miércoles, 20 junio, 2018
Home / NACIONAL / La distorsión de la verdad

La distorsión de la verdad

Por Juan José Magaña

“Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir. Los valientes ni se enteran de su muerte.”

Cayo Julio César

Entre las muchas cosas por las que hemos luchado desde tiempos inmemorables, se encuentran el amor, la libertad, la felicidad y la verdad, ésta última, había pasado a ser un monopolio de los medios de comunicación –no quiero decir con ello, que no esté secuestrada aún- solo que hemos evolucionado de tal manera que, retomamos lentamente el camino hacia la filosofía, hacia el entendimiento y la comprensión, paulatinamente retomamos el camino perdido, fueron necesarios los extravíos informativos y la crueldad de la realidad social para reflexionar; pudiera decirse que este extravío fueron los 40 días de desierto de nuestra generación, una a la que la modernidad golpeó fuertemente.

Anteriormente no existió en el mundo, ningún derecho, ninguna garantía, ni lucha, que hubiera triunfado desde la comodidad de un escritorio, siempre fue necesario tomar las calles, manifestarse, hacer presencia, participar; esa fue la esencia de la democracia; ahora las revoluciones encontraron en Internet un nuevo campo de batalla, la creciente presencia en redes sociales de los candidatos a la Presidencia de México y el triunfo abrumador de AMLO en esta trinchera, han provocado que sea esta vía, por donde circule la guerra sucia que han emprendido sus adversarios, hoy son las mismas tácticas de 2006 que se repiten, por mensajes, llamadas, por publicidad pagada en redes sociales, porque se pretende infundir miedo, como si lo que hemos tenido en los últimos 20 años fuera lo mejor de México, en contrasentido a los planes de quienes lo promueven, tenemos una sociedad informada, un twitt o un what son suficientes en nuestros tiempos para transmitir la información importante, así crecieron los repudios hacia la denominada Casa Blanca de “La Gaviota”, la Estafa Maestra, los escándalos por el tratamiento a niños con cáncer, y muchos más, la pregunta aquí es, cómo obtuvieron nuestros números, y toma relevancia lo que el filósofo Jürgen Habermas, describe como la función del internet, Habermas dice que el internet es la frivolidad consumista y la explotación de perfiles privados de los ciudadanos para la disposición de tendencias económicas y políticas perversas, sin embargo, lo que también muestra es distorsión de la verdad; el concepto en el que tienen a la mayoría de los ciudadanos es muy bajo para los que están detrás, como si de repente con una grabación en contra de AMLO pudiéramos olvidar que ellos nos subieron la gasolina, el gas, la energía eléctrica, los impuestos a medicinas y alimentos, como si pudiéramos olvidar por arte de magia, que entregaron nuestras costas, nuestra industria, nuestros bancos, nuestros fondos de pensiones, que quisieron privatizar el agua, que hicieron una reforma laboral para favorecer a empresarios que hoy les financian. Estos mismos que nos quitaron las industrias para convertirnos en un país consumista, que en los últimos años fueron reformando la educación básica para que nuestros jóvenes ya no tengan el corazón hinchado de orgullo, para que crezcan pensando de manera individual y no en sociedad, ellos mismos, los que desprecian la vida en comunidad y sus formas de organizarse porque ven peligro en ello, son lo que ahora nos pretenden influenciar, ellos que han pretendido destruir nuestras costumbres, tradiciones e identidad nacional, son lo que ahora evocan un peligro que no existe más que para ellos y sus intereses, ellos que nos distorsionan las ideas, los pensamientos y las tendencias mundiales hacia el estado de bienestar, para hacernos creer que un Estado que se preocupa de sus pobres y clase media, es populista o comunista, pero no miran a los países desarrollados que tienen más subsidios y políticas sociales que en nuestro país, ellos son lo que no dicen que los grandes premios de economía están siendo ganados por quienes impulsan la economía social como instrumento de desarrollo y palancas de crecimiento de los productos internos, sí, ellos los que desprecian un Estado Mexicano fuerte, que compraron empresas estatales y recibieron concesiones a precios de ganga, y que los convirtieron en los hombres más ricos del país, son lo que pretenden infligir miedo; su miedo, su pavor al verse superados en números y en calidad por un pueblo que está harto de la política neoliberal, que está harto de los funcionarios de Harvard, de Yale, del Itam que solo saben cargar de impuestos al pueblo y perdonarles a ellos grandes cantidades de dinero que deberían entrar a las arcas del Estado para financiar la educación, tecnología, innovación, producción o la salud. Son los mismos que han sacado una y otra vez del TLC la homologación salarial, son los que conservan una comisión de salarios mínimos a quienes se les paga millones para que al trabajador asalariado se le aumenten míseros centavos, son ellos los que construyen carreteras pagadas por nuestros impuestos que luego convierten en jugosos negocios de cuota, los mismos que están financiando con tu pensión la construcción del nuevo aeropuerto para luego explotarlo a su favor, son ellos a los que hay que tenerles miedo, porque su ambición no tiene límites, porque el miedo no es nuestro, es de ellos, al imaginarse que nuestros jóvenes puedan entrar a universidades, al imaginarse una sociedad preparada, dispuesta a luchar por un México mejor que nos han negado durante años, el miedo no es nuestro, es de aquellos que las ganancias de sus negocios sí les pertenecen, pero las pérdidas las pagamos todos, ellos son los que te dicen que tengas miedo a perderlo todo, cuando en realidad lo que están diciendo es que no quieren perder sus privilegios, sus negocios al amparo del poder público, que no quieren que investiguemos que busquemos la verdad, y para ser franco, yo sí tengo miedo, tengo miedo a dejar pasar esta oportunidad y dejarles el país por seis años más.

 

Hasta el próximo comentario, no olviden seguirnos en twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.

WhatsApp chat Envíanos tu #DenunciaGrilla