sábado, 20 octubre, 2018
Home / GOBIERNO / Un año después; setab, omisa por daños del 7S
Son al menos 75 planteles inoperantes, de los cuales, la federación no tiene conocimiento pues sigue el proceso de evaluación.

Un año después; setab, omisa por daños del 7S

Por Flor García Morales
@FlorGarciaMora1

Aunque afortunadamente los daños en Tabasco por los sismos de 2017, fueron pocos, considerando el impacto que tuvo en otros estados como Oaxaca o la Ciudad de México, sí hubo afectaciones en algunas escuelas que actualmente padecen por las condiciones en las que se encuentran.

Al menos 75 escuelas de nivel básico no han sido reparadas, a pesar de las repetidas solicitudes, convertidas en reclamos a las autoridades educativas, ya que muchas de ellas como el caso de la escuela Artículo 123, de la colonia Heriberto Kehoe, la Leona Vicario y otras primarias de la ranchería Acachapan y Colmena segunda sección del municipio de Centro no están en condiciones para que los menores puedan recibir clases, incluso la propia Secretaría de Educación Pública (Setab) las ha declarado inoperantes.

A decir de los propios padres de familia, esto tiene una explicación: la Setab tardó en dar a conocer los resultados de las evaluaciones de los inmuebles o incluso, ni siquiera las reportó, es decir no buscó el apoyo de la federación para la restauración de las escuelas afectadas.

Según información obtenida vía Transparencia, el enlace en la Subsecretaría de Planeación y Evaluación ante la Unidad de Transparencia de la Setab, a un año de estas afectaciones aún se encuentra pendiente la evaluación y conciliación por parte de los ajustadores establecidos por el Gobierno Federal para determinar el monto económico de los daños generados en las escuelas que reportaron afectaciones.

En octubre de 2017, un documento emitido por la Dirección de Programas Especiales de Inversión, de la Subsecretaría de Planeación y Evaluación de la Setab, respondió que tenían mil 70 escuelas reportadas con daños por los sismos de los días 7 y 19 de septiembre, para lo cual, el programa federal Escuelas al CIEN destinaría una cantidad de 56 millones 150 mil pesos, sin embargo, aún estaban en proceso de “valuación de daños”, por lo que no especificaron a cuánto ascendían tales afectaciones.

Para 2018 la respuesta de la misma dependencia fue la siguiente: “Se encuentra pendiente la evaluación y conciliación por parte de los ajustadores establecidos por el Gobierno Federal, a fin de determinar el monto económico de los daños generados en las escuelas que reportaron afectaciones…”. En contraparte, la Oficialía Mayor (OM) de la SEP informó que Tabasco no solicitó declaratoria de desastre natural por los sismos.

Según estos documentos, en términos del artículo 5° de la Ley General de Infraestructura Física Educativa (LGIFE) se establece que la aplicación y vigilancia del cumplimiento corresponde a las autoridades en materia de infraestructura física educativa de la federación, de los estados, municipios y del Distrito Federal, en el ámbito de sus respectivas competencias constitucionales y las señaladas en la Ley General de Educación, los recursos destinados del FONDEN como del Programa Escuelas al CIEN que se aplicarán para atender la infraestructura física educativa que sufrió daños derivados de los sismos antes mencionados se encuentran bajo la instrucción y aplicación de las Entidades Federativas.

El Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED), señaló que dentro de esta página  http://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx/es/PTP/fuerzamexico, se encuentra el registro de los inmuebles, entre ellos escuelas afectadas a nivel nacional, pero en esta lista no hay ninguna escuela de Tabasco.

El presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, José Atila Montero Acosta, recordó que, tras los estudios realizados por Protección Civil a la infraestructura educativa dañada, las autoridades se habían comprometido con destinar recursos por el orden de los 62 millones de pesos para su rehabilitación, sin embargo, hasta ahora nada ha sucedido.

“Nosotros como padres hemos decidido habilitar otras instalaciones para que los niños no corran peligro, ya entendimos que las autoridades actuales no van a hacer nada por estas escuelas, por ello determinamos llevar en unos días más nuevamente nuestra petición para que se atiendan las escuelas afectadas, pero sabemos que lo que están haciendo es buscar heredar estos problemas a la nueva administración, ellos ya van de salida”, señaló Montero Acosta.

Ignoran llamados

Un ejemplo, es el caso de la escuela Artículo 123, donde los padres de familia se manifestaron en el interior de la Setab, denunciando que no existe un dictamen que especifique que esta escuela haya resultado afectada por el sismo.

Tras los reclamos, el director de la escuela, Leonel Córdoba Escalante, dio a conocer que desde el día siguiente del evento sismológico, notificó a la Secretaría de Educación sobre los daños, sin embargo, la dependencia a cargo de Ángel Solís Carballo ignoró los hechos.

Ante esto, el director señaló que reportó las afectaciones ante el Instituto Tabasqueño de la Infraestructura Física Educativa (ITIFE), en donde aseguró, sus documentos fueron igualmente ignorados.

Previo al cierre de esta edición, los padres de familia informaron a Revista Grilla que suspendieron al director y la Setab nombró a una directora sustituta; además de mantener vigilados tanto el plantel dañado como el edificio del departamento de jubilados de la Sección 44 de Pemex, que sirve como escuela provisional. También que la Secretaría de Educación prometió un convenio con Pemex, para echar a andar el proyecto de reconstrucción.

Ya no hay recursos: ITIFE

No obstante, la directora del ITIFE, María Estela Rosique Valenzuela, dijo a Grilla que, tras los sismos, se recibieron quejas de afectaciones de alrededor de mil escuelas, en donde aseguró se enviaron supervisores, según los cuales no es que tuvieran daño estructural.

“Solo alrededor de 10 escuelas fueron las que resultaron con problemas, de las cuales algunas eran del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), esas no las atendemos nosotros, otras escuelas de donde se quejaron tenían una cuarteadura en el aplanado”, señaló la funcionaria.

Rosique Valenzuela reconoció que, tras este evento, lo que ocurrió es que “ya no había recursos”.

“Fue el año pasado, ya no había manera de conseguir recursos para rehabilitarlas, este año menos y del programa de Escuelas al CIEN no podía ser porque vienen etiquetadas desde el 2015, no teníamos la manera de atenderlas, pero los niños se canalizaron a otras escuelas”, señaló la directora del ITIFE.