viernes, 21 septiembre, 2018
Home / NACIONAL / Telereportaje: “La clave, dar la voz a todos”
Abrir micrófonos nos ha brindado apoyo y respeto: Chuy Sibilla y reconoce presiones del poder.

Telereportaje: “La clave, dar la voz a todos”

Centro, Tabasco

“Telereportaje” es un caso inusual en el país. Inició el 22 de septiembre de 1958 y ha perdurado durante 60 años. Ni programas de la legendaria XEW lograron mantenerse tanto tiempo al aire. Incluso, algunas emisiones recientes de prestigio nacional como la de Carmen Aristegui o José Gutiérrez Vivó concluyeron su ciclo por presiones del poder.

Pero “El Periódico del Aire” cumple 60 años durante los cuales cayó el Muro de Berlín y la Guerra Fría dio paso a la globalización, mientras que el sistema político mexicano pasó de un partido hegemónico a la alternancia y al arribo de la izquierda al poder.

Son 60 años que no han estado exentos de presiones del poder, de intentos de sobornos, de responsabilidad cotidiana. Así lo cuenta Jesús Sibilla Oropesa, quien habla también sobre su relación con el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador. “Esto nunca ha sido un juego para nosotros”, subraya el titular de Telereportaje, programa radiofónico que pasa todos los días por el 104.1 FM de la XEVT y que en 2013 ganó el Premio Nacional de Periodismo.

Telereportaje sigue después de 60 años en que ya suman 11 Presidentes de la República y 15 Gobernadores de Tabasco. ¿Cuál ha sido la fórmula?
Si lo dices por los gobernadores, yo creo que el secreto es no depender de la voluntad de los gobernadores, ser independientes de ellos y de todo lo que signifique la voluntad gubernamental.

Sin embargo, seguramente las presiones siempre existen.

Sí ha habido presiones. Mi padre (Jesús Sibilla Zurita) tuvo problemas con algunos gobernadores.

Con Carlos Madrazo, por ejemplo. Ya mi papá había empezado Telereportaje cuando Madrazo llega al Gobierno del Estado, entonces empieza con mucha turbulencia. Sin embargo, luego se reconcilian.

Pero así como con Madrazo empezó mal, con otros gobernadores en algún momento tuvo sus diferencias que fueron de alguna manera superadas. Y en el caso de nosotros, pues igual. El que es gobierno está sujeto a la crítica y algunos tienen la piel más delgada y no les gusta la crítica, y entonces ahí vienen cosas que luego son presiones, pero bueno, es no dejarse amedrentar ni apantallar, tú tienes tu espacio como gobernante y yo el mío como comunicador, nos respetamos y vamos caminando.

¿En la relación de Telereportaje con el poder se habla con sutileza o con palabras ásperas?
No se necesita ser grosero para decir lo que se tiene que decir. En mi caso, yo recuerdo que uno de los momentos fuertes fue con Salvador Neme, a quien tuve que ir a decirle algunas cosas, no con un lenguaje incorrecto pero sí firme y serio. Y la otra vez fue con Roberto Madrazo, en la que también fui muy firme y contundente con lo que le tenía que decir, era la segunda vez que habían tomado la XEVA, donde teníamos antes nuestra casa y por supuesto Telereportaje, lo habían tomado y esa vez estuvo un poco fuerte, pero sin insultos y sin una sola palabra altisonante, con seriedad, con franqueza, con fortaleza, defendiendo lo que yo creía que debía defender.

¿Salvador Neme y Roberto Madrazo quisieron tener injerencia en Telereportaje?
La de Salvador Neme no te voy a decir qué pasó, por su memoria. Lo de Roberto Madrazo fue por la toma del programa, que él me dijo: yo no fui, yo no estaba ni aquí, fue la sociedad civil, yo no sabía lo que estaba pasando, pero honestamente yo creía que debía estar enterado de eso el Gobernador.

¿En general han sido respetuosos los gobernantes de Tabasco con Telereportaje, tolerantes por lo menos?
De forma directa sí, pero de forma indirecta tienen sus maneras, tienen sus amanuenses, su manera de mandarte mensajes. Unos son más sutiles, otros son más burdos. Pero yo creo que ha habido en su mayoría bastante respeto.

¿Cuál consideras que es la fuerza de Telereportaje, que le ha permitido estar 60 años al aire?
Ser objetivos, ser veraces, ser serios, estar siempre del lado de la gente, no en una defensa a ultranza sino permitir que la gente se exprese. Entonces, por un lado tienes el apoyo de la gente que te escucha, que está pendiente y por el otro lado tienes el respeto, te das a respetar. Esto nunca ha sido un juego para nosotros, ha sido algo serio desde que mi padre estaba al frente del programa.

