miércoles, 12 diciembre, 2018
Home / GOBIERNO / Protestan trabajadores; En quiebra Cematab; cementerio de chatarra
La Central de Maquinaria de Tabasco ha sido desvalijada por directivos que la han administrado; ahora queda solo desecho, y disminuyeron los ingresos por renta a particulares.

Protestan trabajadores; En quiebra Cematab; cementerio de chatarra

Por Francisco Olán

@jf_olan

La Central de Maquinaria de Tabasco (Cematab) está en quiebra, toda vez que dejó de rentar su flotilla de maquinaria, por deterioro, y se ha convertido en un órgano que genera gasto al Gobierno de Tabasco, por el pago de la nómina 529 trabajadores de confianza, de base y eventuales.

La función de la Cematab es ofrecer la rentabilidad de los equipos a empresas particulares del estado, mientras que a los gobiernos municipales y dependencias estatales es gratuito, con vehículos y maquinaria pesada. También apoya en la construcción de obra de impacto social.

Chatarra que nadie renta

De acuerdo con información obtenida vía Transparencia por Revista Grilla, la Cematab paga al mes 2 millones 761 mil 146.44 pesos a los 529 trabajadores; de los cuales 762 mil 144.60 pesos son para 99 trabajadores de confianza, 1 millón 197 mil 461.22 para 328 trabajadores de base y 801 mil 540.62 para 102 trabajadores eventuales.

Las cifras anteriores están por encima de los ingresos generados por la renta de maquinaria. En 2011 hubo un ingreso de 752 mil 393.12 pesos, en 2012 apenas alcanzó los 543 mil 889.14, en 2013 las rentas empezaban a repuntar con 1 millón 743 mil 156.64 de pesos y para 2014 los ingresos mejoraron con un monto de 2 millones 500 mil 057.22 pesos.

Pero la crisis en la Cematab se agudizó en 2015 cuando la renta cayó a los 321 mil 878.64 pesos al año. En este mismo año las maquinarias empezaron a tener problemas mecánicos y en consecuencia el servicio disminuyó. En 2016 la renta incrementó a 397 mil 675.05 pesos y para 2017 disminuyó a 300 mil pesos. En lo que va del año apenas suma 99 mil pesos, así lo dieron a conocer fuentes internas de la Central de Maquinaria.

Sobre el número de maquinarias existentes, el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Cematab dijo que hasta 2007 el inventario superaba las 152 unidades motrices. Para 2012 se redujeron a 61 unidades. En la actualidad, después de haber indagado con los mismos operadores, indicaron que solamente funcionan tres tráileres, dos motoconformadoras, dos retroexcavadoras y una retroexcavadora con mano de chango. No obstante, no se han rentado del último mes a la fecha. Quienes eran sus clientes están rentando maquinarias con empresas particulares.

Durante un recorrido hecho en las instalaciones de la Cematab, en la colonia Ciudad Industrial, se pudo observar que la flotilla de maquinarias está descompuesta y se ha convertido en “cementerio” de chatarras. Los operadores de maquinaria llegan a las 9:00 horas y salen a las 15:00 horas por falta de trabajo.

 

Plagado de irregularidades

La Cematab ha estado envuelta en una serie de denuncias por abuso de autoridad y corrupción de los directivos. A partir de 2007 los trabajadores denunciaron que las maquinarias eran utilizadas para beneficio de los directivos y además realizaron remates de maquinarias chatarra.

Fue el 23 de septiembre de 2007 cuando los trabajadores denunciaron que el extitular de la Cematab, Abenamar Morales Gamas, tenía en nómina a una decena de familiares. Asimismo, que su director adjunto, José Raymundo Cano Rodríguez, utilizaba la maquinaria para realizar trabajos en sus ranchos particulares, sin reportar ingresos.

Para el 30 de noviembre de 2012, Morales Gamas fue acusado de desaparecer diversa maquinaria rematándola como chatarra. De 152 unidades motrices, sólo quedaron 61. En su momento rechazó las acusaciones a pesar de la disminución de maquinarias.

El 29 de diciembre de 2014 los trabajadores de esta Central acusaron una reducción en sus salarios, como consecuencia de la quiebra que empezó a tener por falta de rentabilidad en las maquinarias.

A partir de 2007 los trabajadores denunciaron que las maquinarias eran utilizadas en los ranchos de los directivos, sin reportar ingresos.

 

Suman tres protestas en cinco meses

La falta de rentabilidad de las herramientas de trabajo en la Cematab, ha provocado que en los primeros cinco meses del año en curso, los trabajadores hayan protestado en tres ocasiones, exigiendo el cumplimiento de sus respectivos salarios y equipo de trabajo.

La primera vez ocurrió el 11 y luego el 12 de febrero del presente año cuando los trabajadores se mantuvieron de brazos caídos por descuento de aproximadamente 200 pesos en su nómina. La protesta fue de manera pacífica y permanecieron dentro de sus áreas de trabajo.

El tercero, y más reciente, ocurrió en las afueras de la Secretaría de Finanzas. En esta ocasión exigieron material de trabajo para desempeñar sus actividades. En ese momento Obed Cornelio Cornelio, trabajador del Cematab, indicó que en el contrato de trabajo está estipulado que, a todos los trabajadores del área de servicios generales, se les debe proporcionar uniformes y material para que puedan realizar su labor.

De no haber respuesta, amenazaron con protestar desnudos para que les otorguen los beneficios, conforme indica el contrato colectivo de trabajo. No obstante, personal de Finanzas les prometió la entrega de los uniformes y botas a partir del lunes 20 de mayo.

 

Titular no da la cara

Mientras la Central de Maquinaria de Tabasco permanece en quiebra, Julio Cesar Vidal Pérez, titular de la dependencia estatal, se esconde en las instalaciones y da instrucciones a los vigilantes que ningún medio de comunicación pase o se le atienda para dar entrevista.

Revista Grilla acudió a las instalaciones en Ciudad Industrial, se le solicitó al personal de vigilancia una entrevista con el titular de Cematab, el personal de vigilancia preguntó a sus superiores y regresó con el comentario “desconoce del tema”. Posteriormente se les insistió que requeríamos una entrevista en torno a las maquinarias inservibles y respondieron que no estaba.

Se prosiguió a tomar fotografías desde el exterior y fue cuando se incomodó el personal de vigilancia y prohibió al fotógrafo de esta casa editorial que tomara fotos. Se les aclaró que las fotos fueron tomadas desde la vía pública, por lo que no tenían porqué prohibir el oficio.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Solamente funcionan tres tráileres, dos motoconformadoras, dos retroexcavadoras y una retroexcavadora con mano de chango, que no se han rentado del último mes a la fecha.