viernes, 14 agosto, 2020
Home / TABASCO / ALERTAN POR EL USO DEL DIÓXIDO DE CLORO
Lo están comercializando como cu­ra efectiva contra el covid, pero su efecto es venenoso en el cuerpo.

ALERTAN POR EL USO DEL DIÓXIDO DE CLORO

El dióxido de cloro lo ofrecen co­mo una forma de “curar” el coro­navirus o también como medida de protección.

“Si no tienes Covid-19, no te va a pasar nada, y si lo tienes, te vas a curar”, le aseguraron a Carmen cuando le vendieron un frasco de dióxido de cloro, producto que se ha anunciado como la cura contra el coronavirus.

Tenía sospechas de haber­se contagiado con el virus, pero creyó que con el remedio que le habían recomendado se recuperaría. No fue así. Lo tomó por cin­co días y junto con los síntomas asociados al Covid, desarrolló mareos, vómito y diarrea.

“Yo pensaba: Si esta cosa está curando, ¿entonces por qué me siento mal?”, recuerda la mujer de 38 años, quien compró un bote de un litro y medio por 450 pesos.

Problemas renales, cardiovas­culares o del hígado, son algunas de las consecuencias que pue­de ocasionar el uso de dióxido de cloro, el cual está prohibido por la Secretaría de Salud federal, pa­ra tratar la enfermedad del Covid.

Así lo advirtió Luis Alberto Druvaliet de la Cruz, médico del área de Medicina del Trabajo en el hospital de Pemex, quien ma­nifestó que se trata de un produc­to para desinfección y dañará el cuerpo humano en la medida de la aplicación de la dosis.

“En la medida de las dosis, es la toxicidad. Es un producto que se usa para desinfección. No porque sea desinfectante puede usarse para consumo humano. Piensan que porque el cloro que destruye cualquier partícula, tie­ne que ser ingerido o que pueda ser una cura. Las personas lo ha­cen en diluciones muy escasas. Pero si son mal preparadas, de ser un placebo, pararía a ser un veneno”, expresó.

FALTA EVIDENCIA

El dióxido de cloro se ha popu­larizado en los últimos meses, pero su comercialización como su supuesto tratamiento contra diversas enfermedades y afec­ciones, como la diabetes, el au­tismo, el sida y el cáncer, existe desde hace más de una década.

El doctor Druvaliet sostiene que en todo el mundo se le quie­re atribuir funciones curativas, pero no es cierto.

“En Cárdenas hay gente que lo está comercializando, incluso me lo ofrecieron para venta, pero les dije que no, porque no entre­garé a mis pacientes con covid”, expresó.

RIESGO MORTAL

La Administración de Alimen­tos y Medicamentos de Estados Unidos, advirtió desde el 2010 sobre el consumo de productos de dióxido de cloro, en abril de este año publicó los efectos ad­versos de las personas que ingi­rieron la sustancia, como insufi­ciencia respiratoria; cambios en la actividad eléctrica del corazón y baja presión arterial mortal.

Cabe señalar que la Secreta­ría de Salud federal ha prohibido el uso, no solamente del dióxido de cloro, sino del arbidol, oselta­mivir, ivermectina, nitzoxanida, factor de transferencia, colchici­na, antioxidantes, nanomolécu­las de cítricos, inmunoglobulina intravenosa, además de interfe­rones, porque son dañinas para la salud de las personas y podrían ocasionar la muerte.