco convenios y una comisión de casi 48 millones. El rector señalado es Fernando Calzada Falcón, aún en funciones.

Del destino final de los recursos petroleros que quedaron como comisiones en cada una de las instituciones, los directores y rectores aún no han clarificado en manos de quienes y en qué se gastaron o sí aún existen…en alguna inversión, obra o culpa…

Cátedra para saquear

La Estafa Maestra se circunscribe a las irregularidades detectadas en convenios entre Pemex-Universidades-Instituciones, escogidos en una muestra de contratos otorgados durante 2013-2014.

Sin embargo, de acuerdo a la auditoria de la ASF 2013 (auditoria Forense 13-4-99062-12-0248-DS-034), en ese año (ejercicio completo) la UJAT en 2013 celebró 6 contratos por más de mil millones de pesos con Pemex Exploración y Producción (PEP) –y uno con Sedesol (Programa Campaña Contra el Hambre en Tabasco)– para llevar a cabo trabajos a la empresa paraestatal relacionados con actividades petroleras.

De ahí se desprende que Pemex (o a la inversa) utilizó a la UJAT para asignar sin licitación contratos millonarios, que el centro de estudios traspasó ilegalmente a empresas que no estaban preparadas para dar los servicios convenidos.

Esa auditoria precisa: “El universo por 1,075,960.7 miles de pesos corresponde al total de 7 convenios suscritos por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco para la prestación de diversos servicios, de los cuales 6 se celebraron con Pemex Exploración y Producción (PEP) y 1 con la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) de los que se revisó una muestra por 623,195.6 miles de pesos que corresponden a servicios ejecutados en el ejercicio 2013”.

La ASF concluyó que de las 7 empresas que subcontrató la UJAT, 4 no tenían capacidad técnica, material y humana para realizar los trabajos y determinó que los esquemas utilizados por Pemex y la UJAT permiten a las dependencias eludir licitaciones.

La UJAT subcontrató -violando los convenios firmados con PEP– a una empresa de bienes raíces y a una constructora de Infonavit que carecían de la capacidad técnica y humana para dar servicios de asesoría en exploración petrolera a PEP.

La universidad tabasqueña pagó a estas empresas que no contaban con el perfil para realizar trabajos relacionados con la exploración. Las irregularidades fueron detectadas por la ASF en la revisión que le realizó a la UJAT por los recursos recibidos de Pemex durante 2013 y que ascendieron a los mil millones de pesos en contratos.

“La ASF ha observado graves irregularidades durante 3 años de fiscalización en este rubro”, concluyó el Informe del Resultado de la Fiscalización de la ASF sobre la UJAT.

“Y no obstante las recomendaciones, denuncias de hechos presentadas y las acciones promovidas, persiste la práctica reiterada de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal de realizar adjudicaciones directas con universidades públicas, otros institutos de educación y entre dependencias y entidades en los tres niveles de gobierno para la contratación de adquisiciones, consultorías y servicios, asesorías, ejecución de obras públicas, estudios técnicos y supervisión”.

La ASF advierte que en algunos casos las empresas subcontratadas por la universidad tabasqueña subcontrataron a su vez a otras compañías que resultaron no tener la capacidad o eran “fantasmas”.

La Auditoría denunció la ilegalidad de estas triangulaciones de recursos entre Pemex y la UJAT y solicitó fincar responsabilidades a los funcionarios involucrados en estos esquemas de desvío de recursos federales.

“Estas situaciones han sido denunciadas con anterioridad por la ASF y se ha solicitado al SAT, la promoción del ejercicio de la facultad de comprobación fiscal. Por lo que se determinó llevar a cabo la auditoría para constatar la presunción de actos u omisiones que impliquen irregularidades o conductas ilícitas, además, de comprobar que las universidades y/o institutos tecnológicos cuentan con los recursos humanos y técnicos necesarios para prestar los servicios”.

En los convenios firmados por PEP y la UJAT, la institución educativa manifestó que contaba con “la capacidad técnica y humana” para la ejecución de los servicios por lo cual no se requería la subcontratación.

Sin embargo, la universidad encabezada por el rector José Manuel Piña Gutiérrez incumplió el contrato y subcontrató los servicios de empresas que no estaban capacitadas para los trabajos.

En promedio, concluyeron los auditores federales, la universidad tabasqueña subcontrató 70 por ciento de los trabajos incluidos en los contratos firmados con Pemex Exploración.

La ASF determinó que la UJAT no contaba con la capacidad técnica, material y humana para prestar los servicios a los que se comprometió mediante los convenios con Pemex Exploración y Producción.

