jueves, 24 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / ¡ALERTA! Violencia ronda las escuelas
Al menos 17 casos de bullying y/o portación de armas se han registrado en centros escolares de Centro, Cárdenas, Nacajuca, Paraíso y Tenosique, revelan estadísticas oficiales.

¡ALERTA! Violencia ronda las escuelas

Por Mariel Arroyo

El incidente ocurrido hace unos días en la Secundaria Técnica número 9, en esta ciudad capital, Villahermosa, donde una estudiante sacó a relucir un arma blanca y amenazó a varios de sus compañeros, ciertamente es un caso “aislado” que enciende las alarmas en padres de familia y autoridades, sin embargo, no es el único.
Así lo revelan estadísticas oficiales sobre casos en que estudiantes de diferentes niveles educativos han sido sorprendidos portando diferentes tipos de armas, lo mismo en la capital del estado que en municipios de la chontalpa, la costa o los ríos.
De acuerdo con información de la Secretaría de Educación, los problemas por bullying y/o portación de armas por parte de estudiantes son más graves en el municipio de Centro, donde hay registrados un total de 17 casos en los que se presentó la queja formal. Las escuelas donde más se han registrado incidentes son las primarias Mercedes Ortíz Santamaría y Tabasco Avanza, con dos quejas iniciadas en cada una.
De la misma forma hay casos en el municipio de Cárdenas, donde se presentaron otras dos quejas, en tanto que en Nacajuca, Paraíso y Tenosique, existe al menos una queja formal registrada en cada localidad.
Como en otras situaciones, las autoridades están conscientes de que podrían existir muchos casos más, sin embargo, precisan que al no existir quejas de por medio no pueden confirmarse.

Un fenómeno creciente: especialistas

Y es que a raíz de los lamentables hechos de violencia escolar recientemente ocurridos en Monterrey, la atención se volcó hacia los más jóvenes, aunque a decir de psicólogos y terapeutas, es frecuente recibir a pacientes que han llevado navajas a la escuela, que tienden a lesionarse a sí mismos o están envueltos en la espiral del acoso escolar.
“En la consulta, quienes atienden a niños y adolescentes esto es común, que un consultante te diga que ha llevado a la escuela un arma blanca y ha querido dañar a alguien. Afortunadamente aquí no ha pasado”, dijo el psicoterapeuta Julio Sarracino Pérez.

El especialista recomienda a los padres estar alertas ante cambios de comportamiento de sus hijos, lo que podría delatar situaciones de bullying o cutting -que es cuando los menores se cortan la piel a sí mismos- o la influencia de compañías negativas.
En opinión del psicoterapeuta, es importante abordar en familia situaciones como la de Monterrey -donde un menor disparó contra su maestra y sus compañeros-, no con morbo, sino para hablar con los hijos y saber qué les está pasando.
“Los padres deben identificar qué es lo que no están haciendo bien para evitar que se conviertan en familias disfuncionales, o por lo menos detectar si hay riesgos y en base a ello actuar a tiempo”, expresó Sarracino Pérez.

Los focos amarillos se pueden encender, dijo, si un menor ha dejado de ser atento, si de pronto empieza a usar palabras altisonantes de manera continua, si está teniendo conversaciones que no quiere que escuchen, si ha dejado de tener horarios continuos, come de más o de menos, fuera de sus horas,  ha dejado de dormir o lo hace demasiado.
“Si ha pasado de usar ropa ligera a cubrirse mucho, o no quiere quitarse una prenda o accesorio, es posible que esté practicando el cutting”, alertó.
Desde el enfoque de la psicoterapia humanista, Julio Sarracino subrayó que una de las mayores dificultades es que al interior de la familia no se dan vínculos amorosos, “a veces las relaciones son insanas, hay poca comunicación o la que se da es negativa”, destacó.

Para crear verdaderos vínculos entre padres e hijos, es necesario que compartan tiempo de calidad y en cantidad, sostuvo el Psicoterapeuta.

Para unir más a la familia y reducir riesgos de fractura, “podemos crear actividades al interior del hogar, hacer una pijamada, tarde de cine, acampar al interior del hogar, así vivan en un espacio muy pequeño, se pueden crear actividades de convivencia”, abundó el especialista, quien considera que la transmisión de valores debe darse sobre todo con el ejemplo.

En caso que se detecten problemas con un menor, ya sea que porta un arma, drogas o alcohol, o su comportamiento cambió en poco tiempo, lo recomendable es hablar con él y escucharlo.
En ese sentido, el Psicoterapeuta recomendó no utilizar discursos de más de cinco minutos porque los jóvenes se bloquean y ya no escuchan; es importante reconocer los errores si el hijo argumenta o expone algo de lo que los padres no se habían dado cuenta. Además de brindarle confianza, hay que evitar agredirlo. Y si con esto no es suficiente, es necesario acudir con un profesional de la salud mental porque a menudo se requiere hacer un trabajo familiar, precisó.

Más que mochilas: iglesia

Para el Obispo de Tabasco, Gerardo de Jesús Rojas López, la atención de los problemas que hoy manifiesta la juventud “no es solamente de revisión de mochilas, sino de revisión de la vida interior de cada hijo, la vida interior de cada papá, de cada mamá, que sean conscientes que tener un hijo es un don, pero es también una tarea, una gran responsabilidad”.

