miércoles, 2 diciembre, 2020
Home / NACIONAL / Asolan agiotistas a empleados del Plan Chontalpa

Asolan agiotistas a empleados del Plan Chontalpa

 

Por: Juan Diego Morales

COMALCALCO

Pese a que la usura es un delito grave, las circunstancias económicas actuales orillan a que muchos burócratas y comerciantes acudan a quienes prestan dinero a rédito, quienes cobran desde un 10 hasta un 40 por ciento de intereses sobre el capital otorgado.
Al respecto, líderes de diversas organizaciones narran cómo esta práctica tiene de hinojos a cientos y miles de tabasqueños, quienes arrastran deudas impagables con los agiotistas.
Cabe señalar que de acuerdo al Código Penal, la usura se sanciona con multas que van de uno a ocho años de cárcel.
Por ejemplo, José Manuel Vázquez García, secretario general de la Asociación Justicia e Igualdad Social, señala que los agiotistas acabaron con unos 200 vendedores ambulantes del mercado José María Pino Suárez, quienes al no poder ser sujetos de créditos bancarios tuvieron que recurrir a ellos, quienes los acosan constantemente y no les dan tiempo para recuperarse.
“Con la inundación del 2007 muchos comerciantes perdieron desde los productos que ofrecen hasta sus objetos personales, por eso, para intentar capitalizarse, acudieron a los usureros. Lo mismo burócratas tanto municipales como estatales que no cuentan con mayores prestaciones, del ISSET por ejemplo, han tenido que empeñarse para salir adelante”, explicó.

Asolan la chontalpa

A decir de Antonio Córdova Morán, líder de la Organización de Técnicos y Electricistas del Municipio de Comalcalco y, de Raúl Magaña Ovando, de la agrupación de Obreros Independientes A.C., unos 37 agiotistas operan en la región Chontalpa.
Ambos líderes han denunciado ante diversos medios de comunicación y judiciales, que dichos vivales operan en los municipios de Paraíso, Comalcalco, Jalpa de Méndez y Nacajuca, principalmente.
El problema se agudiza, argumentan, cuando a los burócratas, empleados de mostrador, maestros, secretarias, obreros y hasta trabajadores de Pemex, los acosan cada quincena a las afueras de sus negocios o fuentes de empleo en pos de cobrar abusivos intereses.
Al respecto, Sebastián Ovando Martínez, abogado en Derecho Civil, recuerda que ser agiotista está prohibido por las leyes pero que, no obstante, ninguna autoridad los sanciona pese a que quienes ejercen dicha práctica lesiva, son personajes muy identificados en los municipios.
Al respecto, Luis Alberto May López, presidente de la Asociación “General Leandro Valle”, dijo que el agio siempre ha existido y que muchos de estos usureros viven en la penumbra; urgió a que los legisladores propongan penas más severas para frenar a estas gentes que, incluso ponen en riesgo la vida de sus “clientes”, porque algunos deudores al verse acorralados y sin salida, llegan a optar por medidas drásticas como quitarse la vida ante la presión que reciben de parte de los agiotistas.

Víctimas del agio

Manuel García Olán, burócrata, cuenta que le pagó al agiotista Raúl Castillo Ovando, de Jalpa de Méndez, la cantidad de 14 mil pesos por solo 10 mil pesos que le pidió en préstamo durante un mes cuando su hijo se enfermó, porque los intereses fueron del 40 por ciento.
Raúl Martínez Álvarez, empleado en una tienda de ropa, dijo que pidió un préstamo al agiotista René Falcón, de Comalcalco, y pese a lo poco que gana tuvo que pagarle un total de 11 mil pesos, ya que el prestamista amenazó con quitarle su casa, pues le entregó en prenda sus escrituras para poder recibir el dinero en préstamo.
Juan Antonio Córdova Morales, líder de la organización del Frente en Defensa del Patrimonio Familiar de Comalcalco y Raúl de los Santos Magaña, de la agrupación de Obreros Independientes A.C, destacaron que en los municipios de Paraíso, Comalcalco, Jalpa de Méndez y Nacajuca, han apoyado en la defensa de la clase trabajadora que sufre por no poder pagar sus deudas.