Exhiben incumplimiento

Uno de los 6 contratos que firmó la UJAT y Pemex fue el número 421003815 por un monto máximo de hasta los 184 millones de pesos para proporcionar servicios de asistencia técnica y apoyo operativo durante los procesos de perforación, terminación y mantenimiento de pozos petroleros.

Sin embargo, la universidad no realizó los trabajos, sino que contrató a un tercero a pesar de haberse comprometido con la empresa paraestatal a llevarlos a cabo.

La UJAT cobró a Pemex 159 millones de pesos, pero a su vez subcontrató a dos empresas que entre las dos facturaron 130 millones de pesos, quedando una diferencia de 29 millones de pesos.

Las empresas beneficiadas con estos contratos fueron Comercializadora Semideg y Construcción y Desarrollo de Proyectos Goes, a quienes la Universidad facturó 130 millones de pesos durante el 2013.

Comercializadora Semideg es, según su acta constitutiva, una empresa que se dedica a los bienes raíces, mientras que Construcción y Desarrollo de Proyectos Goes aparece en el padrón de contratistas de casas del Infonavit.

En su auditoría la ASF encontró inconsistencias entre los conceptos por los cuales estas dos empresas facturaron a la UJAT y que cobró a su vez el centro de estudios a Pemex.

“Los costos unitarios pagados a las empresas Comercializadora Semideg, S.A. de C.V., y Construcción y Desarrollo de Proyectos Goes, S.A. de C.V., subcontratadas están por encima de los costos unitarios convenidos para la prestación de los servicios entre la UJAT y PEP”, concluye la ASF.

La UJAT cobró por los servicios de técnicos especialistas a Pemex, mientras que las empresas le facturaron a la Universidad por el concepto de “servicios técnicos consultivos para la Realización de trabajos de Perforación y Servicios de Consultoría y Asesoría para los procesos de Perforación, Terminación, Reparación y Mantenimiento de pozos petroleros”.

La ASF detectó que a su vez las empresas subcontratadas por Universidad, a su vez contrataron los servicios de otras empresas por más 50 millones de pesos.

La Comercializadora Semideg subcontrató a Servicios Especializados Blipe, una empresa que estaba cancelada según la investigación de la ASF.

Por su parte Construcción y Desarrollo de Proyecto Goes contrató a CRA Consultoría del Mayab, Corprodicsa de México y Constructora Cobos de Yucatán.

La Auditoría Superior de la Federación concluyó que los recursos públicos obtenidos por la UJAT por la prestación de servicios al PEP no fueron administrados con base en criterios de legalidad, eficiencia y transparencia.

Ya cayeron los primeros

Recientemente, la ASF inició procedimientos para sancionar a 72 personas y empresas, entre ellos 63 funcionarios y exfuncionarios de la Sedesol, así como las universidades autónomas del Estado de Morelos y del Estado de México, quienes deben regresar al erario un monto de 1,088 millones de pesos, por concepto de daño patrimonial por los servicios no realizados.

El director jurídico de la ASF, Víctor Andrade, dio a conocer que los implicados no pudieron solventar las observaciones que en el momento hizo la auditoría.

Explicó que pueden presentarse en audiencia para desvirtuar el pago pero si no lo hacen, el mismo quedará firme; si no pagan se daría vista al SAT que procederá con las medidas convenientes para el cobro, entre ellas el embargo de bienes.

*Con Información de Reporte Índigo

Piña otorga doctorado a quien lo exhibió

 

“Por su ejemplar trayectoria como funcionario público y firme impulsor de una cultura de la rendición de cuentas en nuestro país, el Honorable Consejo de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) otorgó el grado de Doctor Honoris Causa al Maestro en Administración Pública, Juan Manuel Portal Martínez, quien se ha desempeñado como titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) durante el periodo 2010-2017”.

Así reza el boletín enviado por el director de Comunicación Social de la UJAT, Erasmo Marín Villegas, un maestro de la carrera de comunicación social que cobra tiempo completo y a la vez cobra tiempo completo en la vocería, con vacaciones dobles y doble aguinaldo. El galardón un reconocimiento tácito, interpretado como perdón y olvídeme, por lo descubierto por la ASF…

Apenas en septiembre pasado se destapó La Estafa Maestra, detectada por la ASF y la ceremonia tuvo verificativo el 25 de octubre, en el auditorio “Lic. Eduardo Alday Hernández” del campus Bicentenario, cerró entre ellos el pasaje funesto universitario, pero no para las nuevas autoridades fiscalizadoras.