domingo, 15 julio, 2018
Home / NACIONAL / La esperanza de Tabasco; Adán, el hombre de la reconciliación
Originario de Paraíso, Adán Augusto representa en este periodo la unidad con Obrador y el resurgimiento del Edén.

La esperanza de Tabasco; Adán, el hombre de la reconciliación

Por Ignacio Ríos

@NachoRios1

Como el Cid Campeador, con la armadura intacta, ahí estaba el virtual Gobernador de Tabasco con la frente en alto y una amplia sonrisa, celebrando en la plaza negada…

A su alrededor miles; junto a él, los virtuales senadores, diputados federales, algunos alcaldes y diputados locales.

¡Morena…Morena!

¡Morena…Morena!

“De hacer historia llegó el momento, del mal gobierno llegó el final, llegó el momento del Movimiento Regeneración Nacional”.

Se escuchaba la música, el ritmo y el estribillo de la contagiosa canción oficial de Morena, ahora ya un himno popular.

Pasada la medianoche del domingo 1 de julio, Adán Augusto López Hernández, el notario con licencia y aún senador de la República en reposo, se sumó a la concentración de simpatizantes en la Plaza de la Revolución, justo afuera de Palacio Municipal de donde saliera su adversario, Gerardo Gaudiano Rovirosa a perder la batalla electoral.

De un metro 83 centímetros, 55 años de edad, el originario de Paraíso daba cuenta del “cayucao” casi completo obtenido en las elecciones federales y locales de Tabasco y agradeció al pueblo la confianza depositada.

– “No les voy a fallar, ya ganamos, juntos vamos a lograr la Reconciliación de Tabasco”.

Cohetes y luces multicolores, en la Plaza atiborrada de tabasqueños fieles, enfundados en playeras blancas con la leyenda “Ya Ganamos, por la Reconciliación de Tabasco”, refrendaron la algarabía.

Ahí hasta el tiempo le festejó, con rachas de aire refrescante, temperatura agradable y una luz nocturnal para fotografía, al hombre y padre de familia, al hijo del notario público Payambé López Falconi y la Señora Aurora, y al esposo de Dea Estrada.

Había sido una jornada dominical extenuante para el abogado, con maestría en ciencias políticas por Le Sorbonne de París, donde a primera hora, con la sencillez que le caracteriza, acudió a la casilla de la colonia López Mateos, acompañado de su esposa, Dea, de sus hijos Payambé, Augusto y Adrián, de su hermano Melchor, su papá don Payambé y de sus amigos, Carlos Manuel Merino Campos y Marco Rosendo Medina Filigrana a depositar su voto.

López Hernández con amplia carrera dentro de la administración pública que le da luz y orientación para gobernar el estado (expresidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Tabasco, subsecretario de Protección Civil, Desarrollo y Prevención Social del Gobierno del Estado de Tabasco, subsecretario de Gobierno y Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado de Tabasco), posteriormente de votar se concentró en su casa, respetuoso de los tiempos electorales y en aras de evitar descalificaciones.

Ahí, el también exdiputado local y federal, se enteró por las encuestas de salida en Televisa de su irreversible triunfo hasta por más del 60 por ciento de los votos logrados. Pero también, que el esposo de su hermana (además de Silvia y Melchor), la exsenadora tabasqueña Rosalinda López Hernández, el expresidente del Poder Judicial, Rutilo Escandón, encabezó las preferencias electorales del estado de Chiapas para ser nuevo gobernador.

Y así a Chiapas y Tabasco, hermanados no sólo por el parentesco sino por sus gobiernos, a ambos estados les va a ir mejor.

Ya con esa información y con la confirmación posterior, tomado de la mano de su esposa Dea, fue al Crown Plaza, a ratificar que su gobierno será por la reconciliación de Tabasco y rechazó cacería de brujas contra sus detractores.

El humanismo refrendado por un hombre que fue sumamente agraviado en la campaña, pero que no guarda rencor.

Habemus gobernador, amigo de presidente Choco…

Durante las campañas, ambos tabasqueños fueron agraviados por sus contrincantes; ahora victoriosos, pregonan una reconciliación estatal y nacional.

EL PROFETA ANDRÉS

Cayucao completo:  la elección presidencial, dos senadurías, cuatro diputaciones federales, 21 diputaciones locales de mayoría relativa, la gubernatura, y 15 de 17 presidencias municipales, obtuvo el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Tabasco. Apenas dejó el shis para el partido gobernante, PRD y barrió con el PRI.  ¡No totol!

El profeta Andrés Manuel López Obrador, lo hizo: Tabasqueñizó electoralmente el país, y en su tierra, empujó, cargó y metió “en trenecito” a Palacio y al Congreso estatal, hasta los que se mantuvieron en la hamaca o en pleno proceso electoral contrajeron nupcias y efectuaron su “noche” de bodas.

El efecto peje, la “Pejemanía” es un fenómeno de masacre total. Funcionó la estrategia choca: Agarra todo lo que te dan, pero vota por Adán. La mayoría del electorado votó por Morena. Las fotos de los eventos de Gaudiano quedaron en eso. Sólo fotos.

El candidato a gobernador barrió con el imberbe opositor. Así el “Morenista”, con el Congreso local de mayoría simple, tiene todo para gobernar Tabasco, el estado con la mayor carga de burócratas per cápita del país, con recortes de recursos presupuestales y la pérdida de derramas adicionales por la extracción de petróleo en el estado, exhibido por estafas en universidades por investigar, según palabra presidencial.

* Tabasqueñizar al país: contagiar lo tabasqueño, incluso hasta el hablar.

WhatsApp chat Envíanos tu #DenunciaGrilla