viernes, 16 noviembre, 2018
Home / OPINION / Cosas de mujeres

Cosas de mujeres

 

Por Juan José López Magaña

“Las costumbres hacen las leyes, las mujeres hacen las costumbres; las mujeres, pues, hacen las leyes”. 

Montesquieu

 

Si usted que me lee, tiene la dicha de ser mujer, debe sentirse orgullosa, en los próximos meses, la política mundial y nacional, girará en torno a sus derechos, a su seguridad y a su identidad, y es que tal parece, que serán la prioridad, porque aunque pareciera que no se les está prestando la atención adecuada a sus demandas, no es así, han avanzado a pasos agigantados en la paridad política, y ya se cocina en la agenda nacional, que ésta paridad sea sustantiva y que se traduzca en espacios políticos y administrativos en igualdad de circunstancias a los hombres, la iniciativa presentada en San Lázaro, de lograrse, traerá un nuevo impulso a sus derechos y como consecuencia natural, mayores espacios de participación.

Sin embargo, no todo será color de rosa, hay un tema en el que las mismas mujeres no terminan por ponerse de acuerdo y que necesariamente se abrirá al debate público en nuestro país, me refiero a la legalización del aborto, la vigencia de este debate se debe entre otros aspectos a la fuerza que ha tomado en los países del cono sur de nuestro continente, y que está contagiando a nuestro país, solo que esta vez, será una batalla más cruenta, el adversario silencioso, ya no lo será más, y quienes están a favor de esta reforma, y que hasta ahora habían tenido la mayor parte del debate a su favor, se enfrentarán a un adversario igual de poderoso: la religión y sus diversas manifestaciones, que a diferencia de otras ocasiones, está dispuesto a movilizarse y a hacer sentir su poder de convocatoria, a persuadir por los medios a su alcance a quienes tendrán en sus manos la decisión de avanzar o quedarse donde estamos, si favorece o no a las mujeres la adopción de esta medida, es algo que está por verse y solo el tiempo, como el gran sabio que es, dará la razón a quien la tenga, pero no quise referirme al tema para profundizar en que si es un derecho a la libre determinación sobre su cuerpo de las mujeres o si es un derecho a la vida, quise referirme a él,  porque en el centro del debate está la mujer; si es bueno o malo, es harina de otro costal y cada quien que asuma su posición, lo rescatable aquí es que las mujeres marcan la agenda.

Y si parecieran poco estos temas, hay otro que ha tomado fuerza y que ha abierto un debate que se consideraba intocable, y que también tiene que ver con la identidad de la mujer, me refiero al que se abrió con la participación de un integrante de la comunidad LGTB en un concurso de belleza, que hasta ahora, estaba reservado para las mujeres, que biológicamente así habían nacido, lo que en un principio pareció un logro para esta comunidad, ha terminado en un desastre para ellos, un calificativo de ridículo es lo menos que han cosechado, como nunca antes se vio a la mujer defendiendo su naturaleza, identidad y cualidad; ya no hubo temor a ser calificado como homofóbico o cosas por el estilo, fue la voz de las mujeres, esas que luchan por el empoderamiento la que se escuchó, no fueron mensajes de odio, como se pretendió hacer creer, creo que se transitó a un punto sin retorno, donde las mujeres dejaron en claro que no son iguales, ello no implica de la misma forma que se desconozcan los derechos de las personas que deciden cambiar de sexo, pero no son lo mismo, fue el mensaje contundente, y así tenemos que asumirlo todos, a ellos, debemos respetarlos, reconocérseles su identidad, la que ellos asuman, y de ninguna manera se les debe discriminar, debe ser difícil como ellos mismos lo describen, tener una cualidad sintiéndose de otra, pero no podemos ser ajenos a la realidad, las mujeres deben de estar donde pertenecen, en el centro de la sociedad, sin ellas, simplemente no existe el estado, no hay población y no hay familia en el estricto sentido de la palabra.

Porque creo que la lucha por el empoderamiento de la mujer, no se limita a lo político, económico, laboral y social; como hemos señalado, también tiene que ver con su identidad y su naturaleza.

 

Hasta el próximo comentario, no olviden seguirnos en Twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.