viernes, 16 noviembre, 2018
Home / REPORTAJES / Desequilibrio ambiental; pacto ecocida entre Semarnat y SCT
Para concluir la segunda etapa del libramiento Villahermosa, debió realizarse una reforestación en zona de conservación que permita recuperar los 2 mil 661 árboles y arbustos, la cual no ha sido efectuada.

Desequilibrio ambiental; pacto ecocida entre Semarnat y SCT

Francisco Olán
@jf_olan

 

Hay quienes dicen que “las leyes se hicieron para romperse” y justamente es lo que ocurre entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en colusión con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) federal, al autorizar el Estudio de Impacto Ambiental para construir la segunda etapa del Libramiento Villahermosa en una zona de conservación.
A través del documento SGPA.DGIRA.DG.4220/08 se especifica que “El trazo propuesto para el proyecto cruza por la zona de conservación, sin embargo, es de resaltar que la ejecución del proyecto sólo requiere la remoción de vegetación forestal en una superficie mínima de 0.594 hectáreas, que sustenta vegetación forestal, por lo tanto, esta DGIRA evaluó la vialidad del proyecto”, cita el documento.

Rellenan y no reforestan
La segunda etapa del libramiento empieza desde la carretera Villahermosa-Frontera y termina en el entronque con la carretera Villahermosa-Macuspana. Este tramo de 6.9 kilómetros, que se une con los primeros 24 kilómetros de la etapa inicial del libramiento, se rellenó con arena a pesar de ser zona de regulación y estar cerca de cuerpo lagunares.
Durante un recorrido hecho por Revista Grilla en la zona, se verificó que la constructora chiapaneca Techisa S.A de C.V., Grupo Industrial Rubio, Escudero Construcciones y Constructoras Asociadas del Papaloapan, son las responsables de rellenar una longitud de 6.9 kilómetros por donde pasará la carretera.

Las empresas están utilizando capa de neotextil, malla, relleno con arena, concreto y asfalto para que la estructura quede elevada y no afecte el desborde de las lagunas durante la temporada de fuertes lluvias.
El estudio denominado “Proyecto de Apertura y Construcción del Libramiento de Villahermosa”, explica que la obra consiste en la apertura y construcción de una carretera tipo A2. Inicia en el kilómetro 0+800 en la unión Loma de Caballo y finaliza en el kilómetro 32+250 en el entronque con la carretera Macuspana. Ésta tendrá una longitud final de 31.45 kilómetros con un ancho de corona de 12 metros, acotamientos de 1.50 m y 60 metros de derecho de vía. Requiere de la construcción de obras de drenaje menor, construcción de 5 puentes pasos vehiculares, 4 entronques, 4 pasos superiores, 2 sitios de tiro.
El documento puntualizó que era necesario eliminar 2 mil 661 mil individuos arbóreos y arbustos para el desarrollo de la carretera. Pero también especificó que se debió realizar una reforestación funcional, situación que no ha cumplido a cabalidad.


Desequilibrio a futuro

El integrante de la asociación ecológica Santo Tomás A.C., Hugo Ireta, manifestó que un desequilibrio a futuro es lo que se está provocando con el relleno de 7 kilómetros para la construcción de la segunda etapa del Libramiento Villahermosa.

“Se está desequilibrando a futuro. Si no se hacen las correcciones, sí va a haber problemas. Pero me parece que será una acción difícil porque no les interesa. Este gobierno ya se va. El relleno va a hacer que la ciudad crezca hacia esa parte”, manifestó.

Aseguró que se pueden realizar obras, pero siempre restablecimiento con la compensación en la vegetación. Por ahora, sólo observa un desorden “Están entregando a intereses políticos, pero no ven la parte social y ambiental. Falta de responsabilidad, falta de cumplimiento a las normas: una anarquía”, concluyó.

 

Obras a contra reloj
Aunque su construcción inició el 1 de agosto de 2017 y la propia SCT presumió que estaría concluido en abril del presente año para dar cumplimiento con el compromiso del presidente de México, Enrique Peña Nieto, en una reciente supervisión, la autoridades previeron que sea culminada en la primera quincena de noviembre.
De acuerdo con los trabajadores de la empresa Techisa S.A de C.V., la segunda etapa del Libramiento Villahermosa lleva un avance del 95 por ciento. Justifican que la causa principal por la que no se pudo culminar a tiempo, es porque los dueños de los predios no estaban de acuerdo que pasara la carretera en sus zonas porque eran de regulación.
Desde la carretera federal Villahermosa Macuspana, se observa que los pilotes ya fueron colocados y se dio inicio a la colocación de las trabes. Se pretende realizar una especie de trébol para permitir a los automovilistas a conducir por el libramiento o retornar a la capital tabasqueña.

 

“Si no se hacen las correcciones, sí va a haber problemas. Pero me parece que será una acción difícil porque no les interesa, y el relleno va a hacer que la ciudad crezca hacia esa parte.”.

Hugo Ireta
Asociación Santo Tomás

CIFRAS

85% de avance lleva la obra, que debió estar concluida en abril de este año.

6.9 km conforman esta segunda etapa, que sumados a la primera, dan una longitud final de 31.45 km.

 

Segunda etapa

Empieza en la carretera Villahermosa-Frontera y termina en el entronque con la carretera Villahermosa-Macuspana

Fue rellenada con arena, a pesar de ser zona de regulación y estar cerca de cuerpo lagunares

Cuatro constructoras son las responsables de hacer dicho relleno, entre ellas la chiapaneca Techisa S.A de C.V.

 

Carretera tipo A2

Son aquellas vías de dos carriles que por sus características geométricas y estructurales permiten la operación de todos los vehículos autorizados con las máximas dimensiones, capacidad y peso, excepto aquellos vehículos que por sus dimensiones y peso sólo se permitan en las carreteras tipo ET (Eje de Transporte).

En este caso, requiere de la construcción de obras de drenaje menor, construcción de cinco puentes pasos vehiculares, cuatro entronques, cuatro pasos superiores y dos sitios de tiro.