¿Es constante la pugna entre poder y libertad de expresión?
Yo tengo claro que debo ser equilibrado, equitativo, tengo que darle espacio a todos. Hubo quienes me decían: oye pero vas a darle espacio a la oposición, ¡cuidado! En mi caso fui poco a poco abriendo y me di cuenta de que se podía caminar. En aquellos tiempos de férreo control de gobierno una vez entrevisté a Andrés Manuel López Obrador y esa vez sí hubo toda serie de presiones, fue muy difícil, igual con el conflicto con Madrazo, hablaron para amenazarme, gente que simpatizaba con Roberto Madrazo, hablaban para amenazarme que iban a invadir el rancho, que iban a quemar la casa, etcétera.

¿Amenazas de muerte, incluso, Chuy?
Veladas, sí, veladas, pero a ver, tienes ahí que sacar valor. Me preguntaban: ¿no tienes miedo? Sí tengo miedo, pero me lo aguanto, yo tengo un compromiso y si se animan a hacerme algo, caray, deberá ser muy importante lo que estén defendiendo como para que cumplan ese tipo de amenazas.

¿Cuál consideras que era el temor de que abrieras los micrófonos a otras voces?
Porque se hacía mucho ruido, y como la mayoría de los medios estaba cerrado, solamente aquí se escuchaba todo esto. Entonces, cuando empiezas a hacer ese tipo de ruidos estás afectando todo lo que estaba acomodadito, las reglas no escritas, porque antes no se develaba ningún secreto, eran escuchados a gritos pero nunca en algún medio de comunicación.
Y el poder realmente ejercía el poder.

Sí, efectivamente lo hacían, unos con más fuerza, unos con más delicadeza, con más estrategia, pero todos ejercían el poder.

¿Han intentado sobornarte?
Sí, pero no te voy a decir quién, sí, me llegaron con un paquete de dinero en una ocasión y alguna insinuación por ahí, sí.

Abrir el micrófono, hablarle a la gente, implica una gran responsabilidad.

Tienes que saber que esto es una gran responsabilidad, antes de que sea negocio, poder, fama, antes de que puedas situarte en primer lugar, antes está el compromiso que tienes con la verdad, la objetividad con la gente que te está escuchando o que te está viendo.

El tema de López Obrador es inevitable. Tú decías hace poco que ahora todo mundo lo quiere entrevistar, pero hubo una época en que nadie quería hacerlo. Telereportaje le abrió los micrófonos. ¿Esto da satisfacción, abre una expectativa?
Me da la satisfacción de que hice lo correcto, no porque haya ganado la Presidencia, pudo haber fracasado en su tercer intento, sino porque hice lo que debí hacer: permitir que una persona que quería y tenía que decir algo, lo hiciera. Hay quienes me dicen: es que tú fuiste el principal promotor de Andrés Manuel. Yo no fui promotor de nadie. Hoy mismo hay cosas en las que estoy de acuerdo y en otras que no con Andrés Manuel.

¿En algún momento López Obrador te ofreció ser candidato al Gobierno de Tabasco?
La primera vez fue al Senado por la vía plurinominal, iba segurito, fue cuando también se la ofrecieron al ingeniero Octavio Romero Oropeza, él si la aceptó, de hecho yo presento a Octavio y Andrés Manuel, ellos no se conocían, y desde que los presento parece que hicieron click, se identificaron plenamente y han caminado muy juntos. Luego fue lo de ser candidato al Gobierno de Tabasco. Le dije en las dos ocasiones que no. Yo no creí nunca que fuera mi vocación ser político.

¿Cómo se ve a Andrés Manuel desde Telereportaje?
Es un hombre tenaz, incansable, de ideas fijas. Un día me dijo mi papá que le preocupaba Andrés Manuel. Y le digo: ¿por qué? Es un idealista como yo y a los idealistas no les va bien, me dijo. Creo que es un idealista que se ha convertido en un hombre pragmático para alcanzar el triunfo en la política.

¿Quizá desde la Presidencia quiera ejercer algún tipo de presión?
Pero ese será su problema y el de nosotros será dejarnos. Sí, él tiene la piel muy sensible, pero si se mete con la prensa, la prensa le va a responder y le va a decir lo que le tenga que decir.

¿Qué sigue para Telereportaje?
Seguir trabajando y hay que seguir actualizándonos, sin dejar la esencia del programa, adaptándonos a los nuevos tiempos.