lunes, 21 septiembre, 2020
Home / TABASCO / CONVIERTEN CASAS EN SALONES DE CLASES
Nueva normalidad obliga a 552 mil alumnos a seguir aprendizaje de manera virtual en sus domicilios.

CONVIERTEN CASAS EN SALONES DE CLASES

Tabasco.- Desde casa. Un total de 552 mil alumnos de Educación Bá­sica iniciaron, de manera in­édita, el ciclo escolar 2020-2021; la nueva normalidad los obliga a recibir clases de mane­ra virtual en el interior de sus propios domicilios.

Muchos padres de fami­lia acondicionaron un lugar en la casa para que sus hijos no dejen de aprender a pesar que no asisten de forma pre­sencial al colegio.

A Cristina, su padres le acondicionaron una habita­ción para ella y su hermanita para que ambas tomen clases, allí tienen dos escritorios, pe­ro batallan con la conectividad porque el internet no es veloz y en ocasiones se pausa.

Otros más adaptaron sus propias habitaciones para to­mar la clase sin maestro y só­lo con el televisor, sin duda todo esto genera cambios a la casa y a lo que antes estaban acostumbrados, desde tur­narse la computadora o la televisión tratando de empatar los tiempos.

Estudian desde la sala o cuarto.

“Lo que más nos han reco­mendado es que establezca­mos horarios de clase, receso, saludos a la bandera y sobre todo conservar las reglas co­mo en los salones”, explica Rosa María Navarrete, madre de familia.

A diferencia de otros ciclos escolares, esta vez, los padres de familia hicieron de sus ho­gares salones de clases, algu­nos colocaron tablas de muti­plicar, pizarrones, estantes de material y abecedarios.

También se aplicaron con el desayuno y el lunch y es que consideran que lo más impor­tante que realizarán es mante­ner los mismos horarios de cla­se y las reglas que se tienen en la escuela.

 

Las primeras clases solo son vistas y escuchadas; en una semana practicarán con libros.

NUEVAS ACTIVIDADES

Otros mas modificaron sus ho­rarios de trabajo para quedarse en casa por la mañana y lograr que los niños atiendan la clase.

Es el caso de Evelin Vera, madre de Regina y Emiliano que estudian nivel primaria en la escuela Soledad G. Cruz de la ranchería Anacleto 2da sec­ción, manifestó que en primer lugar tuvo que pedir le cambia­ran el turno de trabajo de12:00 a 20:00 horas y no de 6:00 a 14:00 horas, para tener tiempo en ayudar a sus hijos al apren­dizaje. También tuvo que ver que el canal que veían sus hijos fuese el adecuado.

“Como madre de familia tienes que estar atento de que tus hijos estén viendo el canal adecuado, por ejemplo, en el cuarto grado, empezó de nue­ve a nueve y media y fue educa­ción física”, expresó.

Agregó: “pero los niños lle­gan a sentirse inquietos, abu­rridos y es ahí donde el papel de los padres es importante pa­ra terminar las clases que son­de dos horas y media”, expresó.