jueves, 13 diciembre, 2018
Home / OPINION / Elección Federal en cifras, después del 1 de julio

Elección Federal en cifras, después del 1 de julio

Por Uldárico Canto Taracena*

La elección del domingo 1 de julio de 2018, discutido entre nuevos panegiristas, que osan atreverse a señalar que ya lo habían dicho, u otros que dimensionan con argumentos que la elección “ya estaba negociada” y más allá que “nadie lo podría parar”, no deja de tener una serie de aristas políticas que el tiempo irá deshilando. Sin embargo, nuevos datos electorales, se arrojan a partir de este desenlace.

Presidencia de la República

Durante las tres últimas décadas, con alianzas o sin ella, en 1988 como 1994 el PAN fue tercera fuerza; en 2000 y 2006 alcanzó la primera posición; ahora en 2018, se constituye como la segunda opción política nacional. Su peor votación presidencial fue de 3,208,584 en 1988 donde incluso no ganó ningún estado del país.

El PRI, en las últimas seis elecciones presidenciales, presenta ya tres derrotas electorales. Además, en 1994 ganó en todos los estados del país; en 1988 perdió en cinco estados; en el 2000 perdió la Presidencia de México, pero ganó en 11 estados, contrario que, en 2006 como en 2018 también perdió la Presidencia pero en ambos años, perdió en todos los estados, adicionalmente alcanza sus peores resultados con alrededor de 9 millones 300 mil votos. Podría deducirse que es, en ésta última elección del 2018, su mayor catástrofe electoral, con el candidato de mayor currículo profesional.

Para el análisis de Morena y PRD podríamos considerar, en los últimos 30 años, ni el PAN ni el PRI presentaron un mismo candidato en competencia, contrario a la denominada izquierda política que en tres décadas solamente tuvieron dos, en la figura de Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, cada uno repitió por 3 ocasiones.

Concretamente, para el caso de Obrador, con el PRD en 2006 obtuvo resultados favorables en 16 estados del país, mientras que en 2012 solamente en 8 pero, ya como Morena en este 2018 directamente perdió exclusivamente en Guanajuato. Su peor votación fue en 2006 con 14,756,350 sufragios en su favor.

Podemos escribir que Morena en tres años de su creación, como partido político, obtiene el poder nacional, sin embargo, en otras circunstancias de la nación, el PRI nace un 4 de marzo de 1929 y, en el mismo año, en el mes de noviembre se alza con la victoria presidencial.

También se anota Morena o AMLO, con su alianza política del PES y PT tendrá mayoría absoluta en el poder presidencial. Incluso, en el Senado, por primera ocasión habrá mayoría de mujeres y, una igualdad de género en la cámara baja.

Esto es, salvo ajustes de los tribunales federales, entre plurinominales y uninominales, en alianzas políticas que se conformaron en la competencia federal, para la Cámara de Senadores, Morena alcanzaría 56 senadores, PT 6 y PES 8 que suman 70 senadores. Por parte del PAN se tendrían 24, PRD 7 y MC 7, en total 38. Del otro lado, el PRI 13, el PVEM 5 y PNA 2 que aglutinarían 20 senadores. La mayoría absoluta, para cambios de leyes secundarias, se necesitan 65 senadores; la alianza morenista tendría decisión absoluta. Sin embargo, para mayoría calificada es necesario 85 senadores que dan poder en cambios constitucionales, se demandaría alianzas con otras fuerzas distintas.

En cuanto a los datos de la Cámara de Diputados Federales tenemos que, de los 500 legisladores, Morena tendría 185, PT 62 y PES 55 esto nos da 302. Por parte del PAN alcanzaría 83 diputados, el PRD 21 y MC 29 que, como alianza, tendrían 133 legisladores mientras que, el PRI 47, el PVEM 16 y PNA 2 que suman 65. La mayoría absoluta, para cambios de leyes secundarias, se requieren 251 diputados federales, por lo tanto, Morena con PT y PES serían mayoría absoluta al sumar 302 legisladores federales; para cambios constitucionales se necesita mayoría con 334 votos. Esto último infiere que AMLO necesita 32 diputados más de otros partidos.

 

Riesgo de pérdida de registros de institutos políticos               

En 2015 se tenían 7 partidos políticos y se reconoció la participación política de tres nuevos. Estos últimos fueron el Partido Humanista, Morena y el PES dónde solamente el Humanista perdió pronto su registro, en la elección federal del año ya señalado.

Para 2018, faltando aún la calificación de la elección por los tribunales federales y el desahogo de las impugnaciones que se presentarán, están en situaciones difíciles PRD; PVEM; Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza y PES. Solamente se mantendrían los partidos, Acción Nacional, PRI, PT y Morena.

 

Conclusión

Los datos electorales obtenidos por Andrés Manuel López Obrador, este 1 de julio, dan plena garantía de hegemonía política y de gobierno en el país. Se replanteará el camino de los políticos que pierdan registros sus partidos políticos y, como nunca, la exigencia del cumplimiento de sus promesas de campaña será permanente y ampliamente discutido en la opinión pública vigilante.

*Sociólogo. Maestría en Administración. Doctorado en Alta Dirección.