viernes, 16 noviembre, 2018
Home / GOBIERNO / Reprobado ITIFE por escuelas al CIEN
Sólo se ha atendido 83 por ciento de los planteles comprometidos en la entidad, y los padres de familia acusan fallas en los supuestos arreglos, así como la reventa del material no utilizado.

Reprobado ITIFE por escuelas al CIEN

Por Flor García Morales
@FlorGarciaMora1

 

A tres meses de que se cierre el programa federal Escuelas al CIEN, que en el estado estuvo a cargo del ITIFE, de la meta de 789 escuelas para Tabasco que serían rehabilitadas, sólo se atendieron 656 planteles educativos, es decir, 83 por ciento, con una inversión de mil 203 millones 130 mil 342 pesos con 90 centavos (1,203,130,342.90), quedando pendiente por atender 133 planteles por un monto de 450 millones 493 mil 525 pesos, ya que el presupuesto asignado a Tabasco fue de mil 653 millones 623 mil 869 pesos.

Este programa federal, cuyo fin es rehabilitar y mejorar los centros educativos con diversas mejoras: atención a daños en muros, pisos, techos y ventanas, pintura, impermeabilización, escaleras, barandales, instalación eléctrica, servicios sanitarios, nuevo mobiliario y equipo, entre otras, no cubrirá el número total de centros educativos, para obtener el Certificado de Infraestructura Educativa Nacional (CIEN).

Reciben dinero; no hay resultados

Baños que no fueron construidos o en los que se utilizó material de mala calidad y a unos meses de su remodelación ya se encuentran destruidos, montones de materiales reciclados, paredes en malas condiciones que debieron derrumbar y están sólo “disfrazadas” con pintura de bajo costo; pese a la fuerte inversión, no deberían recibir el certificado.

Padres de familia inconformes denunciaron diversas irregularidades en planteles educativos que forman parte del programa federal Escuelas al CIEN (Certificado de Infraestructura Educativa Nacional), donde aseguraron existen fallas lamentables pese a las grandes sumas de dinero que fueron invertidas y donde, según el Instituto Tabasqueño de la Infraestructura Física Educativa (ITIFE), uno de los requisitos principales para las empresas contratistas que realizan los trabajos, es que los materiales que utilizan sean de buena calidad y por lo cual recibieron una muy buena paga.

Materiales de baja calidad

Uno de estos casos es la escuela básica de preescolar Juan Escutia, en la comunidad de Ixtacomitán Segunda Sección, a la cual le asignaron 800 mil pesos para la rehabilitación y creación de accesibilidad, áreas de Servicios Administrativos, espacios de usos múltiples, infraestructura para la conectividad, mobiliario y equipo, seguridad estructural y condiciones generales de funcionamiento, servicios sanitarios y sistema de bebederos; sin embargo, padres de familia aseguran que a pocos meses de concluir la remodelación, ya hay desperfectos.

Problemas como la caída de pintura en las paredes, en el baño, o que las mangueras utilizadas no sirvieron, así como las puertas que se supone son nuevas, ya se rompieron; y los padres de familia tuvieron que comprar el material nuevamente para arreglarlo ellos mismos.

Este plantel educativo cuenta con tres aulas, que no fueron destruidas y reconstruidas en su totalidad, además de una dirección, y asisten 90 alumnos, por lo que los padres señalan que ellos en su momento solicitaron a las autoridades educativas que mejor construyeran otra aula.

Revenden material, acusan

En la ranchería Buenavista, Río Nuevo Tercera Sección, en la escuela primaria Emiliano Zapata, con clave 27DPR1867K las cosas son similares, pues según la lista oficial, le asignaron 750 mil pesos para mejorar la accesibilidad, la construcción de espacios de usos múltiples, seguridad estructural y condiciones generales de funcionamiento, dentro lo que según la directora de la escuela, Jocavet Sagundo, también se construirían dos baños, pues los que existen están en malas condiciones.

Pero los baños no fueron construidos, ni las paredes reconstruidas, sólo pintadas, y el material fue reciclado, “los bajaron, los pintaron y los volvieron a colocar”, acusaron padres de familia. “Vimos que quedó material sobrante, un día ya no había cemento del que sobró y algunos botes de pintura que quedaron, más tarde pasaron ofreciéndolos en 300 pesos a vecinos, mientras que el baño que era una prioridad quedó igual que antes”, acusó la señora María Hernández.

