martes, 20 octubre, 2020
Home / OPINION / CHUMEL, MÁRTIR CHAFA

CHUMEL, MÁRTIR CHAFA

Por Samuel Cantón

«Elijan bien las palabras, y ahorrarán a la humanidad la mitad de los sinsabores»

Rene Descartes

Jamás podría ser una violación a la libertad de expresión.

Sacarlo de un foro sobre racismo no fue el problema, sino cómo el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación se atrevió a invitarlo.

Tampoco quebrantó sus derechos que HBO Latinoamérica suspendiera “hasta nuevo aviso” su programa mientras investiga el carácter discriminatorio de sus contenidos.

El poderoso influencer –le atribuyen 2´ 570 mil suscriptores en YouTube- es lo más alejado a un defensor del respeto a la diversidad de razas.

Si el foro no era juego, nunca debió ser incluido.

Punto.

Desfachatado, todavía preguntó dónde podía denunciar censura y discriminación.

“Nunca pensé que la vez que más me han insultado -32 mil 700 tuits que él llamó “de odio”- ha sido por participar en un lugar diseñado para acabar con los prejuicios. Mucho menos, que el lugar para acabar con dichos prejuicios tuviera prejuicios para recibirme. Verga todo”, posteó.

¡Ah, porque el personaje en cuestión, como miles de compatriotas, particularmente tabasqueños, traen todo el día el miembro masculino en la boca, él “al aire”!

Así pues, el intento de sus enemigos por golpear al presidente y a la 4T presentando a Chumel como un apóstol de la comunicación y mártir de la libertad de expresión, resultó -además de falso- grotesco.

Hay excelentes frases en defensa de esa que para muchos es la libertad “madre”, sin la que no existen las demás, y del derecho a ejercerla sin restricciones, pero aunque son muy bonitas, no aplican.

La falta de respeto a la dignidad de las personas no puede ser disfrazada como libertad de expresión.

Y es plena -la libertad- siempre que se practique con responsabilidad y autocontrol.

Sin posibilidades de que se tergiverse o interprete a conveniencia.

¿Quién, sino los editores y propietarios de las frecuencias, son culpables por dar cabida a improvisados, ignorantes y vulgares en sus espacios, en vez de a los profesionales?

Lo lamentable es que la autoridad -incapaz el gremio de regularse por sí mismo- mantenga al aire, en activo de noticias y de entretenimiento, a un sinnúmero de charlatanes y puercos (en el Edén abundan, por cierto).

Incumple el gobierno su deber de vigilar que la emisión de conceptos se haga con valores y respeto.

Respecto del humor de Chumel -“arte”, dirán algunos zonzos- basta recordar el chiste que hizo de un niño de año y medio de edad de Lerdo, Durango, al que le cayó encima una olla de frijoles hirviendo.

-Mamá, ¿Qué vamos a comer?…huele bien rico… “pues a tu hermano, por pendejo….”

Días atrás, Torres se burló de un hombre que en un bar gay, jugando, se ahogó y  tuvo muerte cerebral.

Y la gracia de comparar a Beatriz Gutiérrez Muller con Angélica Rivera: “¿Se imaginan a la Gaviota hablándole a MemelasDeOrizaba para que bajara los memes de sus hijas y ex marido?”.

La esposa del presidente -con justa razón- le había exigido disculpas por poner apodo a su hijo menor de edad.

@CONAPRED #ConLosNiñosNo”, tuiteó.

Se disculpó: “Nunca creyó que llegara a tanto…” (¡ignoraba las consecuencias!).

HBO, por su parte, “lavándose las manos”, dijo que sus producciones generan reflexión y promueven la discusión, mientras el diputado Sergio Meyer defendió “las expresiones culturales”, pidiendo al canal reconsiderar su decisión de separar al comediante.

¿De verdad lo de Chumel es cultura y debates de nivel?

Y DE MAÑANA…

¿YA PASARON dos semanas?, pregunta al despertar Evaristo, y es que a una gira de entonces de AMLO vino Zoé Robledo, y luego dio positivo a COVID (ya lo superó, y hoy regresa al IMSS). El dragón compartió con él…