miércoles, 2 diciembre, 2020
Home / LA PORTADA / Bertruy, el peor alcalde… ¡quiere ser gobernador!
Teniendo como antecedentes un pésimo gobierno municipal, una larga lista de graves irregularidades en su cuenta pública, baja popularidad política y la calificación como el peor alcalde de la República Mexicana durante su gestión, Humberto de los Santos Bertruy se “autodestapa” para ser el candidato de las izquierdas en las elecciones de 2018

Bertruy, el peor alcalde… ¡quiere ser gobernador!

 

 
Por: Ignacio Ríos

 

Sorpresas, “confianza” e ironías que da la vida… Y la política: Presidente Municipal, producto de un golpe (efecto) de suerte –para derrocar al sistema priista tabasqueño de arriba para abajo–, Humberto de los Santos Bertruy ahora quiere ser Gobernador.

Con la calificación por dos años consecutivos como “El peor alcalde del país” por una evaluadora nacional, compromisos de campaña no cumplidos durante su trienio, sin militancia y afiliación hasta el momento al PRD, abucheado incluso en sus últimas presentaciones públicas como ex edil de Centro, De los Santos Bertruy sale a la escena pública como aspirante a la gubernatura de Tabasco y causa hilaridad entre propios y extraños, y en otro casos, algunas defensas de simpatizantes.

Un año, dos meses y 19 días después de haber concluido su mandato envuelto en escándalos, críticas y cambio de funcionarios al por mayor en su trienio, el ex alcalde de 58 años de edad encabezó (este domingo 19 de marzo) una asamblea extraordinaria de un Movimiento –llamado—“17 de Julio”, evento en que se autodestapó “para unir a las izquierdas de Tabasco”.

“Yo también tengo un sueño: en una gran unión la victoria será nuestra, que le vaya bien a México y le vaya bien a Tabasco”, expresó.

Más adelante, en espacio aparte, reconoció que: “desde luego que aspiro a ser gobernador de Tabasco y ya estamos ampliando la cobertura de la asociación 17 de Julio, a todo el estado, para poder seguir ayudando a mucha gente”.

Humberto de los Santos fue secretario del Ayuntamiento con el hoy morenista ex alcalde de Centro, Evaristo Hernández Cruz, postulado por el PRI, en el periodo 2006-2009 y sorpresivamente cuando Hernández Cruz –por disputa contra el gobernador Andrés Granier— amenazó con irse al PRD y al final se replegó, el hoy aspirante a gobernador fue ungido –con respaldo del ex dirigente Juan Manuel Fócil— candidato a la Presidencia Municipal de Centro, en 2012 en una alianza PRD-PT-MC.

Por su candidatura pocos apostaron y tuvieron confianza, pero en unas elecciones en donde los tabasqueños respaldaron la candidatura presidencial del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador y el voto de castigo en contra de Granier y a favor del Senador con licencia, Arturo Núñez, el 1 de julio de 2012 el ex priista y sin afiliación aún, gracias al denominado “efecto peje”, se enteró en su domicilio que había resultado electo presidente municipal.

Izquierda descobijada

El 31 de diciembre de 2012, Humberto de los Santos Bertruy asume como alcalde de Centro y la primera reclamación de las izquierdas, fue por la integración de su gabinete: en su mayoría por gente de extracción priista y sociedad civil, pero ajenos al PRD. Entre los nombrados:  Jaime Lastra Bastar, coordinador de Asesores; Juan Antonio Ferrer Aguilar, secretario del Ayuntamiento;  Everardo Nadal Villafuerte, director de Finanzas; Rogelio Morales Martínez, director de Programación; Gilberto Cano Mollinedo, director de Obras Públicas; Sebastián Deyá Becerril, servicios Municipales y María Elena Macías Valadez Treviño, Decur…

El primero en poner el dedo en el renglón fue el exdirigente municipal del PRD en Centro, Antonio Solís Calvillo, y a esta exigencia se le sumó la del hoy secretario del Ayuntamiento de Centro y exdirigente del PRD, Roberto Romero del Valle, quien criticó que Humberto de los Santos convirtió “en un basurero” al municipio, ya que –a su decir- recicló a todos los priistas.

Asimismo, acusó al alcalde de Centro, Humberto de los Santos Bertruy, de haber “perdido el piso”, de asumir una actitud soberbia y de alejarse del sol azteca, uno de los institutos políticos que en coalición con el PT y Movimiento Ciudadano lo llevaron al poder.

El peor alcalde y su desgobierno

De acuerdo al Índice Nacional de Satisfacción del Desempeño de Alcaldes, realizado por el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), encuestadora que se le atribuye al salinista Liébano Sáenz y cuyo director general es Federico Berrueto Pruneda (contenido en la página 24 de la liga (http://www.gabinete.mx/images/encuestas/rep_ciudadesmashabitables_2015.pdf ), en 2015 Villahermosa alcanzó el último lugar en el desempeño de alcaldes o jefes delegacionales en una evaluación de 53 municipios y tres conglomerados (zona metropolitana Monterrey con cuatro municipios, zona metropolitana Guadalajara con tres municipios y Distrito Federal con 16 delegaciones).

