martes, 19 junio, 2018
Home / OPINION / Debate, oportunidad y liderazgo

Debate, oportunidad y liderazgo

Por Juan José López Magaña

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista, ve una calamidad en toda oportunidad.”
Winston Churchill

Han pasado dos debates presidenciales y a muchos nos queda claro que sólo existen dos proyectos de nación; uno, el que defiende dos candidatos (PRI-PVEM-NA y PAN-PRD-MC), que es la misma apuesta de siempre, énfasis en lo económico internacional y que los nacionales paguen lo mismo que los demás países desarrollados pero sin los beneficios que representa vivir en esos países de economías consolidadas.

Nuestro sistema jurídico ésta encaminado únicamente a la protección de las inversiones extranjeras, limitando la participación de los nacionales a un grupo muy reducido de empresarios, en donde los dos candidatos tienen intereses económicos y políticos, quizás de ahí que sus discursos sean lo mismo, los matices no importan, la substancia es la misma, la implementación de una u otra forma de las políticas económicas estadounidenses; el segundo, que opta por una economía mixta con énfasis en el fortalecimiento del mercado interno y la recuperación de la autonomía alimentaria es AMLO (MORENA-PT-PES).

A pesar de que en el debate hubo dos propuestas que a mi gusto merecen atención, poco se ha hablado de ello, quizás porque la mayoría de los medios de comunicación de nuestro país viven con el mismo miedo que sienten los candidatos del PRI y del PAN de mirar a otros horizontes, AMLO habló a dos sectores importantes de la sociedad, no le habló como lo hizo Meade y Anaya a las cúpulas empresariales, le hablo a las micro y pequeñas empresas, a los que desmintieron a las cúpulas, porque son ellos quienes generan más empleos en nuestro país, a los que pagan la mayor parte de los impuestos que percibe el gobierno; le habló a aquellos que desde lo micro, ven cómo las grandes empresas extranjeras acaparan un mercado mermado económicamente, habló, sin decirlo directamente, de recuperar paulatinamente los eslabones de la cadena productiva, que hoy están en manos de las grandes corporaciones, habló de depender más de los productores nacionales que de los extranjeros, eso, no lo entendieron los que están acostumbrados a ver, sólo como lo mejor, lo que viene de la economía anglosajona del norte, de ahí que Meade y Anaya fueran temerosos y confusos al momento de plantear contundentemente qué hacer con el TLC y la economía local, Meade habló de lo mismo de siempre, créditos, programas; su gris planteamiento acorde a su personalidad no le permite articular algo concreto, porque su verdadero plan económico, no es necesario planteárselo al pueblo que veía y oía el debate, él obedece a los mismos intereses que prefieren sangrar al pueblo de México y exentar a los monopolios, Anaya se mostró ambicioso e intolerante, por momentos insultante, pero sin sentido, a veces el ímpetu no es sinónimo de fortaleza, mostró, más bien debilidad, misma que quiso disimular con ataques frontales a su principal contrincante, pero que fueron vehementemente esquivados.

Otro tema que no tuvo resonancia en nuestro país, fue el de la integración latinoamericana, AMLO dijo que de llegar a la presidencia de la Republica pugnará ante Estados Unidos y Canadá por la integración latinoamericana en lo comercial, en lo económico y en temas como migración y calidad de vida, éste no es un tema menor, aunque se pretenda minimizar, ya que la posición de Trump en el tratado de libre comercio, sus fuertes posiciones con los gobiernos latinoamericanos y su discurso proteccionista en el reciente Foro Económico Mundial, de Davos Suiza, han hecho que se intensifiquen las negociaciones y relaciones de Europa, China y otros con el mercado latinoamericano, incluso Canadá, socio comercial y Geopolítico de Estados Unidos, ha intensificado las negociaciones con el sur latinoamericano además de China e India, a fin de establecer una alternativa si finalmente Trump decide abandonar el TLC, y al parecer los únicos que no se han dado cuenta que el mundo se está moviendo lejos del proteccionismo de Estado Unidos son Meade y Anaya, quienes ante la exigencia de definiciones, por parte del público asistente, se limitaron a evadir los temas como muestra de su pavor ante ese escenario.

AMLO por el contrario, aprovechó y se aventó una carambola de tres bandas, en el primero le dijo a Trump que está dispuesto a seguir reconociendo la importancia del vecino del norte en la región, pero aclaró, que al igual que su campaña -la de Trump- aquí será Primero México, el segundo, fue el guiño de ojo a los latinos, y de entrada dejó ver que puede ser el líder que le hace falta a Latinoamericana ante las ausencias de Lula, Mujica, Fidel, y otros que están fuera del escenario político internacional, ya sea porque no ostentan posiciones políticas o porque han muerto.

AMLO con sus posiciones centroizquierdista en los temas económicos y de bienestar social, ha abierto las posibilidades de negociador con Estados Unidos y ser mediador con Latinoamérica, y el tercero, fue el único que se le vio tranquilo e incluso se dio el tiempo de trolear a los demás, saliendo casi ileso de este segundo debate, a espera del último, que dicho sea de paso, si las cosas siguen como hasta ahora, parece ser que ya es inmune a los ataques de sus adversarios.

Hasta el próximo comentario, no olviden seguirnos en Twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.

WhatsApp chat Envíanos tu #DenunciaGrilla