jueves, 16 agosto, 2018
Home / OPINION / El contrasentido

El contrasentido

Por Juan José López Magaña

“Quédate con un líder cuando esté en lo correcto, sigue con él cuándo aún siga en lo correcto, pero déjalo cuando está equivocado”.

Abraham Lincoln.

 

Al transcurrir los días y luego de los momentos de mayor cobertura en cada uno de los partidos políticos por la designación de sus precandidatos a la gubernatura, parece que las aguas vuelven a la normalidad y las preferencias se definen en mayor medida; las coberturas comienzan a ser de carácter nacional por la obviedad de las circunstancias, es la tierra de Andrés Manuelovich.

Lo que parecía en un inicio una lucha por la bandera de las izquierdas se ha ido disipando para dar lugar al enfrentamiento más cercano, la estrategia de pulverizar la elección de votar por uno sí pero por otro no, se ha venido abajo, y es que luego de la entrevista en Telerreportaje a Andrés Manuelovich, quedó claro que no existen dos proyectos convergentes o coincidencias en lo que representan, por un lado está MORENA y su proyecto nacional, que incluye por supuesto la Presidencia de la Republica, pero también las  gubernaturas, Senadurías, diputaciones locales y federales, y las presidencias municipales, como uno solo, en pocas palabras Andrés Manuel dijo: “quiero gobernar con un gobernador de MORENA, para que nos entendamos bien” quizás haciendo referencia a los tres periodos de gobierno que han pasado desde el año 2000, en los que Tabasco ha tenido gobernadores de partidos diversos al del gobierno federal. Con Vicente Fox fueron dos gobernadores priistas los que ocuparon la Quinta Grijalva: Enrique Priego Oropeza y Manuel Andrade Díaz; el trato para Tabasco fue entre distante y frío. Con Felipe Calderón fue Andrés Granier otro gobernador priista, y las cosas no pudieron ponerse peor, al regreso del PRI a los Pinos, en Tabasco con el arrastre de AMLO ganan los Pinosuaristas el gobierno bajo las siglas del PRD, a Tabasco no le bastó el hecho que el gobernador Núñez presumiera una institucionalidad inquebrantable y que por decirlo de una manera, respaldara las reformas presupuestal, energética, laboral y educativa, para mejorar el trato de la federación, el resultado es de todos conocido; cada vez que viene alguien del gobierno federal al estado, se le extiende alfombra y se le hace caravana sin obtener resultados, otros estados han tenido gobiernos de partido diverso al de la Presidencia de la República y les ha ido mejor, pero Tabasco, creo, es la excepción.

Bajo este panorama, al PRD y sus aliados, no les queda más que definirse claramente y asumir el costo de su alianza, su candidato Anaya, por más que se vista de amarillo, simplemente no compagina con las propuestas de la izquierda, y qué decir con la izquierda aguerrida tabasqueña, en su visita a Tabasco solo le faltó decir que no apoya la resistencia civil, pero sí lo ha dicho en otros estados al defender la Reforma Energética y señalar que está mal empleada y desarrollada por los priistas, ese día, su precandidato Gaudiano, fue más a fuerza que de convicción que asistió al evento, el extravío de identidad es enorme en esa parte de la “izquierda”, por un lado, tienen un Gobierno del Estado con el que no se identifican, de ahí la derrota del precandidato oficialista De la Vega, por otro lado, un precandidato al gobierno, que no se define del todo con su candidato presidencial, si me equivoco seguramente lo veremos en su propaganda abrazado de su candidato Anaya, como lo hacía con AMLO en 2012, cuando el efecto Peje lo llevó a obtener la diputación federal. El camino que está tomando va en contrasentido de la dinámica nacional, cada día, los que antes denostaban a Andrés Manuelovich ahora se suman a su campaña, porque saben que es el único proyecto que tiene sentido y forma, ellos se suman a Morena para trabajar por el proyecto de nación que incluye todos los cargos a elegirse el próximo 1 de julio, solo Gaudiano parece no entender la dinámica política, Gina camina y defiende el proyecto de Meade, él por el contrario se esconde, rehúye hablar de Anaya, de su aliado el PAN e incluso del Gobierno del Estado, el camino se acaba y en algún momento tendrá que confrontarse con la doble AA de los López, Andrés y Adán por defender el proyecto de nación que representa Anaya, al tiempo.

Nos leemos en el próximo comentario, no olviden seguirnos en las redes sociales como @juanjoselopezm en Twitter y @lopezmaganaelecciones en Facebook.

 

 

WhatsApp chat Envíanos tu #DenunciaGrilla