jueves, 23 noviembre, 2017
Home / NACIONAL / CDMX, con mayor índice de diabetes; 71% de los enfermos no controla su glucosa
La Sedesa advirtió que 13.9% de los capitalinos padece este mal, mientras que el promedio nacional es de 10%

CDMX, con mayor índice de diabetes; 71% de los enfermos no controla su glucosa

CIUDAD DE MÉXICO.

En la capital 13.9% de los habitantes padece diabetes, prevalencia que es más alta en comparación con el promedio nacional que es de 10%, pero además va en aumento, debido a que la urbanización favorece la aparición de esta enfermedad entre los ciudadanos, coincidieron especialistas de la Ciudad de México.

El gran dolor de cabeza de la Secretaría de Salud es la diabetes y está teniendo un crecimiento brutal, los diabéticos nos están poniendo en jaque y es ya una emergencia epidemiológica porque el crecimiento es exponencial”, alertó Eugenio González Almada, titular del Consejo para la Prevención y Atención de la Obesidad y Sobrepeso de la Sedesa.

Lo más grave es que 71% de las personas diagnosticadas con diabetes en la capital no tienen un control apropiado de su glucosa, a pesar de que ya tienen tratamiento, porque el ritmo de vida interfiere en la adecuada alimentación combinado con ejercicio.

En la Ciudad de México la mayoría de las personas se tiene que levantar muy temprano; no desayunan en casa, compran productos chatarra afuera de las estaciones del Metro o Metrobús, o cerca de sus trabajos; están sentados muchas horas, tienen poca movilidad y hacen ayunos prolongados, por lo que todos estos factores impiden que el tratamiento tenga efecto a 100%”, aseveró el director de la Clínica Especializada de Diabetes, Rubén Silva Tinoco.

APOYO DE TODOS LOS SECTORES

 

Ante esta disyuntiva, la secretaria técnica del Consejo para la Prevención y Atención de la Obesidad y Sobrepeso de la Sedesa de la capital, Lesly Véjar Rentería, señaló que es urgente una política transversal, porque no es tarea sólo de la Secretaría de Salud, sino de todos los sectores para ayudar a que desciendan los factores de riesgo.

Como ejemplo, dijo que hay pacientes que han comentado que intentan hacer ejercicio, pero no pueden pagar un gimnasio y en su colonia no puede salir porque es insegura y falta alumbrado. “Entonces, la gente no puede realizar actividades físicas y ahí se necesita de la Secretaría de Seguridad Pública para que ayude con luminaria y seguridad”, detalló Véjar.

Pero también hay que profesionalizar a los médicos para ofrecer opciones reales a los pacientes, porque hay quienes dicen “haga ejercicio y coma bien, pero qué es comer bien y qué ejercicios debe hacer la persona. Entonces, los doctores requieren capacitación para mejorar la atención que dan a diabéticos y no sólo regañarlos y culparlos de su enfermedad”, aseveró el doctor Eugenio González.

 

BUSCAN CONTROL CON CLÍNICAS

 

Ante el alto índice de diabéticos en la Ciudad de México, la Secretaría de Salud (Sedesa) puso en marcha dos clínicas especializadas para atender a pacientes con esta enfermedad a través de un modelo de atención integral, el cual busca la alfabetización de la diabetes, ya que este descontrol de glucosa se debe a que desconocen su padecimiento y es necesario que lo conozcan a la perfección para que sepan cómo cuidarse, explicó Rubén Silva.

Estas dos clínicas son pioneras en el país, puesto que se trata de un nuevo modelo que busca modificar el estilo de vida, empoderando a los diabéticos para que aprenden cómo evitar que suban sus niveles de azúcar con tan sólo cuidar su manera de alimentarse y de llevar a cabo una moderada actividad física.

En entrevista, el director de la clínica especializada de Iztapalapa detalló que es un programa de seis meses, en los que el paciente aprende qué es la diabetes, cómo se baja la glucosa y las consecuencias a largo plazo que causan el no tenerla bajo control.

En este primer año de operación de la clínica a su cargo, ubicada al oriente de la ciudad, Silva resaltó que la unidad especializada está dando buenos resultados, pues los primeros pacientes que acudieron y concluyeron las consultas y talleres lograron bajar su glucosa, pero también mejoraron su estado de ánimo, ya que reciben terapia sicológica.

Entre esos resultados, el director de la Clínica Especializada de Diabetes destacó que los pacientes que cumplieron el programa lograron reducir la dosis de insulina a la mitad de la que se ponían cuando ingresaron y duplicaron el conocimiento de su enfermedad para vivir con ella sin tener la idea de que van a tener complicaciones como daño renal, ceguera o neuropatía.

Lilian Hernández