jueves, 2 julio, 2020
Home / OPINION / CAMPAÑAS CON MUERTOS

CAMPAÑAS CON MUERTOS

«Un príncipe que no se preocupe por el arte de la guerra, aparte de las calamidades que le puedan acaecer, jamás podrá ser apreciado por sus soldados ni tampoco fiarse de ellos…»

Nicolás Maquiavelo

México es hoy campo de batalla de cruentos enfrentamientos simultáneos.

Uno, de pueblo y gobierno contra el COVID-19.

El segundo, presumiblemente de las autoridades contra la delincuencia organizada, y el tercero, igualmente despiadado, de la oposición contra el presidente Obrador y la 4T.

Perdemos (ciudadanía) el choque contra el virus, con casi 203 mil contagios y 25 mil 060 muertos.

También sucumbe el régimen frente a los criminales: 10 veces más asesinatos que defunciones por coronavirus.

El tercer encontronazo, cuando todavía falta un año para las elecciones, brotó como resultado del Waterloo que la pandemia está significando en la popularidad del presidente, y que lo obligó a arrancar campaña exigiendo definición.

La 4T está perdiendo, como saldo natural de ir abajo en las dos primeras.

Obrador está siendo bombardeado con descalificaciones vinculadas a su próxima visita a la Casa Blanca; con la suspensión del Tren Maya, con el vuelo en primera clase de su esposa; con su inconformidad (de siempre) con el INE, aunque John Ackerman le quitó un rato de encima a Loret, encarándolo en defensa de la mujer, que es también secretaria de la Función Pública.

El debilitamiento del proyecto de transformación nacional se mira igual en la virtual claudicación de muchos de sus defensores en redes sociales.

Aquí, Adán Augusto López Hernández recibe también los embates de los adversarios políticos.

El virus obró el milagro de compactarlos en la causa de carcomerles el pastel el año entrante.

Como AMLO, al que señalan de pretender apoderarse del INE, al gobernador lo acusan de desaparecer los órganos electorales municipales, promovido con la justificación de obtener ahorros presupuestales, para -en realidad- controlar al IEPCT.

El frente opositor es una especie de Frankenstein choco nacido al calor de la contingencia y confeccionado con parches de colores: tres del PRI, el amarillo del PRD y el azul del PAN.

Ya golpea fuerte con los muertos de la pandemia y la devastación de la economía familiar, ofensiva -claramente oportunista- que sin embargo puede estar haciendo recuperar terreno a los aliados.

Por el lado del PRD, comandan la ofensiva Gerardo Gaudiano, Juan Manuel Fócil y Lolita Gutiérrez desde la Cámara.

Tratándose del PRI, la batuta la llevan Dagoberto Salas, Gerald Washington y un par de aguerridas legisladoras, una de ellas Ingrid Rosas.

Por su talento político e ingenio, Manuel Andrade resulta con sus videos un crítico demoledor, aunque no se le ve haciéndolo desde una perspectiva totalmente partidista.

En su más reciente aparición, opinó que AMLO forzó el reinicio de la política porque sabe que no volverá a conseguir los votos ni las mayorías legislativas en el 21.

Y que por eso reanudó giras, inventó el BOA, ordenó a su partido asociarse con el PT “y con su enemigo repudiado y que le daba asco” (Verde Ecologista).

¿Puede Adán darse el lujo de permitir que la tragedia se convierta en bandera electoral enemiga?

Y DE MAÑANA…

CUANDO LOS diputados de Tabasco informan sobre el (presunto) destino del dinero de los créditos que autorizan a los municipios, suena tan maravilloso que uno se pregunta por qué no lo hacen más seguido. Con el suyo, Nacajuca hará “inversiones públicas productivas” (ni modo que privadas), “en beneficio social directo a los habitantes”. ¡La vida resuelta! Al menos, en el empréstito de Paraíso, se especifica que es para pavimentar con concreto hidráulico “diversos tramos” del libramiento a Dos Bocas, y hasta a qué temperatura se hará: “en caliente”…