Reconoció que saber escuchar es una tarea que también toca a la Iglesia, y recomendó a los jóvenes acercarse a los grupos de monaguillos, además del Movimiento Arcoíris, que es de adolescentes, o el movimiento de San José Sánchez del Río, y otros en los que desde la fe se procura formar conciencia de una vida sana, una vida interior sólida, donde se sientan amados e integrados en el sistema social.

“En una familia Dios está. Es tarea de las familias crear la paz, sobre todo si hay un ambiente de tensión, de molestia y de ofensa que poco a poco va creciendo”, dijo.
Y el Obispo agregó: “cuando no tenemos un corazón limpio no vemos a Dios, y si no vemos a Dios no vemos al hermano, no vemos que estamos dañando y lastimando”.

 

Miedo en Técnica 9

Sucedió a primera hora del día, cuando los alumnos entraban a la escuela a las seis de la mañana. De pronto, hubo jovencitos corriendo. “Unas amigas entraron al salón asustadas”, recuerda Rebeca, de primer año, sobre ese jueves 2 de febrero.

Su compañera, de segundo grado, sacó un cuchillo en el salón de clases. Tras el incidente, los prefectos se encargaron de que todos los estudiantes entraran a su salón, que no hubiera nadie en los patios ni en el baño. “Nosotras queríamos ir al baño a chismear, pero la maestra nos dijo que no podíamos”, dice Rebeca.

Ella asegura que los niños que corrían en el receso ya no lo hacen. Están asustados. Será por eso, o por exceso de imaginación, que se esparcen rumores, como que la niña se reía con el cuchillo en las manos o que tenía pleitos con compañeros de otro salón. Quién sabe cuántas cosas más no se dirán en los pasillos de la escuela.

Lo que sí es cierto, es que los padres de familia de todos los alumnos fueron citados el martes 7 para acudir a una reunión. Las autoridades consideran necesario hablar con todos ellos.

Según informó el subsecretario de Educación, Antonio Solís Calvillo, la menor recibe atención psicológica por parte de la Secretaría de Salud y no se presentó ningún cargo contra ella.

 

PREVENSIÓN

Redes sociales, con límites

Las redes sociales no son malas, pero hay que saber usarlas. En eso coinciden Iglesia y especialistas.

El Obispo Gerardo de Jesús Rojas consideró que herramientas como Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat son como una espada de doble filo.

“Las redes sociales son para una comunicación, que se convoca y que es buena, incluso para evangelizar; pero también hay un riesgo cuando no las sabemos utilizar. A mí me dan un cuchillo para preparar el alimento, me sirve mucho para cortar el tomate o la cebolla, pero si con ese cuchillo agredo a alguien, ya se perdió la finalidad. Usar bien las redes, utilizarlas para evangelizar, son formidables, pero hay ese riesgo. Es un llamado a todos a saber utilizar las cosas para lo que son, para el bien, siempre”, declaró.

Por su parte, el psicoterapeuta Julio Sarracino retomó la frase de Facundo Cabral “no estás deprimido, estás distraído de la vida que te puebla” para ejemplificar el problema. “Si un niño, adolescente o adulto incluso, está todo el día y hasta deshoras de la noche en redes, va a generar que crea que todo lo que ve es cierto, están viviendo prácticamente en una realidad alterna”, dijo

Así, las personas se olvidan de convivir con sus iguales y de practicar deportes. Por eso es importante que los padres no les den a sus hijos una tableta o un teléfono para que se eduquen o no los molesten, afirmó.

Si es necesario mantener comunicación por una situación especial, se les puede dar un teléfono en el momento, pero no para que lo tengan de manera permanente. Antes de darles un dispositivo conectado a Internet, los padres deben ir midiendo la madurez del niño, ver que el adolescente no sea una persona coaccionable, consideró.

“La recomendación es que no haya televisores en las recámaras, lo recomendable es que haya un solo televisor en una casa y que todos en familia negocien qué es lo que van a ver. Lo recomendable es que los chicos no tengan tabletas o teléfonos móviles en casa, sino que haya una computadora de escritorio y que esté en un lugar visible, en el comedor o la sala. No es que el padre esté atrás viendo con quién habla todo el tiempo, pero puede voltear a ver en algún momento. Una tableta o un teléfono se le da y se convierte en un bunker; el niño no está en la calle, no se está drogando, no está delinquiendo, sin embargo, en las redes puede contactar con personas insanas”, advirtió el psicoterapeuta.

 

Violencia escolar…

Casos de bullying y/o portación de armas en escuelas de Tabasco:

Centro 17
Cárdenas         2
Nacajuca         1
Paraíso            1
Tenosique       1

 
¡Atención!
Si observa alguno de los siguientes comportamientos en sus hijos, ¡ocúpese de ellos!

– Si de pronto deja de ser atento
– Si anda notablemente distraído

– Si empieza a usar palabras altisonantes
– Si sostiene charlas a escondidas
– Si como más, menos o fuera de sus horas
– Si deja de dormir o duerme demasiado

– Si dejar de usar ropa ligera y se cubre mucho
– Si no quiere quitarse una prenda o accesorio

 
“Quienes atienden a niños y adolescentes es común que un consultante te diga que ha llevado a la escuela un arma blanca y ha querido dañar a alguien. Afortunadamente aquí no ha pasado”
Julio Sarracino Pérez

Psicoterapeuta

 

“Para terminar con la violencia escolar no basta son solo revisar las mochilas. Hay que revisar la vida interior de cada hijo, de cada papá, de cada mamá, que sean conscientes que tener un hijo es un don, pero es también una tarea, una gran responsabilidad”

Gerardo de Jesús Rojas

Obispo de Tabasco