sábado, 26 septiembre, 2020
Home / TABASCO / Costaron millones y no los usan
Sofisticadas unidades están paradas sin causa alguna, a pesar de la alta inseguridad en el estado.

Costaron millones y no los usan

Centro, Tabasco

A dos años de la adquisición de dos vehículos tácticos conocidos como ‘Rhino’, y el equipo sofisticado para interceptar llamadas, denominado IMSI Katcher, con un valor conjunto de 16 millones 220 mil 500 pesos, pocos han sido los resultados obtenidos, por lo que abogados exigen fincar responsabilidades a quienes autorizaron estas compras sin una estrategia definida.

En una conferencia de prensa realizada el 30 de agosto del 2018, el entonces secretario de Finanzas, Amet Ramos (+) y demás titulares de las dependencias de seguridad, dieron detalles del uso que se la había dado a los 700 millones de pesos, de un préstamo autorizado por el Congreso local.

En éste se había incluido la adquisición, entre otros vehículos los dos Rhino y el equipo de vigilancia telefónica, los cuales serían usados para combatir la inseguridad, hecho que no ocurrió porque los índices delictivos desde entonces vienen a la alza.

Ante los poco resultados, Sergio Antonio Reyes, integrante del Colegio de Abogados de Tabasco, señaló que se le debe fincar responsabilidad penal a quienes diseñaron sus compras, porque no se ha visto en las calles el llamado Rhino.

SE SABE POCO
Los dos vehículos adquiridos por el gobierno de Arturo Núñez, a través del empréstito fueron entregados a la entonces Secretaría de Seguridad Pública para su operatividad en el combate a la delincuencia y hasta ahora sólo se sabe que ha sido utilizado una vez, el 7 de febrero del 2018, en un enfrentamiento con criminales en Comalcalco.

Otro aparato sofisticado IMSI Katcher, fue adquirido en 6 millones 220 mil 500 pesos, a la empresa Compu Global Solutions, por la Secretaría de Gobierno, y consta de simuladores de torres de telefonía celular para intervenir dispositivos móviles, según información obtenida a través de Transparencia y tampoco se ha sabido de su uso.

“De este aparato, que además, su fin era interceptar llamadas telefónicas, tampoco se sabe donde está, se carece de un informe que dé a conocer en cuántos casos judiciales se ha usado”, apuntó el abogado.