lunes, 28 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Abandonado puerto de Frontera
A pesar de la firma de convenios con Pemex para impulsar el desarrollo regional, la terminal marítima aún está lejos de convertirse en el detonador económico del municipio de Centla, y mucho menos de Tabasco.

Abandonado puerto de Frontera

 

MARIEL ARROYO

 

Que Frontera sería un gran centro de apoyo logístico para Pemex, y un enclave de negocios internacionales que concentrará recursos millonarios en proyectos que detonarán el desarrollo de la región: hasta ahora son puras promesas.

 

Frontera debería estarse convirtiendo en un centro que ofrezca servicios de transportación y hospedaje para los empleados de las petroleras, además de bancos, oficinas y centros de entretenimiento. Pero ni siquiera se ha empezado por lo más inmediato: darle mantenimiento a la carretera Villahermosa-Ciudad del Carmen en el tramo Ocuiltzapotlán-Frontera, y desazolvar el canal de navegación del puerto para aumentar el calado de los barcos que pueden encallar.

 

Sueño de barcos y hoteles

 

En diciembre de 2013 se firmó un acuerdo marco con Pemex para impulsar el desarrollo regional, que incluía entre sus objetivos consolidar el Puerto de Frontera, ya que frente a las costas tabasqueñas hay 74 plataformas petroleras que demandan productos y servicios para sus actividades y personal. Frontera está a 38 kilómetros de los campos marinos, mientras que Dos Bocas, Paraíso, está a 78 y El Carmen, Campeche, a 86 kilómetros.

 

Entonces, el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo (SDET), David Gustavo Rodríguez Rosario, resaltó que en el diseño del programa en coordinación con Pemex se invertirían más de 46 millones de pesos. Primera promesa.

 

Por su parte, José del Carmen Rodríguez Vera, coordinador del Grupo Multidisciplinario de Administración y Asuntos Externos y Comunicación de la Subdirección de Producción, Región Marina Suroeste de Pemex Exploración y Producción, anunció que se realizarán obras de beneficio mutuo en Paraíso y Centla por el orden de 2 mil 500 millones de pesos.

 

La intención de Pemex era obtener la cesión parcial de derechos de la Administración Portuaria Integral (APITAB) para hacer extraer 300 mil metros cúbicos de arena para desazolvar la terminal y construir escolleras. Segunda promesa.

 

En julio de 2015 se dio a conocer que el proyecto de Puerto Frontera contempla iniciar con 311 hectáreas, que se compraron con la empresa Arcadis. En él, se consideraron 18 terminales marítimas y cuatro instalaciones portuarias para poder recibir buques petroleros de hasta 70 metros de ancho por 366 de largo, que se sumergen hasta 15 metros en el agua dentro del canal. Para ello, la Asociación Público Privada debía consolidarse a finales de 2015, misma fecha en la que podrían iniciar los trabajos. Hasta ahora, nada.

 

En agosto de 2015, Rodríguez Rosario se fue de gira a Asia con Juan Pablo Vega Arriaga, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo y empresarios tabasqueños. Como resultado de la promoción, en septiembre de ese año vinieron representantes de la empresa Jurong International, de Singapur, que se comprometió a presentar al Gobierno de Tabasco en el mes de octubre una propuesta para participar en el financiamiento y desarrollo del Proyecto del Puerto de Frontera y otra empresa del mismo país, Keppel, prometió una propuesta para construir un astillero. Las propuestas no llegaron.

 

Puros cuentos chinos

 

Entonces también vino una empresa china, Sinopec Refining and Chemical Corporation, interesada en instalar una refinería en dos años en Centla. Nada se ha vuelto a saber al respecto, porque Sinopec no ganó los campos licitados en la ronda 1.2. Fue la italiana ENI la que se adjudicó un contrato de extracción de hidrocarburos en aguas someras del litoral tabasqueño.

 

Lo único que se ha firmado hasta la fecha es el contrato de promesa de compra venta entre el Fideicomiso para el Desarrollo Industrial de Tabasco (Fintab) y la empresa mexicana Naviera Integral S.A. de C.V., en octubre de 2015.

 

Entonces, Naviera Integral se comprometió a desarrollarán proyectos vinculados con la actividad marítima portuaria, entre ellos un astillero para reparación y mantenimiento de barcos de gran calado en un predio de 20 hectáreas. Juan Pablo Vega Arriaga, el director general de Naviera Integral que acompañó a David Gustavo Rodríguez Rosario a Asia dos meses antes, agradeció las facilidades brindadas para concretar una inversión inicial de 30 millones de dólares con la que se generarán 200 empleos directos. Pero a la fecha nada de esto ha iniciado todavía.

 

Ante la lentitud de los avances, el director de la Administración Portuaria Integral de Tabasco (APITAB), Roberto de la Garza Licón –quien llegó a ese cargo de la mano del entonces Secretario de Comunicaciones y Transportes, José Antonio De La Vega Asmitia en enero de 2015– se vio obligado a manifestar el 8 de marzo pasado que el proyecto del Puerto de Frontera no fue afectado por la crisis del precio del petróleo y que en una semana se darían a conocer los nombres de las empresas interesadas en invertir.

