miércoles, 12 diciembre, 2018
Home / OPINION / Coahuila y Estado de México rumbo al 2018

Coahuila y Estado de México rumbo al 2018

Por Uldárico Canto Taracena*

 

El presente escrito está enfocado en la actualización de datos; de manera específica, se publicaron en Revista Grilla los artículos “Coahuila rumbo al 2018” el 17 de octubre del 2016, en la edición número 35. Posteriormente, “Estado de México rumbo al 2018”, se publicó en dos partes, la primera el 19 de diciembre de 2016, edición número 44 y la otra parte el 23 de enero de 2016, edición 46.

 

¿Qué varió con respecto a los artículos escritos anteriormente? Para Coahuila, la elección local de gubernatura, alcaldías y diputaciones locales, mientras que para el Estado de México se inserta lo obtenido en el proceso local de gubernatura exclusivamente. Desde luego, ambos impactan en su promedio de votación rumbo al 1 de julio.

 

Coahuila:

Gubernatura. Coahuila, Estado de México, Hidalgo, Colima, y Campeche persisten como entidades que no han tenido alternancia política. Esto es, son entidades dónde el PRI sostiene una hegemonía política que sus adversarios no han podido vencer.

 

Ayuntamientos. La disputa por las alcaldías se dio por 2 grandes frentes: “Por un Coahuila Seguro” que sumó al PRI, PVEM, Nueva Alianza, Socialdemócrata Independiente, Partido Joven, Partido de la Revolución Coahuilense y Partido Campesino Popular; y la Coalición “Alianza Ciudadana por Coahuila” donde se aglutinaron el PAN, Unidad Democrática de Coahuila, Partido Primero Coahuila y PES.

 

Finalmente quedaron 6 ayuntamientos para el PAN, 27 para el PRI, 1 PVEM, 3 UDC y 1 PMC. Frente a la elección anterior el PAN perdió 3 municipios, el PRI 1 y el PVEM sumó 2 a su nueva cuenta. Anexando que MC y un partido local avanzaron al obtener municipios para su gobernabilidad.

 

Diputado Local. La distribución de la bancada legislativa anotó para el PAN 6 de mayoría y 3 plurinominales, para el PRI 7 y 3, para UDC 3 de mayoría, mientras que el partido Morena, por la vía de representación proporcional se agencia 2 y el PRD 1. Comparativamente al proceso anterior, el PRI pierde 4 diputados y el control absoluto que tenía mientras que el PAN avanzó con más legisladores y se aparecen el PRD y Morena con representación legislativa.

 

Los promedios de votación partidista en este estado, dentro de sus variaciones, quedan así, de manera descendente: PRI 36.78; PAN 31.12; MORENA 8.24; PRD 5.73; PVEM 2.98; PNA 2.77; PT 2.11; PLOC 1.71; MC 1.69 y PES 2.78.

 

Estado de México:

 

Gubernatura. Es parte de la estadística que no ha tenido alternancia política. Se le considera bastión enigmático-político, de esta trinchera surgió el grupo “Atlacomulco” que a la postre viene tomando las decisiones políticas y conducción del país en poco más de medio siglo.

 

El año pasado el PRI disputó la elección más reñida de su historia frente a un obradorismo conjugado en Morena. Ciertamente, el PRI obtuvo una victoria importante, pero con la alianza de 4 partidos que incluso le hizo retroceder de un millón de votos respecto a elección anterior.

 

Considerando la votación última y acorde a los datos anteriores, se tienen los promedios de votación partidista siguientes: PRI 33.24; PRD 18.24; PAN 16.71; MORENA 15.12; MC 4.51; PVEM 3.86; PES 3.56; PT 3.48; PNA 2.76 y PLOC 0.64

 

Conclusión. Rumbo a este 1 de julio, que encara una elección inédita, para el PRI alzarse con la victoria electoral del 2017, en Coahuila y el Estado de México, no tan sólo le dio un respiro político sino que le permite competir por la presidencia de México. Si se hubiesen dado derrotas en estas entidades, la emigración de cuadros políticos del PRI, enfilados hacia el PAN y con mayor fuerza a Morena, tendrían escenarios diferentes a los de hoy.

 

El PAN no tuvo la capacidad de alianza política en Coahuila y el partido Morena en el Estado de México. Si los factores aliancistas lo hubiesen practicado con inteligencia, prudencia y menos arrogancia, la historia sería diferente. Esa lucha despiadada por el poder podría tener mayores consecuencias este 1 de julio.

 

Morena tuvo las encuestas a su favor en Estado de México y el PAN en Coahuila, pero perdieron la elección frente al PRI. Ambos declararon “fraude” pero tampoco tuvieron la capacidad de unirse sino demostraron que sus ambiciones políticas no son compatibles. Ni el PAN quiso ayudar a Morena en el Edomex, ni Morena le entró apoyar al PAN en Coahuila. Fueron sol y luna, agua y aceite. Disímbolos en sus luchas.

 

Ahora que tiene el PRI el control político y de gobierno en estos estados importantes, los escenarios no podrían favorecer ni al PAN, ni a Morena e incluso podrían ser claves en la lucha presidencial. Morena no quiso negociar con el PRD en Estado de México y tampoco con el PAN en Coahuila. La batalla de arrebatar el todo por el todo, en estos tiempos de competencia política, de no ceder con inteligencia puede ser la clave para bañarse de gloria o caer en el ostracismo político. En la guerra y en política, si no acabas con el enemigo se levantará con mayor fuerza y él no tendrá compasión.

 

*Sociólogo. Maestría en Administración. Doctorado en Alta Dirección.