sábado, 19 septiembre, 2020
Home / TABASCO / AQUEJA LA HIPERTENSIÓN A LOS POLICÍAS

AQUEJA LA HIPERTENSIÓN A LOS POLICÍAS

Además de los cinco policías contagiados y otros 19 que se encuentran como sospechosos de coronavirus, la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSYPC), tiene un 28.5 por ciento de su fuerza la­boral diagnosticados con hiper­tensión, diabetes y enfermeda­des del corazón.

Según el último reporte de la Encuesta Nacional Policial del INEGI, la SSYPC de Tabasco tiene mil 65 uniformados diag­nosticados con hipertensión, 881 con diabetes y 146 padecen enfermedades del corazón.

Por disposición, quienes per­tenezcan a estos grupos vul­nerables en el sector público o privado de actividades no prio­ritarias, deberían laborar desde sus domicilios, pero en el caso de la seguridad pública no ocurre así, porque ésta es considerada una actividad prioritaria.

LA DISPOSICIÓN

“Lo único que nos dicen es que guardemos la sana distancia, pero apenas y les dan a los po­licías cubrebocas. Ellos están en contacto con la gente en los parques, en las calles, porque tienen que decirles que se que­den en casa, pero los policías también están en riesgo y más los compañeros que padecen enfermedad crónico degenera­tivo”, expresó Alejandro de la Cruz Hernández, Ciudadanos, Sociedad y Uniformados en Ac­ción A.C.

Alejandro de la Cruz mani­festó que la mayoría de los uni­formados ganan entre los 3 mil 800 y 4 mil pesos. Es un recur­so insuficiente para estar com­prando mascarillas o mantener gel antibacterial en las patru­llas, pues hay elementos que ni cubrebocas usan.

De acuerdo a cifras oficiales, Tabasco cuenta con una fuer­za de 7 mil 349 uniformados en todo el territorio estatal, de es­tos, 14.5 por ciento padecen hi­pertensión,12 por ciento sufren de diabetes y el 2 por ciento re­porta tener enfermedades del corazón.

MAL ALIMENTADOS

Cabe señalar que la causa prin­cipal de las enfermedades, es la mala alimentación de los policías que resguardan la seguridad de los tabasqueños.

Esto ha provocado una dismi­nución en la calidad de su traba­jo, pues están más preocupados por su salud que la seguridad en los tabasqueños.