Dicho Índice combina la percepción ciudadana en tres dimensiones o variables distintas: calificación del Presidente Municipal/Jefe Delegacional; percepción de si tiene o no -el Presidente Municipal/Jefe Delegacional- las riendas del municipio/delegación y, la percepción de si el municipio/delegación va por buen o mal camino; rubros en que los habitantes de Centro reprobaron a Humberto de los Santos.

De hecho, los habitantes de Villahermosa también calificaron el más alto nivel de insatisfacción con los servicios municipales, ubicándose nuevamente en el último lugar, por la percepción negativa hacia el control del ambulantaje, desazolve del drenaje, pavimentación y bacheo, reaparición de fugas de agua, vialidades, alumbrado público, mantenimiento de parques y recolección de basura.

Promesas de campaña incumplidas

De igual forma, al término de su trienio, a Bertruy se le reprochó el incumplimiento de varias promesas de campañas: Programa de vivienda digna para madres solteras, el ofrecido nuevo mercado Pino Suárez, servicios municipales de calidad, justicia a las comunidades rurales afectadas por la actividad petrolera, generación de empleos, reactivación del campo, remodelación de todos los mercados públicos y el reordenamiento vial de Villahermosa, entre otros muchos temas.

De acuerdo a las “ofertas electorales” realizadas, Bertruy también incumplió con la creación de la Policía Municipal, la instalación de 25 mil luminarias nuevas, 300 cámaras de vigilancia en diferentes puntos de la ciudad, un centro de monitoreo propio para atender la demanda de los ciudadanos ante el incremento de los índices de inseguridad, obras hidráulicas para poner fin a las inundaciones recurrentes y, sobre todo, el castigo a los saqueadores del Municipio.

En el último de los casos, porque no interpuso denuncia penal alguna contra los responsables del endeudamiento de más de 460 millones de pesos durante el trienio de Jesús Alí de la Torre y ex funcionarios municipales de esa administración priista, acusados públicamente e inhabilitados por malversación de fondos del empréstito.

Dicha administración reportó una deuda total por 609 millones de pesos, obras fraudulentas, aviadores en la nómina, basificación masiva de plazas, entre otras graves anomalías financieras y administrativas que al final quedaron en la tinta y el papel de los diarios.

Todo lo anterior, ha valido para que el 1 de junio del 2016, cuando el ex alcalde reapareció en el Ayuntamiento de Centro en un evento en el que fue dos veces presentado y las mismas veces abucheado. Cuando el más joven en llegar a alcalde de Centro, Gerardo Gaudiano cortésmente presentó uno a uno de los ex ediles, funcionarios y representantes populares presentes en el acto, en el turno de Bertruy silbidos y abucheos no se hicieron esperar. Pero no fue la única vez. Cuando la cortesía corrió ahora por parte del gobernador Arturo Núñez, de nuevo parte de los asistentes en vez de aplausos, le obsequiaron el mismo trato de rechazo a Humberto de los Santos.

No le cuadraron las cuentas

Fue hasta el 3 de diciembre del 2016, cuando a Humberto de los Santos Bertruy el Congreso del Estado le aprobó la cuenta pública de 2015 (última de su administración) donde ejerció 3 mil 334 millones 193 mil 452.51 pesos, pese a haber sido objeto de serias observaciones documentales, presupuestales y financieras, que no fueron solventadas en tiempo y forma.

Entre otras irregularidades, fueron detectados excedentes en percepciones mensuales de servidores públicos en relación al monto máximo autorizado y en comparación a su superior jerárquico; pago de compensaciones a personal que no se localizó en Ia plantilla de trabajadores del ayuntamiento; falta de documentación comprobatoria del gasto; antigüedad de saldo en Ia cuenta de Proveedores por pagar a corto plazo; ingresos no depositados; laudos laborales dictaminados no contabilizados en cuentas de pasivo; antigüedad de saldos en Ia cuenta de Anticipos a largo plazo y, falta de firma del trabajador en recibos de nómina, entre muchos más.

Lo anterior, amén de que 31 proyectos ejecutivos presentan irregularidades físicas e inconsistencias en Ia comprobación del gasto devengado y que, 41 más quedaron observados por irregularidades administrativas en Ia falta de documentación en expediente de cuenta pública, carencia de documentación en expediente unitario, falta cumplimiento de programas de obras, inconsistencias en integración de autoevaluaciones trimestrales y en el control interno.

En esa tesitura, el decreto en poder de Grilla, establece que en razón de los pliegos de cargos descritos anteriormente, “se solicita al C. Presidente Municipal instruya al Órgano lnterno de Control Municipal para que en el ámbito de su competencia lleve a cabo los procedimientos administrativos a que haya Iugar, con base a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, determinando Ia actuación de los funcionarios que por su encargo o comisión hubieren incumplido sus obligaciones administrativas y que por otra parte, requiera a los contratistas involucrados en las irregularidades físicas a efecto de que realicen las reparaciones necesarias o se gestione hacer válidas las fianzas correspondientes e informe al Órgano Superior de Fiscalización los resolutivos conducentes.