sábado, 20 octubre, 2018
Home / OPINION / Ideario de un dirigente político

Ideario de un dirigente político

Por Uldárico Canto Taracena*

El 16 de noviembre de 2013, para cubrir el periodo estatutario 2013-2017 al frente del Partido Revolucionario Institucional-Tabasco, se llevó a cabo la toma de protesta del Ingeniero Erubiel Alonso Que, como presidente estatal, en fórmula con la ciudadana Gloria Herrera, secretaria general.

Los mecanismos de lucha política y los desaciertos dieron margen para una serie de relevos en el mando político del partido. Así, el 10 de enero de 2016 llega al relevo el Contador Miguel Ángel Valdivia de Dios, para que también éste cayera y asumiera el mando el Licenciado Gustavo de la Torre Zurita quien llega el 23 de abril de 2017 y finalmente el 27 de marzo de 2018, en la responsabilidad total de las campañas políticas, asume la presidencia del PRI, el Doctor Pedro Gutiérrez Gutiérrez, quien, pasado el proceso electoral, es quien debiera marcar las pautas para el nuevo relevo e inauguración de un diferente periodo estatuario partidista.

Los cuatro dirigentes descritos son totalmente opuestos en sus profesiones, visiones y discursos. Concretamente, desde que asumió Pedro Gutiérrez desenvainó el machete y frente a los que estuvieron en su toma de protesta señaló: “25 años después de haber gobernado la mayor parte de los municipios y ahora el gobierno de Tabasco, la herencia vergonzosa de los gobiernos de izquierda son desempleo, pobreza, insalubridad y delincuencia. La izquierda no va a hacer historia, ya hizo historia en Tabasco, una historia de conflictos, de chantajes y de falsas promesas; ¡no nos confundamos!”.

En plena campaña política, el 23 de junio de este año, el Presidente del CDE del PRI, Pedro Gutiérrez Gutiérrez, calificó de incongruente y traidor al senador Humberto Mayans Canabal, quien definiría que votaría por los candidatos de la izquierda, los mismos, que tienen al estado en la peor de las crisis que se tenga memoria.

La decisión de Mayans es también, dijo, la de un político malagradecido, porque el PRI le dio de nuevo la oportunidad de reingresar a las filas del priismo, cuando en 2001 renunció al partido, al no alcanzar la postulación como candidato.

En el municipio de Cunduacán, el 15 de agosto, dijo “los priistas no somos ilusos, el demagógico populismo de Morena se traducirá en una crisis nunca vista en México”. Señaló que los más de 9 millones de votos que el PRI obtuvo en un escenario totalmente adverso para el partido, donde la percepción de los ciudadanos hacia el ejercicio del gobierno federal era negativa, representan la base social con la que se construirá, con formas distintas de hacer política, un nuevo horizonte para 2021.

Días después, insistió en que Morena fue un instrumento electoral y ahora tendrá que pagar el costo del ejercicio del gobierno, ante el irremediable incumplimiento de las promesas de campaña de Andrés Manuel López, la sociedad se las cobrará con el voto de castigo en el 2021.

“No se necesita ser un especialista para augurar la crisis económica y política que se avecina con el nuevo régimen de ocurrencias e ignorante de las reglas elementales de administración y finanzas públicas que debe ejercer un gobierno”, estableció.

Tras el veredicto de las urnas, en el PRI no hay cabida para lloriqueos ni lamentaciones como lo hacían los de izquierda, puntualizó el Presidente del PRI, Pedro Gutiérrez Gutiérrez, al continuar las reuniones con los cuadros priistas que se preparan en unidad y con inteligencia rumbo al futuro.

“Al PRI le tocará estar al lado de la gente que verá sus ilusiones convertidas en una gran crisis económica y política por el régimen de ocurrencias que gobernará al país los próximos años”, expresó en la reunión con militantes y dirigentes del partido en Emiliano Zapata.

En estas puntualizaciones ha versado su ideario político y frente a la gobernanza de Morena no escatima oportunidad de considerarlos “traidores” y gobiernistas de ocurrencia. “Morena es un movimiento sexenal que fenecerá pronto”, es su diagnóstico.

*Sociólogo. Maestría en Administración. Doctorado en Alta Dirección.