viernes, 19 octubre, 2018
Home / OPINION / Tabasco y el color esperanza

Tabasco y el color esperanza

 

Juan José López Magaña

 

“Al deseo, acompañado de la idea de satisfacerse,

Se le denomina esperanza”

Thomas Hobbes

 

Con la construcción de la refinería en Paraíso, la implementación de la Zona Económica Especial en el mismo municipio, el nombramiento de Octavio Romero en Pemex, el del senador electo Javier May como subsecretario en la Secretaría de Bienestar, nuevo nombre de la hoy Sedesol, la estrecha relación del hoy senador Carlos Merino Campos con el gobernador electo Adán Augusto López Hernández, al ser nombrado como enlace estatal del Gobierno Federal y otros nombramientos que pudieran darse de tabasqueños en el primer círculo del gobierno federal, el mensaje es claro, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador quiere que Tabasco tenga un nuevo renacer, que seamos como en la década de los 80 el estado más próspero del sureste, y no es que el hecho de que el Presidente de la República sea tabasqueño, es una cuestión de deuda histórica de la federación con nuestro estado, basta recordar que fue gracias al propio Andrés Manuel y su lucha contra Pemex, cómo el Estado pudo obtener enormes beneficios presupuestales al modificarse la fórmula de distribución de los recursos federales a los estados, y Tabasco por ser petrolero, obtuvo uno de los presupuestos más altos del país, a raíz de la llegada de los gobiernos panistas y el actual de Peña Nieto, los recursos disminuyeron drásticamente y la inversión se detuvo, estados como Chiapas, Veracruz, Puebla y el Estado de México, fueron los más beneficiados con esta nueva distribución, incluso ésta modificación a la fórmula provocó que el actual presidente electo y el gobierno en turno del estado, tuvieran una desavenencia  que terminaría con dos frases, la de “nos vemos a la salida” de Arturo Núñez y la “traidor al movimiento” de AMLO, con la mayoría en el Congreso de la Unión por parte de Morena, pareciera que es sólo cuestión de trámite que esa fórmula que golpeó fuertemente al estado en términos financieros y de inversión social sea modificada, pero si por alguna razón las cosas no pasan tan rápidamente como se espera, porque hasta ahora no ha habido pronunciamiento al respecto, el gobernador electo Adán Augusto López Hernández no se confía y ya ha marcado la línea de la austeridad presupuestal para afrontar el enorme reto que representa sacar al estado del atraso en el que se encuentra, Adán Augusto ha dicho en reiteradas ocasiones que gobernará de la mano del presidente, pero también sabe, que es su responsabilidad marcar las pautas en el estado, y que si la abundancia no es bien administrada, termina convirtiéndose en desgracia, por lo pronto ya anunció lo que serán los primeros cambios en su administración con lo que busca un ahorro considerable en el gasto corriente y poder reorientarlo a inversión social, no debemos olvidar que durante su campaña prometió la trasformación del sistema de salud, que actualmente está colapsado al mantenerse en un esquema centralizado, y que presentó un proyecto ambicioso y necesario de regionalización, aunado a la construcción de viviendas y otros proyectos que le permitieron mostrarse como el candidato más creíble de todos, y el resultado está a la vista.

Por lo pronto, tanto Andrés Manuel como Adán Augusto, están poniendo manos a la obra en sus promesas con la finalidad de hacerlas realidad, sin embargo, faltan los presidentes municipales electos que comiencen a delinear su esquema de trabajo, tomando en cuenta que junto a los diputados, serán los primeros en entrar en funciones, y la atención estará puesta en ellos, los últimos meses de este año, y aunque la mayoría se ha pronunciado por la reducción de salarios de los funcionarios de primer nivel, la reorientación del gasto público en inversión social, sólo Jalpa de Méndez con Jesús Selvan, el cabildo electo firmó un acuerdo de reducción de salarios, lo que les permite transitar en un tema que será trascendencia para los fines y los alcances de sus programas municipales, ya que algunos presidentes electos se están encontrando con uno que otro regidor que de labios para afuera acepta la austeridad republicana, pero que en la práctica quieren ser la excepción a la medida, afortunadamente, una golondrina no hace verano, y tendrán que someterse al mandato popular dictado en las urnas, y éste fue, que se acabe con el dispendio y los altos salarios de los funcionarios, así pues, a más de un mes de las elecciones, no podemos sino tener esperanza de que las cosas serán mejores para nuestro estado, las primeras señales así lo avizoran, y aunque falta mucho tiempo para que las nuevas autoridades asuman, es tan grande el vacio de poder que tienen las actuales, que ya prácticamente se encuentran desaparecidas rogando que termine su periodo, algunos preocupados por el desastroso papel que hicieron al frente de la administración, están pensado en abandonar el barco antes de tiempo, sin embargo, parece que las cosas no les serán tan fácil, al tiempo.

“Si Obrador la inició, que Obrador la resuelva” ésta sentencia de los años 90 del gobierno federal al tema de la resistencia civil con la tarifa justa y el “borrón y cuenta nueva” se está haciendo realidad, por lo pronto ya está el anuncio de que sí procederá, faltan los detalles de la implementación, pero, por lo pronto, ya podemos hacernos la idea de que a partir del próximo año, el tema de los adeudos a la CFE por quienes estamos en este movimiento, será cosa del pasado.

Hasta el próximo comentario, no olviden seguirnos en Twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.