sábado, 20 octubre, 2018
Home / REPORTAJES / Rapiña y desfalcos; FIDEET, el gran saqueo
David Gustavo Rodríguez Rosario, al frente de la SDET desvió recursos destinados a fideicomisos para los sectores empresarial, de comercio, turismo y agropecuario; más de 800 millones de pesos que no llegaron a su destino.

Rapiña y desfalcos; FIDEET, el gran saqueo

Por Ignacio Ríos

@NachoRios1

Abrir los Fideicomisos “fondeados” del Gobierno del Estado, es abrir la caja de pandora de la administración pública. Los recursos aparentemente fueron entregados para uso empresarial y productivo, de reactivación económica, fomento o inversión. Los beneficios no aparecen en su totalidad. De los dineros y algunos programas “nadie sabe, nadie supo”. Fue un horrible saqueo sexenal.

Una minuciosa revisión arroja que los recursos de Fideicomisos operados por la Secretaría de Desarrollo Económico y Fomento Industrial (SDET) fueron triangulados en gran parte a las dirigencias de las Cámaras Empresariales, no directamente a sujetos de apoyo y en algunos recursos hay duda que llegaron a los necesitados. En su manejo se violaron las reglas de operación, se detectaron depósitos y transferencias prohibidas que no fueron sancionadas.

En seguimiento a los apoyos, el Órgano Superior de Fiscalización (OSFE) en cuentas públicas ya calificadas y en desvíos que gozan de impunidad, evidencia el manoseo de los fondos, la falta de comprobación (soporte) y las dudas de su entrega. No se ha hecho nada para recuperar los recursos y mucho menos para castigar. El nuevo Consejo Ciudadano “AntiCorrupción” incluso lo da como caso juzgado.

La Asociación Civil Santo Tomás exhibe el desaseo presupuestal. Integrantes de Cámaras reclaman en silencio. Información de Transparencia documenta el “derroche” de recursos en los fideicomisos e informes archivados desglosan la infracción a las reglas de operación, sin golpe de timón alguno, a cuatro meses del fin de la administración tabasqueña.

El FIDEET (Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado), el Fideicomiso Fondo de Fomento Agropecuario del Estado de Tabasco (FOFAE) y el Fideicomiso Tabasco Industrial, se yerguen como barril sin fondo del sexenio… David Gustavo Rodríguez Rosario, extitular de la SDET y su séquito, ingresaba un peso, sacaba dos de los fondos… Los integrantes de la Comisión Dictaminadora, Lucina Tamayo Barrios, secretaria de la Contraloría y Bertín Miranda Villalobos, secretario de Administración, encargados de la liberación de recursos y de que no hubiera desvíos, “dejaron haced, dejaron pasad”. David los endulzó.

Durante la administración se registraron 25 Fideicomisos, la mayoría heredados del ejercicio público y prevención. Cinco para el fomento a la agroindustria, campo, empresas y comercio, y fomento al turismo.  Es en estos donde se centran las presunciones y observaciones de malas cuentas; se “agranieró”.

En la bitácora, la SDET registra que la mayoría de recursos se los etiquetaron a las Cámaras, no a los verdaderos sujetos de apoyos; las Cámaras avalan a medias. Su complejidad enreda, pero no exenta de responsabilidades en el mal uso de los dineros.

En cinco de los seis años de gobierno, la SDET habría destinado 618 millones 167 mil 173 pesos para el apoyo de empresarios y productores tabasqueños (vía Transparencia). Un concentrado de ingresos y egresos de la propia SDET precisa que el Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco (FIDEET) reportó ingresos públicos por 852 millones 342 mil 556 pesos (mayor al informe de Transparencia) y egresos por 1 mil 132 millones 175 mil 863 pesos. Se sacó más de lo que se metió. No hay cuadre.

La base de operación para la entrega de recursos al sector empresarial y productivo se registra en el decreto No. 29467 del 9 de mayo de 2012, emitido por el Congreso del Estado, luego de su polémica y cerrada votación de la “última legislatura priista” para aprobar el aumento al impuesto sobre nómina (del 1 al 2.5%) y hospedaje (1%) contenido en la Ley de Fomento Económico en una iniciativa que literalmente no supo para quién trabajaría… Para quién ahorraba.

