lunes, 19 noviembre, 2018
Home / ENTREVISTA /  ‘No podrán con Morena, lo dice la gente’ Evaristo Hernández Cruz
El precandidato a la alcaldía de Centro por Morena, afirma que no habrá oportunidad de fraude electoral.

 ‘No podrán con Morena, lo dice la gente’ Evaristo Hernández Cruz

 

Por Ignacio Ríos

@NachoRios1

 

No va a haber posibilidad de fraude o robo electoral. En estas elecciones de 2018, en Tabasco y en el país, ganará Andrés Manuel López Obrador, ganará Morena, ganará el pueblo. Sigo siendo el mejor encuestado para Centro. En 2015 me robaron la elección. Esta vez no. Seré presidente municipal por segunda ocasión…

 

Es Evaristo Hernández Cruz, el precandidato de Morena (junto a Raúl Droualliet Patiño participa en pos de la nominación) quien confía en que el primero de julio los tabasqueños llevarán a Adán Augusto López Hernández a la gubernatura; a López Obrador a la presidencia y entre otros más, a él a la alcaldía de Centro. “PRD-Gobierno Tabasco y PRI Presidencia no podrán con Morena, lo dicen las encuestas, lo dice la gente”, añade.

 

No tengo nada de qué avergonzarme, dice, y se explaya en una autoevaluación: Hice cosas que no pueden superar tres administraciones y si sumamos no lograron superar incluso las cinco anteriores. Es decir, estamos a punto de lograr gobernar el municipio de Centro, de ser nuevamente presidente municipal.

– ¿Qué te lo asegura?

 

– He sido evaluado simplemente como Evaristo y encabezo todas las encuestas. Mi gobierno municipal también es aceptado por encima de todos incluso del de Gaudiano que no hizo nada. Estar a favor y con López Obrador nos fortalece. Y estar en Morena nos da un plus.

 

– ¿No temes un fraude o compra de votos?

 

– No. No podrán. En 2015 el gobierno y PRD nos robaron la elección: 360 actas donde perdieron la elección ellos, no aparecieron. Hicieron todo lo posible para evitar que fuera candidato otra vez en la extraordinaria, esa vez votó 41 %. Para este 2018, las encuestas nos dicen que votará alrededor de 71 %. Y esta vez no podrán.

 

– ¿Qué te hace pensar eso?

 

– Esa vez compraron 30 mil credenciales de elector, se aprovecharon del hambre, y ni así pudieron. Tuvieron que robarse la elección. Ahora Andrés Manuel ha convocado a no vender el voto. Tenemos cinco años de desempleo, de inseguridad, esta vez la gente no va a vender su voto aun cuando tenga hambre. No podrán crecer los votos porque votará ese 71 %. Menos espacio para utilizar el padrón.

– ¿Pero confiará otra vez en ti el electorado después de una cuenta reprobada y acusaciones diversas?

 

– Sí. Mi cuenta 2009 reprobada después en 2011 –extemporáneamente, dice– está subsanada. Amén de que pasaron los cinco años que marca la Ley. Y con Granier fui el más vigilado y de las cuatro auditorias aplicadas, todas fueron solventadas. Ni las denuncias ante la ex Procuraduría. Los únicos que me acusaron de desvío fue el gobierno mismo: cinco demandas ante la PGJ y ninguna prosperó.

 

– Te acusan de ser bravucón…

 

– De no dejarme será. Soy de los que no me quedo callado. De lo que no estoy de acuerdo aun cuando (en el caso de Granier) sea gobernador. Lo hice desde que fui diputado. Y fui el primero. No se vale que acabemos con la tierra cuando vivimos en ella.

 

– ¿Y por qué dices que el tuyo ha sido el mejor gobierno municipal?

 

– Porque lo que hice no se ha hecho en los 24 últimos años: con el dragón se reasfaltó 2.1 millones de metros cuadrados de calles; ganamos dos veces la Escoba de Plata por ciudad limpia, se colocaron 11 mil luminarias blancas; mil 400 transformadores, cinco plantas de agua potable en una sola administración que hoy están abandonados y se creó la Universidad Politécnica de Centro, única en la historia hasta ahora promovida por un Ayuntamiento.

 – ¿Cómo ves a Gaudiano?

 

– Malo para gobernar. Y muy mano larga. Ni idea tiene el muchachito de lo que es gobernar…

 

– ¿Y tú eres honesto?

 

– Te lo puede decir la gente. Mi padre, un agente de tránsito por 42 años no nos dejó herencia material, pero sí un legado: Honestidad. Mi futuro depende de mi trabajo, por eso soy honesto. Y cumplo mi palabra.