lunes, 19 noviembre, 2018
Home / COLUMNAS / Los que aspiran y expiran por Tabasco

Los que aspiran y expiran por Tabasco

Por Uldárico Canto Taracena*

Para la mayoría ciudadana se empieza a dibujar un rostro de desencanto, pero para la mayoría de los políticos tabasqueños se empieza a tejer el año electoral del 2024, cruzando la aduana del 2021. Mientras los ciudadanos rezan e imploran milagros que el electo presidente mexicano, AMLO, se apiade de Tabasco y cumpla “en algo que sea”, el grueso de los políticos se reacomodan en el nuevo ajedrez de la política tabasqueña visionando el enorme pastel que podrían disfrutar.
La entidad tabasqueña enumera hombres y mujeres que aspiran y otros que se les consideran han expirado en su sueño de gobernar Tabasco. Así, bajo el umbral de la gobernanza nacional de un Presidente Tabasqueño, muchos se encartarán acorde a las nuevas circunstancias políticas; como de igual manera, los otros partidos políticos pondrán en la palestra sus cuadros políticos de mayor competitividad.
A partir de 1988 la disputa electoral de Tabasco se dio entre Salvador Neme Castillo por el PRI, y la suma de varios partidos políticos que conformaron el Frente Democrático Nacional y postularon a Andrés Manuel López Obrador.
En 1994, los candidatos fueron Juan José Rodríguez Prats por el PAN; Roberto Madrazo Pintado por el PRI; Andrés Manuel López Obrador por el PRD –ya había sido candidato en 1988-; María Luisa Frías Almeida por el PT; Rosa María Sánchez Jiménez por el PVEM; Manuel Urrutia Castro por el PARM; José Luis Mendoza Meana por el PDM; Inocencio Lizalde Ríos por PFCRN y Etelvina Pedrero Vidal por el PPS.
En el año 2000, la volatilidad de ex priistas se acentuaría con José Antonio de la Vega Asmitia por el PAN; Manuel Andrade Díaz por el PRI; César Raúl Ojeda Zubieta por el PRD; Héctor Argüello López por el PT; Nicolás Haddad López por el PVEM; José Eduardo Beltrán Hernández por el PCD y Gerardo San Román por el PAS.
La elección extraordinaria en 2001 pondría en disputa a Lucio Galileo Lastra Marín por el PAN; Manuel Andrade Díaz por el PRI; César Raúl Ojeda Zubieta por el PRD-PT-Conv y Blanca Estela Guerrero Palomera por el PAS.
En el año 2006 estarían de candidatos Francisco Cáceres de la Fuente por el PAN; Andrés Rafael Granier Melo por el PRI; César Raúl Ojeda Zubieta por el PRD-PT; Pascual Bellizzia Rosique por el PVEM y Manuel Carlos Paz Ojeda por PNA.
En el 2012, los prospectos fueron Gerardo Priego Tapia por el PAN; Jesús Alí de la Torre por el PRI-PVEM-PNA y Arturo Núñez Jiménez por el PRD-PT-MC.
En el reciente 1 de julio del 2018 volvió asomar el pragmatismo político. Lejos de apasionamientos ideológicos los contendientes mostraron su naturalidad de ir por el poder “a como sea”. De tal manera, la batalla se dio entre Gerardo Gaudiano Rovirosa por el México al Frente (PAN-PRD-PMC; Georgina Trujillo Zentella por el PRI –la única leal a su partido-; Oscar Cantón Zetina por el PVEM –primero buscó ser candidato ciudadano y posteriormente fue destituido de la candidatura por la Comisión de honor y Justicia de este partido, casi al término de la elección se sumó a Morena; Manuel Carlos Paz Ojeda por el PNA; Adán Augusto López Hernández encabezado por la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES) y, finalmente, Jesús Alí De la Torre que se constituyó de candidato independiente.
Amparados en el ejemplo de Andrés Manuel López Obrador, que la persistencia o terquedad le permitió alcanzar su objetivo político, varios de los anteriormente enunciados volverán a la palestra política y aventurarse en búsqueda de la gubernatura de Tabasco en 2024.
Se sumarán los nombres de nuevos funcionarios federales que nombró AMLO, como el de Octavio Romero Oropeza, director general de Pemex; Javier May Rodríguez, subsecretario de Bienestar Social; ambos los preferidos de Obrador. Intentando sobresalir por capacidad y prestigio personal se ponderará a Humberto Hernández Haddad, subsecretario de Desarrollo y Regulación Turística.
También podrían estar en la escena política, los que el propio gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, intentará empujar de manera natural. En primera instancia su propia hermana, Rosalinda López Hernández; a su cuñado, quien dijo abandonaría la política para dar paso a nuevas generaciones, Humberto Mayans Canabal; al personaje que siempre lo ha venido supliendo, Carlos Manuel Merino Campos, quien será titular de la Coordinación estatal de Programas de Desarrollo en la entidad.
Empujando con luz propia, se anotará Evaristo Hernández Cruz, alcalde de la capital por segunda ocasión y, posiblemente, Manuel Rodríguez González, nuevo diputado federal.
En otras condiciones estarían Francisco Herrera León, Benito Neme Sastré, Francisco Castillo Ramírez, Juan Manuel fócil Pérez, entre otros. Cada uno tendría su análisis particular, pero sus nombres serán estrellas del nuevo firmamento tabasqueño para el 2024.
*Sociólogo. Maestría en Administración. Doctorado en Alta Dirección.