El fideicomiso con más aportaciones de recursos públicos fue Fideicomiso Fondo de Fomento Agropecuario del Estado de Tabasco (FOFAE) al que se le destinó un total de mil 781 millones 633 mil 396 pesos. El Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco (FIDEET) reporta ingresos públicos por 852 millones 342 mil 556 pesos.

Manosearon reglas de operación

Pero, ¿qué se entiende cómo Fideicomisos? ¿Para qué se da? ¿Cómo se da? ¿Quiénes son los responsables? ¿Y qué sucedió? Los fideicomisos fueron creados para la atracción de inversión, fomento y consolidación de actividades empresariales, comerciales, turísticas, agrícolas, ganaderas, forestales, artesanales, de pesca y de vida silvestre, desde poco antes del 2000, aunque en el sexenio vigente evolucionaron a “festivales de todo” y películas de cine, a derroches sin comité y en Petit Comité…

Los fideicomisos se constituyen de recursos fondeados con el impuesto sobre nóminas 2.5% de todas las empresas radicadas en Tabasco incluso de servicios, proveedurías y explotación del sector petrolero, de 1% sobre hospedaje y de aportación del presupuesto estatal.

De acuerdo a las reglas de operación, estos fideicomisos se distribuyen en apoyos e incentivos, recuperables y no recuperables, los cuales se otorgarán conforme a las reglas de operación, lineamientos y normatividad que los regula, siempre y cuando no contravengan a la normatividad y a los fines del FIDEET; en beneficio de las empresas nuevas o en operación, con proyectos de inversión viables, rentables y/o con impacto social.

Los recursos se fondean para: “Fortalecer su operación; equipar y/o construir y/o ampliar y/o modernizar la infraestructura, maquinaria o equipo; adquisición de otros activos fijos en beneficio de la empresa (terrenos, naves, edificios); constituir o fortalecer su capital de trabajo; o mejorar o fortalecer la estructura financiera de la empresa; innovar, adaptar y/o modernizar sus tecnologías; prevenir o eliminar los efectos contaminantes de su operación; capacitación y adiestramiento de recursos humanos; garantías (cobertura de riesgo crediticio); actividades de reactivación económica; o estudios, proyectos y asesorías especializadas.

Las quejas y los soportes

“En el año 2013, el FIDEET empieza a pagar los primeros proyectos en decenas de millones de pesos y desembolso 22.5 mdp para una película: Juárez 9. Según la @SDET_Tab los recursos de la película lo administró el @CCET_Tabasco”, escribió en Twitter la Asociación Civil Santo Tomás, en una de sus múltiples denuncias.

Y efectivamente, esa película fue financiada, supuestamente con 22 millones de pesos, al igual que la denuncia de que “en el año 2016 el FIDEET financió a un instituto de contadores un programa por 35 mdp, a pesar de no ser una cámara empresarial”.

Pero se quedó corta. Hasta en los festivales del Queso, Chocolate y Butifarra se empleó singular “modus operandi” para justificar egresos del fideicomiso, pese a que los artesanos y empresarios cubrieron sus gastos: 6to. Festival del Chocolate $14´300,000.00; 7to, $13´500,000; Festival del Queso Artesanal 2016, Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (CCET, el más respaldado), $10´230,000.00;

El Órgano Superior de Fiscalización del Congreso del Estado de Tabasco, da cuenta de ello a cada uno de los programas desviados:

Observación 5.- “Tabasco Industrial Programa de Innovación y Tecnificación de Agroindustrias y Empresas Tradicionales” Derivado de la revisión al proyecto ‘Tabasco Industrial: Programa de Innovación y Tecnificación de Agroindustrias y Empresas Tradicionales”… mediante acuerdo F/DEETS037-A4-77-03016 a favor del Instituto de Contadores Públicos del Estado de Tabasco por un importe de $35´000,000.00 se determinaron las inconsistencias siguientes:

57.-Falta de documentación comprobatoria y justificatoria del gasto en los proyectos contratados, hasta por un importe de $8,048,000.00, derivado de la revisión al proyecto.

