domingo, 21 enero, 2018
Home / OPINION / Mancera opta por seguir en la capital para dirigir la reconstrucción

Mancera opta por seguir en la capital para dirigir la reconstrucción

 

José Ureña*

 

Ni candidato ni coordinador de campaña de un ajeno como Ricardo Anaya.

Miguel Ángel Mancera decidió quedarse al frente de la Ciudad de México y de su reconstrucción tras los sismos luego que Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) le cerraron las puertas de la participación en la alianza Por México al Frente.

 

El gobernante capitalino lamentó la decisión tomada, sobre todo porque no se abrió un proceso democrático y ciudadano para encontrar a los mejores hombres y mujeres para abanderar la lucha por el cambio. Pero a la vez expresó su respaldo para ese cuerpo tripartidista:

“Respeto a lo decidido por el PRD, porque le debo lealtad; aunque lamento profundamente que no se haya dado un método o un procedimiento para competir, abierta y democráticamente, pues como lo dije, me mantuve listo y atento al llamado precisamente para eso, para competir”.

 

 

Su rechazo y compromiso:

“Por lo que toca a la propuesta de integrarme a la dirección de la campaña del Frente y a ocupar algunas de las posiciones que serán abiertas, agradezco a todas las fuerzas políticas su invitación, pero mi lugar está aquí, mi lugar está encabezando las tareas de reconstrucción de mi querida ciudad, sirviéndole a mi gente.

“Hoy mi deber está aquí con los habitantes de la Ciudad de México, permanezco como primer responsable del restablecimiento de mi ciudad, a la que me debo, me quedo a cumplir con la consolidación de una ciudad que seguirá dando muestra de cómo se recupera de sus heridas día a día, de cómo paso a paso devolvemos la fe y la esperanza a nuestra gente”.

A continuación el texto íntegro de su mensaje:

Muy buenos días, buenos días a todas, a todos ustedes.

Primero quiero agradecer la presencia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, su figura siempre será una referencia y una guía en la toma de decisión.

El día de ayer, viernes 8 de diciembre de 2017, en la noche, fui informado por representantes del PRD, partido que me designó como su candidato a la Presidencia de la República, que la mesa de diálogo para la conformación formal de la coalición por México al frente, se había acordado que no habría una contienda interna ni método alguno para designar al candidato común de esta.

 

Que al tomar como criterio el peso político y de representación de los partidos, sería el Partido Acción Nacional quien llevaría la preferencia para postular al candidato a la Presidencia de la República, y que el PRD, por su parte, tendría la correspondiente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

 

También fui informado que los integrantes del Frente me formulaban una invitación para integrarme al equipo de dirección de la campaña del propio Frente  y analizar la posibilidad de participar activamente, ocupando alguna de las posiciones que serían abiertas.

Por estos acontecimientos es indispensable que emita el siguiente mensaje.

Ante la situación que atraviesa nuestro país en el que conviven profundas y dolorosas desigualdades sociales y un clima de incertidumbre en muchos de los temas de la agenda nacional se vuelve necesario aún más indispensable romper las sinergias con las que siempre se ha gobernado en un anquilosado régimen presidencial.

 

Sinergias que se traducen en la reiterada resistencia al incremento al salario mínimo, a la construcción de Policía en todo el país, a la edificación de una sustentable economía interna, a poner a la apuesta y en la apuesta la innovación e invertir en investigación y por supuesto en una mejor educación de nuestra gente.

Estoy convencido que solo el cambio de régimen logrará que esto sea diferente pues hasta ahora las ofertas políticas solo plantean más del mismo régimen presidencial.

Por ello con toda convicción participé, impulsé y defendí siempre la conformación de lo que llamamos en su concepción original Dante Delgado y yo el Cuarto Polo, es algo que hoy no se imagina la gente, es una forma de sumar fuerzas y voluntades que será exitosa, así lo comentamos en corto.

 

Este Cuarto Polo originalmente fue pensado para el PRD, PT y Movimiento Ciudadano, sin embargo al paso del tiempo el PT por propia voluntad salió de la ecuación y el PAN planteó poder integrarse, sin duda parecía difícil que ello sucediera.

Tengo dos palabras que le dieron sentido, por México, se puede hacer por México, puede suceder por México, en efecto así surgió la posibilidad de conformar lo que hoy se conoce como el Frente, misma que tendrá la obligación de consolidar el cambio de régimen estableciendo un gobierno de coalición, de incluir en sus representantes a ciudadanos que coadyuven en la conducción de las tareas de gobierno y legislativas y de realizar un verdadero cambio de responsabilidades compartidas, pero específicas con todas las fuerzas políticas que lo conforman.

 

El Frente también tiene hoy la obligación de convocar a la ciudadanía, de sumar voluntades que busquen que suceda en nuestro México algo distinto, a fuerza de hacer diferente las cosas.

Estoy convencido que el Frente es una opción política distinta, una alternativa cierta, de cara a quienes proponen recorrer de ida y vuelta el mismo camino a sabiendas de que, como está probado, esto no llevará al país a un puerto seguro.

Es por todo ello que yo siempre, siempre seré un defensor del Frente y de su consolidación.

 

Respeto a lo decidido por el PRD, porque le debo lealtad; aunque lamento profundamente que no se haya dado un método o un procedimiento para competir, abierta y democráticamente, pues como lo dije, me mantuve listo y atento al llamado precisamente para eso, para competir.

Por lo que toca a la propuesta de integrarme a la dirección de la campaña del Frente y a ocupar algunas de las posiciones que serán abiertas, agradezco a todas las fuerzas políticas su invitación, pero mi lugar está aquí, mi lugar está encabezando las tareas de reconstrucción de mi querida ciudad, sirviéndole a mi gente.

 

Hoy mi deber está aquí con los habitantes de la Ciudad de México, permanezco como primer responsable del restablecimiento de mi ciudad, a la que me debo, me quedo a cumplir con la consolidación de una ciudad que seguirá dando muestra de cómo se recupera de sus heridas día a día, de cómo paso a paso devolvemos la fe y la esperanza a nuestra gente.

La única razón para dejar mi tarea en la ciudad podría ser el llamado de servir a la nación, de servir a mi país, por ello continuaré aquí en la Ciudad de México con toda mi fuerza y dedicación. Muchas gracias, buen día.

 

*Colaborador especial