viernes, 19 octubre, 2018
Home / OPINION / Elección 2018: inédita, histórica y con ruptura de paradigmas

Elección 2018: inédita, histórica y con ruptura de paradigmas

 

Por Uldárico Canto Taracena*

La elección ocurrida en México, este 2018, dejó en silencio a millones de mexicanos por diversas razones. Unos no imaginaron la magnitud de sus resultados, otros que sufragaron tienen la semilla de la desconfianza de que se les pueda cumplir promesas ofrecidas; los menos, guardan expectativas alentadoras. Todo, como parte de los reacomodos que desembocó el inédito desenlace electoral de 18,299 cargos federales y locales.

Pero también, a muchos se les esfumaron los fantasmas de sus paradigmas que alimentaron en su conciencia de anticipar “fraude electoral”; que decían, en México vivimos “instituciones electorales cómplices”; otros, más pesimistas de la democracia mexicana, expresaban que “AMLO ganó las otras veces, pero le hicieron fraude”, incluso afirmaban se repetiría la manipulación electoral. Cuántos ejemplos ciudadanos de pláticas, no se escucharon decir “todos los que gobiernan actualmente se dedican a robar”, ¿qué dirán de los nuevos gobernantes, cuando asuman? Estos arquetipos de pensamientos perdieron sustento.

El proceso electoral de 2018, esfumó las amenazas de “salida de un tigre por un lado y dragones voladores por el otro”. Esta elección tampoco permitió que la incertidumbre anidara como destino mexicano. Todo lo anterior pasó al baúl de los recuerdos. México continúa enfrentando sus desafíos día con día, fortaleciendo sus canales democráticos que jamás es insuficiente ni a paso que trote. Siempre las exigencias estarán por encima de las respuestas.

Sin embargo, ahora más que nunca, se tiene confianza de acudir a los tribunales electorales. Así se expresan miles de entradas a impugnaciones locales, en menor proporción a problemáticas electorales en lo federal. No es descartable que las entregas de las constancias de mayoría pudieran tener pequeñas variantes, después de revisiones jurídicas por parte de los órganos electorales correspondientes. Pero la confianza se conduce a un plano de civilidad.

Así, la elección arrojó páginas electorales inéditas e históricas. Los análisis habrán de girar en 360 grados de complejidad para tratar de explicar los sucesos sociales y políticos que desembocaron en tales resultados. Pero también obliga a cambios de mentalidades y reflexiones profundas.

Tenemos que un magnicidio como el de Luis Donaldo Colosio, levantó a la ciudadanía para concurrir a las urnas en 1994, desembocando en 77.16 por ciento de participación, un suceso de temor. Sin embargo, las promesas de un cambio profundo y positivo en los bolsillos de las familias solamente alcanzaron el 63 por ciento de participación este 2018.

La ciudadanía acuñó un sumo interés de cuidar y ser ojo vigilante del proceso electoral. Se registraron poco más de 1 millón 600 mil ciudadanos que participaron como funcionarios en 156,807 Casillas. El arma civilizada para dirimir diferencias fue la credencial de elector. Se tuvo el mayor Padrón electoral de la historia, más de 89 millones de votantes.

La participación política en candidaturas fue histórica. Muchos repitieron aspiraciones, pero otros tuvieron la oportunidad de tomar el ruedo sin experiencia alguna. Sea con alianza o sin ello, o por candidaturas ciudadanas, se enfrentaron más de 26 mil candidatos registrados. Aun bajo un ambiente electoral tenso: fueron asesinados 50 candidatos en plena campaña y 140 políticos por diversos motivos.

AMLO se convierte en el presidente de México más votado de la historia con 30 millones 113 mil 483 votos. Triunfó en más del 80% de los municipios del país. Se anexa que MORENA tendrá sus primeros gobiernos estatales: Veracruz, Tabasco, Chiapas y CDMX. Se anota también que el Partido Movimiento Ciudadano gana su primera Gubernatura sin alianza en Jalisco.

No se podrá olvidar que el PES y Nueva Alianza pierden registro como partido al no alcanzar 3% de la votación exigida por ley, por lo tanto, sus diputados y senadores quedan sin bancada. Tendrán que buscar sus propios reacomodos políticos.

Tabasco se mete a esta historia. El triunfo de Obrador encierra también la obligatoriedad moral de cumplirle a los tabasqueños. Sacó 961,710 votos, que representa 80.09%. Es decir, de cada 10 votos presidenciales en Tabasco, AMLO obtuvo 8. Anexando, de 1,612 municipios en elección nacional, el municipio de Centro fue el número 16 en mayor diferencia de votos obtenidos, comparativamente con el segundo lugar, obtuvo el 87.3% de los votos, lo que significó una ventaja de más de 236 mil votos frente al segundo lugar que fue Meade.

Además, como dato adicional para la historia electoral de Tabasco, mediante la alianza PT-Morena, Evaristo Hernández Cruz, pasa a ser el alcalde electo con mayor votación: logró 228,552 sufragios, que porcentualmente representa el 69.42%. Por encima de Humberto De los Santos, hace 6 años con PRD-PT-MC y la popularidad del Químico Andrés Granier en el año 2000, con el PRI.

Igualmente, de 25 capitales en disputa, Villahermosa fue superada solamente por Puebla que sacó 271,531 votos pero porcentualmente es primero nacional. Aclarando que el listado nominal de Centro es de 390,251 electores mientras que Puebla tiene 1,280, 473. También de 1,612 alcaldías, el municipio de Centro, se alzó en el séptimo lugar numeral superado por municipios que tienen 3, 4 o 5 veces más electores como León, Guanajuato; Gustavo A. Madero e Iztapalapa, Distrito Federal; Puebla, Puebla; Ecatepec y Nezahualcóyotl, Estado de México, pero porcentualmente se convirtió en primer lugar nacional. Elección inédita e histórica.

 

*Sociólogo. Maestría en Administración. Doctorado en Alta Dirección.