viernes, 16 noviembre, 2018
Home / LA PORTADA / Denuncias materializadas: Llergo

Denuncias materializadas: Llergo

 

Por Yair Dessalines

Denuncias públicas en el Congreso del Estado alertaron desde 2015 presuntos actos de corrupción y tráficos de influencia en su calidad de presidenta de la Junta de Coordinación Política, beneficiándose del presupuesto público a través de constructoras a nombre de sus vástagos.

En noviembre de ese año, el diputado independiente Mario Llergo Latournerie exhibió en la tribuna del Congreso local contratos millonarios firmados por José Fernando Ortiz García, hijo de Neyda García Martínez, que comprobaron los beneficios que la familia Ortiz García obtuvo de la administración de Héctor Peralta Grappin y otros municipios.

Tan sólo de 2013 a 2014, José Fernando García Ortiz se hizo acreedor a dos contratos por arriba del millón de pesos  en Comalcalco y uno de Huimanguillo por un monto de cinco millones de pesos, además de un contrato por la remodelación del stand ganadero del Parque Tabasco (estructura y techumbre) por 986 mil 398 pesos.

El hoy representante electoral de Morena en Tabasco, aseguró a Revista Grilla que las pruebas comprobaron el tráfico de influencia que Neyda García ejercía desde la Junta de Coordinación Política, premiada posteriormente como secretaria de Desarrollo Social por servir de “tapadera” en el Congreso del Estado.

En ese sentido, consideró que el tiempo le dio la razón, ante la aparición de propiedades millonarias de la funcionaria estatal, “siempre dijimos que estaban utilizando los cargos para hacer negocios con empresas a nombre de sus hijos y  ahí están los resultados a la vista de todos”.

Llergo Latournerie señaló que el grave problema de la actual administración es la impunidad, pues aunque han llevado las denuncias antes los órganos jurisdiccionales correspondientes, no hay investigación ni sanción.