Twitter
Los vecinos acusaron al jefe de la policía de ser cómplice de los asesinos, pero que habría sido ejecutado por no haber logrado que los comerciantes pagaran el dinero a los sicarios.

PUEBLA.- Nueve personas muertas (entre ellas un jefe policiaco), un desaparecido y dos heridos (un regidor y un agente) dejó un ataque armado en el municipio poblano de Huehuetlán el Grande, el cual, según autoridades, se debió a una confrontación entre bandas dedicadas al robo de hidrocarburos.

Durante 12 horas, dicho municipio asentado a 40 kilómetros de la ciudad de Puebla, vivió una jornada de violencia encabezada, explicó la fiscalía de la entidad, por sujetos armados que forman parte de la banda “El Cuije”.

Desde la media noche del domingo y durante la madrugada de este lunes, hombres armados agredieron en la población de Ixtlahuacán a varias personas y levantaron a otras que aparecieron calcinadas.

La versión oficial señala que cuatro personas murieron en dicha comunidad y cinco más que habían sido levantadas fueron ejecutadas, quemadas y sus cuerpos abandonados en la junta auxiliar de Santo Tomás Chautla del municipio de Puebla.

Los vecinos revelaron que las personas asesinadas y levantadas se dedicaban a la venta de combustible robado.

De acuerdo con las primeras indagatorias, alrededor de las 22:30 horas del domingo, la banda “El Cuije”, dedicada al asalto, extorsión a comerciantes y a personas que se dedican al robo de combustible en la zona, ingresaron a Ixtlahuacán, buscando a una persona a “El Chino” para solicitarle el cobro de piso.

En el lugar asesinaron a Evaristo N, de 55 años y su hijo Ramiro “N”, de 23; posteriormente, se trasladaron al domicilio de Merced N a quien le cobraron derecho de piso y mataron.

En la confusión de los pobladores, un habitante del lugar realizó disparos en la calle del Deporte, esquina con Barranca Balcázar, donde el Comandante de la policía municipal Martín N, fue alcanzado por las balas y murió; además resultaron heridos Enrique N, policía municipal y Evelio N, regidor.

Después, los sicarios interceptaron a seis personas que levantaron, cinco de ellas aparecieron quemadas.

Explota ducto

También ayer por la tarde, ordeñadores de ductos de Pemex provocaron una nueva fuga por toma clandestina y un incendio en el Municipio de Palmar de Bravo.

El incendio fue reportado minutos antes de las 16:00 horas en el kilómetro 2 de la carretera Cuesta Blanca-Palmar de Bravo.

De acuerdo con autoridades locales, por lo menos una persona resultó con quemaduras en varias partes del cuerpo, por lo que fue llevada a un hospital por un automovilista.