En la primaria Profesora María Camelo Padrón, en la ranchería Buenavista Río Nuevo, Segunda Sección, la cantidad asignada por el programa Escuelas al CIEN, fue de 2 millones 800 mil pesos para mejorar la accesibilidad, áreas de servicios administrativos, espacios de usos múltiples y servicios sanitarios, entre otros.

“Los salones no fueron reconstruidos, sólo dos de ellos, los demás se pintaron y se volvieron a habilitar, nosotros vimos que quedó algo de material, pero ya no supimos más, no parece que se hayan gastado ni siquiera la mitad de lo que les dieron”, dijo don Guillermo López Bautista.

Una queja de los padres en la escuela Eugenia León Puig, en la colonia 18 de Marzo, es que durante la reconstrucción de aulas, afectaron las canchas con la mezcla de cemento y el peso de los volteos pues rompieron el piso, por lo que exigen al contratista que repare el daño que ocasionaron, lo que ha llevado a una disputa entre la empresa y los afectados y hasta el cierre de edición de este medio, no se había entregado la obra por ser los responsables de la afectación. A pesar de ello, el recurso asignado fue de 2 millones 200 mil pesos.

No hay reclamos, dice ITIFE

Sobre estos reclamos de los padres de familia, la directora general del ITIFE, María Esthela Rosique Valenzuela, aseguró que no tienen el registro de ninguna queja y dijo que han enviado a los planteles beneficiados supervisores y no han reportado ningún tipo de problema.

Rosique Velenzuela aseguró que uno de los acuerdos con los contratistas es que se les paga lo justo para que utilicen sólo material de buena calidad, incluyendo una buena pintura, “tienen que dar garantía de su trabajo para que cuando haya una reclamación tengamos a un responsable, por eso se contrató empresas legalmente establecidas, que pagan Seguro Social”, sostuvo.

Según explicó la directora del ITIFE, los supervisores de la dependencia a su cargo son los responsables de establecer los recursos que serán asignados a cada escuela, según las necesidades que hayan detectado.

El recurso llega a Finanzas y éste realiza el pago directamente a las empresas responsables de la obra, “en ningún momento el director o directora de la escuela debe tener contacto con el dinero” aseveró.

No llegan al 100

La directora general de ITIFE aseguró que no todo el recurso designado se ejerció debido a que son unos certificados de infraestructura que están en la Bolsa de Valores, por lo que tiene que haber una colocación de personas que desee invertir para que compren esos certificados y se pueda dispersar ese dinero a cada uno de los estados.

“Este año se dio una deserción en abril que fue donde nos dieron la última remesa y ahorita ya es muy difícil hacer una colocación de certificados en la Bolsa de Valores, porque estamos a finales de sexenio; es un dinero que se tiene que recuperar para la próxima administración e invertir en algún programa, es un recurso que ya estaba etiquetado para Tabasco y es un descuento en el fondo de aportaciones múltiples que le llega al estado”, señaló.

La funcionaria estatal comentó que se encuentra en cierres de la mayoría de los trabajos y en proceso 75 planteles que acaban de iniciar con el último recurso que se les autorizó de escuelas al CIEN los cuales ya están licitados y en procesos de ejecución por parte de los contratistas y aseguró que cerrarán en tiempo y forma.

“Cerramos en noviembre según las instrucciones de Finanzas y los contratistas que no se terminen están advertidos que tendrán problema porque ya no se les pagaría este año”, apuntó Rosique Valenzuela. La servidora pública declaró que en lo que va del sexenio se han atendido alrededor de 3 mil 800 escuelas con los distintos programas estatales y federales.

“Seguimos trabajando, el gobernador se comprometió a que el 80 por ciento de la infraestructura educativa del estado iba a estar atendida cuando se terminara su gobierno y esa ha sido la instrucción, ahora estamos en un 76 por ciento de planteles atendidos”, agregó.

De igual manera reconoció que habrá escuelas públicas (no se apoya a las privadas), que no estén atendidas totalmente, pues de las 4 mil 683 oficiales, sólo se atendieron 3 mil 686.

“No deben haber quedado al cien por ciento, pero algo se les hizo a las escuelas, se le remodelaron los baños, se les hizo aulas nuevas, se les dio mantenimiento a uno o dos edificios, dependiendo del tamaño de la escuela, hay escuelas chiquitas atendidas al cien por ciento”, agregó.