 

Pero aunque ha habido negociaciones, ningún anuncio se ha hecho formal, lo que pone en riesgo su promesa de que el banderazo de operaciones para la construcción de escolleras, dragados, construcción de muelles, terminales, patios y edificios se daría a más tardar en 2018. El proyecto, dijo De la Garza Licón, ascendería a los 6 mil millones de pesos. Una promesa más.

 

Planta industrial en ruinas

 

Junto al pequeño puerto de la APITAB donde descargan pequeñas embarcaciones pesqueras que abastecen el consumo local se encuentran las ruinas de lo que fue la Planta Industrial Pesquera Tabasqueña, que llegó a tener capacitad para procesar 600 toneladas de camarón y contaba con tres cámaras de conservación. Entonces, eran decenas de embarcaciones organizadas en las cooperativas pesqueras las que tenían trabajo seguro. De acuerdo con la Asociación Ecológica Santo Tomás, se estima que en 1988 la Planta llegó a obtener 800 millones de pesos de ganancias por la venta de camarón procesado. Algo difícil de creer casi 30 años después.

 

 

Bajo investigación del OSFE, Contraloría y la FGE

 

En cuanto al manejo financiero, presupuestal y de control interno, no todo es transparente ni está en orden, ya que el Organo Superior de Fiscalización (OSFE) del Congreso del Estado realizó dos auditorías sobre el ejercicio 2014 de la Administración Portuaria Integral de Tabasco, en las que determinó 23 observaciones.

 

Por su parte, la Secretaría de la Contraloría llevó a cabo una auditoría, en la que determinó 19 observaciones. A parte, la Contraloría hizo otras 23 observaciones en auditorías específicas, de evaluaciones trimestrales, arqueos y otras.

 

Además, la Secretaría de la Contraloría tiene abiertos 13 expedientes contra ex funcionarios y empleados de la API, entre ellos, dos contra el actual subgerente de administración, Oscar Omar de Dios Naranjo; tres contra Lluvia Salas López, ex subgerente de operaciones; dos más contra Raciel Orestes de la Cruz, ex subgerente jurídico; otros dos contra María Antonia Quintero Jiménez, ex jefa de recursos materiales y uno contra Ulises Pérez Ramos, ex subgerente de administración.

 

Además, la Fiscalía General del Estado (FGE) ha interpuesto diez demandas penales contra ex funcionarios y empleados de la API, entre ellos los ya mencionados Oscar Omar de Dios Naranjo, Raciel Orestes Cruz de la Cruz, Lluvia Salas López y María Antonia Quintero López, Ulises Pérez Ramos, quienes figuran en los expedientes AP-CE-301/2013, AP-CE-429/2013, AP-CE-564/2013, AP-CE-681/2013, AP-CE-689/2013, AP-CE-690/2013, aunque se desconoce los motivos de la investigación.

 

Recursos de la API Tabasco

 

4 millones

230 mil pesos, presupuesto ejercido en el primer trimestre de 2016

 

9 millones

543 mil 626 pesos, valor de la relación de bienes muebles e inmuebles

 

Posesiones de la APITAB:

– 7 cámaras inteligentes de $29,000 c/u

– 1 camioneta Chrysler Aspen de $400,000

– 1 pipa de agua Road King de $400,000

– 1 lancha con motor de $243,130

– 1 boya de recelada para el acceso al canal de navegación de $510,000

– 1 predio ubicado en el ejido Rovirosa de $3’750,000

– 1 predio de la calle Sánchez Magallanes de $2’061,000

– Además, tienen refrigerador, licuadora y microondas

 

Lo que ganan directivos:

– $73,000 gana Roberto de la Garza Licón, director general

– $26,820 gana Francisco Jiménez Ruiz, subgerente Jurídico

– $19,000 gana Oscar Omar de Dios Naranjo, subgerente de Administración

– $19,000 gana Francisco Jiménez Ruiz, subgerente de Informática

– $16,900 gana Jorge Antonio Güemes Ruiz, subgerente de Operaciones

– $16,900 gana Gilberto León Hernández, subgerente de Ingeniería

– $15, 551 gana Guadalupe Pérez León, jefa de Recursos Materiales

– $15,800 gana Angel Mata Contreras, jefe de Recursos Financieros

 

Fuente: Transparencia.

 

 

En agosto de 2015, funcionarios de la SDET, empresarios tabasqueños y el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, se fueron de gira de promoción a Asia, sin ningún resultado a la fecha.

 

En septiembre de 2015 vinieron representantes de la empresa Jurong International, de Singapur, que prometieron presentar diversos proyectos de inversión al Gobierno de Tabasco, pero hasta la fecha no han regresado.

 

La intención de Pemex era obtener la cesión parcial de derechos de la APITAB para hacer extraer 300 mil metros cúbicos de arena para desazolvar la terminal y construir escolleras, otra de las promesas incumplidas.