viernes, 16 noviembre, 2018
Home / REPORTAJES / De sobornos y ‘mordidas’; pochimóviles, dinero fácil para SCT
Líderes que mantienen un registro al margen de la ley, acusan a funcionarios de la dependencia estatal de recibir millonarios moches para dejar circular unidades piratas.

De sobornos y ‘mordidas’; pochimóviles, dinero fácil para SCT

Por Flor García Morales

@FlorGarciaMora1

Cerca de cinco millones de pesos al mes es lo que podrían estar recibiendo funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por dejar circular a los más de tres mil pochimóviles irregulares que hay en el estado. De 2013 a 2018, José Antonio de la Vega Asmitia, Agustín Silva Vidal y actualmente José Avram López Cámara Zurita, anunciaron la regularización de los vehículos tipo motocarro, promesa que no cumplieron y afecta a líderes, propietarios y usuarios.

Rubén González de los Santos, propietario de una unidad en la ranchería Guineo Segunda Sección, señaló que a pesar de que les garantizaron que antes de que concluyera la actual administración dejarían regularizados estos transportes, además de que no ocurrió, han entrado a circular más pochimóviles piratas.

La acusación es contra la SCT, que protege a unas tres mil unidades que no cumplen con la normatividad; de esas, 2 mil 500 en Villahermosa. Líderes, propietarios y usuarios de este transporte denunciaron la incompetencia de la dependencia ahora a cargo de Avram López Cámara Zurita, al incumplir con la regularización, esto se debe, señalaron, a que algunos funcionarios reciben una “mochada” por permitirles operar de manera irregular, recibiendo alrededor de mil pesos mensuales o en algunos casos un soborno que va de 200 a 500 pesos en operativos.

 

Se van y dejan problemas

Rubén González de los Santos comenta que junto con otros propietarios que sí realizan los pagos correspondientes, han acudido en varias ocasiones a solicitar que se realicen operativos y se retengan las unidades que operan sin permisos ni las condiciones que marca la ley; “algunas veces nos dijeron que sí lo harían, pero ahora ya ni nos atienden, nos dicen que ya están entregando todo, que esperemos a la próxima administración, de todas maneras, cuando venían algunos les daban su mochada y no hacían nada”, acusó.

En la ranchería Buenavista Río Nuevo, secciones 1, 2 y 3, tan sólo hay 39 pochimóviles regularizados; piratas de carretones circulan alrededor de 100. Melquiades García de los Santos, líder de este grupo en la tercera sección, manifestó su preocupación, ya que hay una competencia desleal con los que no pagan para trabajar y son un riesgo para los usuarios.

“Los de carretones andan circulando como si nada, ellos no tienen seguro, los choferes son menores de edad, y a la semana hay al menos un accidente; hasta muertes ha habido. Es preocupante porque suben hasta 10 pasajeros, sobre todo niños de escuelas, nosotros sólo llevamos tres personas”, señaló.

Con permiso para delinquir

Usuarios de este transporte denunciaron que muchos pochimovileros de carretones, sólo se dedican a asaltar, principalmente en zonas como la Guayra, Miguel Hidalgo y la Taratana, en Gaviotas, la Manga y Pomoca.

El conductor de combi de Río Viejo, Iván Hernández Suárez, comentó que hace unos días fue asaltado en la zona de la Guayra por dos sujetos que iban en un pochimóvil de carretón, “Entregué mi tarifa y la combi y al salir hacia mi casa me alcanzaron, me quitaron mi teléfono y mi dinero y de paso me golpearon aunque no puse resistencia, no los volví a ver”, comentó.

Otra de las irregularidades es que, según la ley de transporte, estos vehículos no deben circular en carreteras federales, pero lo hacen, como en la Villahermosa a Reforma y la carretera Villahermosa-Teapa.

Según el artículo 45 de la Ley de Transportes de Tabasco prohíbe que las unidades adaptadas con motocicletas o vehículos mecánicos, conocidos popularmente como ‘Pochimóviles’, circulen por vialidades primarias y fuera de su área geográfica.

Según el artículo 70 del Reglamento de la Ley de Transportes de Tabasco las vialidades primarias son aquellos caminos y carreteras que cuenten con dos o más carriles de circulación en ambos sentidos, las autopistas, vías de cuota o de mayor velocidad, así como las avenidas, paseos, calles y calzadas urbanas que concentren mayor densidad y fluidez de tránsito vehicular.

“Casi pierdo a mi madre”

“Nadie piensa que algo así le puede ocurrir, hasta que sucede”, así inició María de los Santos Ramos García el relato de la tragedia de su madre Rosario, quien por abordar un pochimóvil de carretón, casi pierde la vida.

“A mi mamá nunca le ha gustado viajar en esas cosas, pero ese día tenía prisa por llegar a una reunión y como la combi no pasaba, abordó un pochimóvil y mi hija le dijo que la llevara, ambas se fueron en él”.

“Unos minutos más tarde me vinieron a decir que mi mamá y mi hija habían tenido un accidente, mi madre se golpeó la cabeza y quedó muy mal herida, tuvieron que llevarla al hospital Juan Graham inconsciente, mi hija gracias a Dios y a mi mamita que la cubrió, sólo recibió un golpe en su cabeza y boca que no eran de cuidado… pero mi mamá casi muere”, narró.

Aunque la vida de su mamá estuvo en peligro, la libró, pero del conductor del pochimóvil nada se supo, pues según los testigos cuando el carretón se desprendió de la moto, el conductor sólo emprendió la huida y abandonó a su surte a sus pasajeras.