lunes, 20 agosto, 2018
Home / GOBIERNO / Premio a la lealtad; Un político que ya vale oro negro
Por la experiencia en el recorte presupuestal a los burócratas de la Ciudad de México, Octavio Romero Oropeza, promete el perfil idóneo para acabar con los despilfarros en el sector petrolero y hacer que la industria vuelva a crecer. 

Premio a la lealtad; Un político que ya vale oro negro

Por Ignacio Ríos
@NachoRios1

Las llaves de la casa, no se le da al sancho.

Petróleos Mexicanos (Pemex) la empresa clave del país, generadora de los mayores ingresos y empleos, pero también –otrora– empleada para negocios turbios, cuotas sindicales, tráfico de influencias, corrupción y saqueo desmedido que incluso ha manchado la dignidad de instituciones educativas, ha sido dejada en la tutela de Octavio Romero Oropeza. El fiel y mejor amigo que ha reconocido el nuevo Presidente de la República.

López Obrador no se la podía y debía dejar a otro. Nominó al que nunca le ha traicionado. A su más fiel.

“Jody”, identificado como un crítico opinador circunstancial en el programa radiofónico Telereportaje, ha acompañado al Presidente del País –por tomar protesta constitucional y sujetarse al ritual del presidencialismo el 1 de diciembre-, en varias facetas. Pero también ha picado piedra.

Desde la pesadez económica opositora en que vivió el choco presidente en aquella casa direccionada Júpiter 123, del fraccionamiento Galaxia, una vivienda media residencial con muebles de mimbre donde convivían el hoy presidente de México y su primera esposa Rocío Beltrán y sus tres niños (hoy adultos: José Ramón López Beltrán, Andrés Manuel y Gonzalo López Beltrán, marchar en el éxodo de la democracia en 1992 y el triunfo presidencial.

Es una amistad de cayos y ampollas. De nobleza y respeto.  Algunos muestran extrañeza por el nombramiento, pero de Octavio no se le conoce mano blanda. Ni podredumbre.

Su nombramiento tiene un porqué. La asignatura del ingeniero agrónomo es pieza clave para la recuperación de la paraestatal, después de que sus campos y agua han sido concesionados a la iniciativa privada. El punto básico es delimitación y el toral, acabar con la corrupción y tráfico de influencias que aún persiste. Los trabajadores petroleros quieren la cabeza de Deschamps. Los transitorios quieren plazas. Los intereses creados quieren más riquezas.

Para ese monstruo paraestatal, Andrés Manuel no falló al país ni a su conciencia. Dio la confianza a corazón abierto. A Octavio, en una empresa de sobresaltos. AMLO otorgó la presea a su mejor amigo, a quien junto con él decidió y ejecutó el recorte al presupuesto de la burocracia en la ahora Ciudad de México, cuando Obrador fue Jefe de Gobierno, de 200 a 2005.

La llave de una casa, sólo la tiene quien vive en ella…

Perfil

Originario de Jalapa, Tabasco, Octavio Romero Oropeza es ingeniero agrónomo por el Colegio Superior de Agricultura de Cárdenas, pero se especializó en el tema energético y de hidrocarburos.

Fue académico en el Colegio de Ciencias y Humanidades de Tabasco y en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, actividades que combinó con la ganadería.

Fue consejero nacional del PRD entre 1994 y 1999, después fue oficial mayor del CEN de 1996 a 1998; de 1998 a 2000 se desempeñó como presidente del comité ejecutivo estatal de Tabasco.

En 2015 y 2016 fue candidato a la alcaldía de Centro

Fue diputado federal en la LVI Legislatura, donde defendió al sector energético. Cuando AMLO ganó la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, lo nombró Oficial Mayor.

Tuvo a su cargo la organización de Morena en el estado de Hidalgo, cuna de gobierno priista.

En 2006, Andrés Manuel lo designó secretario de Austeridad Republicana, en la Ciudad de México; Romero Oropeza fue certero para erradicar actos de corrupción.

WhatsApp chat Envíanos tu #DenunciaGrilla