martes, 24 noviembre, 2020
Home / NACIONAL / Campos y Ruiz, reyes y señores de Cunduacán
Aunque estos apellidos no figuran entre los personajes que le dieron renombre al municipio identificado como “la cuna de hombres ilustres”, descendientes de estas familias mantienen a distancia a herederos de prestigiados abogados, escritores, periodistas, políticos, poetas y músicos

Campos y Ruiz, reyes y señores de Cunduacán

Por: Luis Enrique Martínez

No mide más de 1.50 metros de estatura. Sentado en la silla ante la curul, los pies le cuelgan. En el puñado de ocasiones que ha hecho uso de la tribuna durante un año y dos meses, utiliza doble peldaño para alcanzar el micrófono. A diferencia de otros, es puntual, no falta a las sesiones de la Legislatura LXII. Con esa constancia evidentemente improductiva, sueña a lo grande: “el próximo presidente municipal de Cunduacán, será otro Campos… o sea, yo”, advierte sonriente.
Se trata del diputado del PRD, Luis Alberto Campos Campos, quien, lejos de recordar el pasado reciente de su heráldica, la presume cuando se le pregunta qué dinastía es la que predomina en el municipio de Cunduacán: “No hay otros: los Campos… Enrique Campos, Tito Campos y en 2019 seré yo: Luis Alberto Campos Campos…”
Así como no supo recordar el nombre del cronista de la ciudad de Cunduacán, el Legislador también quizá desconoce lo siguiente: Enrique Campos Mateos, que es parte de su árbol genealógico, fue electo presidente municipal para el periodo constitucional 1992-1994. Sin embargo, tan sólo un año disfrutó el poder porque al segundo cayó presó en el reclusorio estatal junto con sus compañeros alcaldes Antonio Román Álvarez, de Tacotalpa y Saúl Jiménez Méndez, de Jonuta.


En la revisión de las cuentas públicas 1992, la entonces Contaduría Mayor de Hacienda –dependencia que precedió al Órgano Superior de Fiscalización– detectó un desvío de recursos por más de 2 millones de pesos. El orgullo de “Luisito” –diminutivo que utiliza su correligionaria Ana Luisa Castellanos Hernández para llamarlo–, extendió recibos de gastos a comprobar, realizó pagos de créditos personales con dinero público y presentó doble facturación, según registra el decreto 0544.
En dicho documento está el dictamen que da cuenta cómo el pleno del Congreso estatal reprobó la cuenta pública 1992 de Campos Mateos. La misma soberanía designó en su lugar a Gabriel Montejo López.
No es el único caso que decepcionó a los ciudadanos del “lugar de ollas de maíz y culebras” como tal significa en lengua maya el vocablo cum-ua-can, que es el origen de Cunduacán. Fernando Ruíz Hernández fue electo para el periodo 1995-1997. Pero igual que Campos Mateos, su trienio terminó en un año: 1996.

Aristocracia emergente

Aunque los apellidos Campos y Ruíz no figuran entre los personajes ilustres que le dieron renombre al municipio identificado también con la palabra náhuatl “anahuacalli” (cuna de hombres ilustres, casa de sabios o casa de reyes), descendientes de esas familias mantienen a distancia a los herederos de abogados, escritores, periodistas, políticos, poetas y músicos, tales como: José Eduardo de Cárdenas y Romero 1765-1821 (diputado en corte de Cádiz y vicario in cápite de la parroquia de la virgen de la Natividad); Agustín Ruíz De la Peña y Urrutia 1790-1868 (primer gobernador por el constituyente de 1824)… Manuel Sánchez Mármol, Arcadio Zentella, Alfonso Taracena, Regino Hernández Llergo, Francisco Quevedo Ara, José Luis Inurreta De la Fuente, Rosendo Taracena Padrón, Cecilio Cupido, José Manuel Arias Pedraza y hasta la liberal Fidencia Fernández Sastré, ésta última que no sólo combatió sino que desairó al español  José Eduardo González Arévalo, jefe de la frustrada intervención francesa del 1 de noviembre de 1863 en la batalla de El Jahuactal…

Camaleones   

Con las bondades de la democracia y la alternancia política en el poder, otras familias se han subido al poder. La simiente en la presidencia municipal de Carmen Burelo Zentella (1942-1943) es la del priista Tomás Yánez Burelo (1980-1981) y, también, de César Francisco Burelo Burelo, quien en 2015 compitió por la presidencia municipal representando al partido político Morena, después de ocupar ese cargo como militante del PRD de 2004 a 2006.
Gustavo Ble Taracena y Heberto Taracena Ruiz, representan otra rama de la aristocracia del pueblo, que, en un pasaje de su historia, registra cómo el Congreso estatal disolvió el ayuntamiento que presidía, en 1922, José María Gómez Piedra, simplemente porque los garridistas lo culpaban de practicar la “idolatría y la brujería”. Vale ubicar que al clan Ruíz también pertenecen Mireya Ruíz Quero y Leticia Escobar Ruíz, quienes ganaron “la flor más bella de Tabasco, en 1953 y 1966.
La familia Taracena gobernó en los periodos 1965-1966, 1986-1988 y 1996-1997. En tanto que la dinastía Ruíz lo ha hecho con Carmen Mazón Ruíz (1968-1970) y, por si faltara prueba de sangre, Heberto Taracena Ruíz (hasta en dos ocasiones indistintas), la sangre Oramas lo hizo con Luis Oramas Sáenz (1953-1955) y Arquímedes Oramas Vargas (2003), y los Gordillo con Armando Gordillo De Dios en dos ocasiones: una representando al PRI y la otra al PRD.
Convertidos al catolicismo por los frailes Martín De la Cueva, Juan Peralta y Juan de Celada y, tras una confusión “de mulas de carga”, aceptar como patrona a la virgen de la Natividad no a la  Asunción como originalmente había dispuesto el clero católico, en 243 años la población de Cunduacán pasó de 2 mil 622 habitantes en 1725 a 12 mil 791 de la época revolucionaria a los 126 mil 416 de la globalización.
Para los románticos del municipio, Cunduacán registra efemérides del poder inolvidables como la ocurrida en 1919, cuando la lucha entre las facciones de Carlos Grene y Luis Felipe Domínguez, dejó como saldo la muerte de Marcos Torres Collado, candidato a diputado por el municipio. Asimismo, el inicio de la explotación petrolera en 1965 que en décadas posteriores desplazó a la agricultura como principal fuente de empleo. Durante la intervención francesa, el municipio fue el centro de operaciones de las fuerzas liberales de la chontalpa.
Para concluir, en la distribución de curules, también predominan los Taracena y los Campos: Heberto Taracena Ruíz (Legislatura LV), Elmer Vinicio Campos Landero (LVI), Tito Campos Piedra (LXI) –quien es el actual alcalde— y Luis Alberto Campos Campos, el “Napoleoncito” de la Legislatura LXII.
Y una Campos, María Concepción Campos Morales, es la presidenta honoraria del DIF municipal en 2017.