“Programa de Innovación… (PITAET)” por un importe de $79,722,897.00, se observa que el sujeto de apoyo, instituto de Contadores Públicos de Tabasco, Asociación Civil, incurrió en observaciones que ascienden a $1,477,808.00.

Uno más: derivado de la Auditoría Financiera al Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco (FIDEET), específicamente el proyecto Programas de Festivales Productivos Regionales FIDEET-S038-A3-29-04-2016, en el proyecto “Festival del Chocolate”, se observa la falta de comprobación de $900,000.00

En total, la SDET, reporta el financiamiento de 133 proyectos, por un importe de $618´167,173.00 (sólo en cinco años). La mayoría, contrario a las reglas operación, están etiquetados a las Cámaras Empresarial, de Comercio y Colegio de Ingenieros, una complicidad de cúpula.

Los artesanos de la butifarra, del queso y del chocolate, se deslindan de haber recibidos recursos. Santo Tomás, se lanza contra los colegios: no puede ser posible que el propio Consejo Ciudadano Anti Corrupción, exonere por extemporáneo al gran saqueo de los fideicomisos…

Y mientras un millón 650 mil tabasqueños viven en inseguridad y padecen penurias, la relación de los fideicomisos dicen que se ha beneficiado a Tabasco: Película Juárez 9, Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco, $22,500,00, febrero de 2016…  Programa de formación de consultores 15´650,505.00… Programa de Desarrollo Tecnológico e Innovación Tecnológica, Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (fecha de terminación julio 2015), $29´750,080.00. El Consejo Ciudadano Anticorrupción tiene tarea, aunque esté infiltrado.

Empresarios de élite

En un modesto café Parisi, en medio de charlas y el olor a la humeante bebida, José Manuel Arias Rodríguez, dirigente de la Asociación Civil Santo Tomás, admite: Posiblemente esos recursos robados no sean recuperables, pero, sí es sancionable.

Con testigo de por medio de Hugo Ireta Guzmán, miembro de esa asociación y crítico de la corrupción, precisa que la SDET abusó de estos fideicomisos.

Lo suscrito fueron acuerdos de confianza, entre la SDET y las cámaras, por no llamar complicidad. Un punto a investigar, las acciones del Instituto de Contadores Públicos, lo que abarcó, recibió y representó ilegalmente, el CCET que se adjudicó casi todo.

Es necesario que el próximo gobierno investigue y sancione, y también que las reglas sean más transparentes.

Hay que investigar, dice, el beneficio de 104 millones de pesos para el Instituto de Contadores Públicos y a las empresas Certeza Estratégica y Nodo Estratégico con sede en la Ciudad de México, cuando las reglas establecen que el destino del fondo únicamente debe ser para la radicación en Tabasco.

 

Los beneficiados

Recibieron del FIDEET

2013, en 38 proyectos:   $178´296,346.00

2014, en 36 proyectos:    $147´302,955.00

2015, en 34 proyectos:  $139´324,517.00

2016, en 17 proyectos:  $113´139,872.00

2017:  bajó a 8 proyectos: $40´103,483.00

2018:   sin informes

Total:  $618´167,173.00

Comparativo de egresos e ingresos del FIDEET

2017

Ingresos: $110´664,701.00

Egresos: $194´777,421.00

2016

Ingresos: $183´376,025.00

Egresos: $237´276,390.00

2015

Ingresos: $213´453,689.00

Egresos: $200´564,965.00

2014

Ingresos: $202´366,186.00

Egresos: $285´131,303.00

2013

Ingresos: $142´501,955.53

Egresos: $213´426,205.00

Aportaciones del Gobierno del Estado a fideicomisos

2013: $705´023,588.82

2014:  $825´901,483.72

2015:  $725´676,856.19

2016:  $272´310,808.81

2017:  $525´128,072.19

2018:  $ 83´207,346.10*

*Corte hasta el segundo trimestre de 2018