martes, 18 diciembre, 2018
Home / OPINION / El reto de gobernar en tiempos de austeridad

El reto de gobernar en tiempos de austeridad

 

Juan José López Magaña

 

“Uno que no sepa gobernarse a sí mismo, ¿cómo sabrá gobernar a los demás?”

Confucio

 

Pasan los días y tal pareciera que algunos personajes de la vida política que decidieron emigrar a Morena en el pasado proceso electoral y otros con bastante polvo en los zapatos de caminar en la izquierda, no han entendido o no quieren entender los nuevos tiempos de la política nacional, estatal y municipal, lo anterior es así, toda vez que no han aprendido a asumir los costos de estar en la antesala del ejercicio del gobierno, ya no son oposición, Morena tiene la Presidencia de la República, la mayoría en ambas cámaras federales, la Gubernatura Estatal, mayoría en el Congreso y mayoría en las Presidencias Municipales, y que las políticas públicas anunciadas serán una realidad, que la responsabilidad es enorme y que el compromiso adquirido es aún mayor, como para estar perdiendo tiempo en quemar la pólvora en infiernitos, citaré por ejemplo a algunos regidores de la chontalpa, que pregonaron durante la campaña ajustarse el cinturón una vez que les dieran el voto y ganaran, y a la hora que se les presentó el acuerdo de austeridad y las reducciones a sus salarios, como medida para ahorrar recursos que puedan ser invertidos en infraestructura y política social, fueron los primeros en pegar el grito al cielo y pretendieron olvidarse de sus promesas, sin embargo, nada pueden hacer, el ahorro y la reorientación del gasto público son una realidad, si tenían la vista puesta en la administración para hacerse de unos pesos, que vayan olvidándose del tema, el gobernador electo Adán Augusto López Hernández, ya ha pintado la línea a los que deseen ser sus funcionarios, el Congreso del estado y sus Diputados ya le entraron también al tema de la ahorro, el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, también marcó la línea a seguir y ya habla de proyectos a impulsarse con esos ahorros, así pues, AMLO, Adán Augusto y los Diputados, ya están asumiendo como gobernantes y se están ajustando a una realidad, hay que cumplir lo que se prometió, pero sobre todo, hay que hacer un buen gobierno obligadamente, y para ello, hay que asumir algunos costos, y los regidores no tienen por qué ser la excepción; quien no se ajuste a esta nueva realidad, simplemente se verá desplazado por la mayoría que sí desea cumplir y poco a poco se irá quedando en el tren del olvido, así que, o cambian su forma de ver las cosas o simplemente que se hagan a un lado y se dediquen a otra cosa, porque ni el país, ni el estado y mucho menos los municipios, tienen tiempo para detenerse en esos detalles, llegó la hora de convertir en realidad lo que se prometió, que entiendan que no habrá nadie a quien culpar si algo sale mal, si una promesa no se cumple, se tiene todo para trabajar y cumplir, que entiendan que la campaña ya terminó, que ya no son oposición, que ahora son gobierno, que el pueblo que los eligió espera respuestas, en pocas palabras, menos choro y más trabajo.

Con los temas de la refinería y el tren maya, Tabasco vivirá inmediatamente inmerso en la transformación económica, los municipios donde detonarán estos proyectos, tendrán de la noche a la mañana la demanda de servicios que éstas magnas obras requieren. Asumir esta responsabilidad requerirá que los cabildos municipales trabajen a marchas forzadas adecuando sus ordenamientos municipales a la nueva realidad que vivirán, la demanda de vivienda, alimentación, salud, educación, seguridad, agua potable y demás necesidades básicas irán en aumento en la medida de que lleguen las inversiones y con ella la mano de obra. Paraíso tiene ya un paso adelante en infraestructura y servicios, pero esta será rebasada en pocos meses, los municipios aledaños, como sucede en este tipo de mega proyectos, se convertirán en la alternativa de crecimiento, la labor de las y los presidentes municipales de estos municipios al colocarlos como opciones viables, será fundamental, hay algunos que cuentan ya con la experiencia de gobierno y se espera que conduzcan a buen puerto sus barcos, los que no tienen esa experiencia, tendrán que aprender de inmediato. La competencia será feroz pero tiene que haber orden, en la zona de Los Ríos y la Sierra, la dinámica será más paulatina, pues contrario a lo que pasa en La Chontalpa, donde las manchas poblacionales aumentan día a día, éstos municipios cuentan con un margen amplio de crecimiento, y su lucha se centrará en brindar las oportunidades para ser atractivos a la vista de quienes migrarán a la zona por las fuentes de empleo que se esperan sean generados.

Así pues, en analogía con los “Cien años de soledad” de García Márquez, los Presidentes Municipales, cual José Arcadio, tendrán que encontrar su Melquiades que les proporcionen los imanes para atraer el oro de las inversiones.

Hasta el próximo comentario, no olviden seguirnos en Twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.