viernes, 4 diciembre, 2020
Home / NACIONAL / Crisis por falta de obra pública

Crisis por falta de obra pública

 

 

 

Por: Rafael García

 

El valor de la producción de la obra pública en el país sufrió una caída 10.3 por ciento a tasa anual real en el 2016, la reducción más pronunciada en 15 años y la cuarta de forma consecutiva, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Además, desde el 2011, este sector ha ido perdiendo fuerza en la contribución a la construcción, porcentaje que fue de 41.4 por ciento el año pasado, una brecha de 17.1 puntos porcentuales frente al privado.

Por tipo de obra, los mayores pesos lo ostentaron carreteras, caminos y puentes (30.6 por ciento del total de este rubro); infraestructura para la generación y distribución de electricidad (10.5); refinerías y plantas petroleras (9.3); obras de transporte en ciudades y urbanización (8.6), y edificios industriales, comerciales y de servicios (7.9 por ciento).

 

Tabasco, líder

 

Así, en el 2016, 17 entidades registraron una disminución anual real en este tipo de obra; los mayores descensos se dieron en San Luis Potosí (42.6 por ciento), Morelos (43.4), Tabasco (43.6) y Nuevo León (56.1 por ciento).

Recientemente, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), reportó que en Tabasco este sector opera con un nivel de ocupación inferior al 50 por ciento, lo que implica un marcado bajo nivel en sus posibilidades de generación de empleos.

En el caso del mayor retroceso, que fue en Nuevo León, se asegura que el mismo tiene que ver con los menores recursos asignados a dicha entidad.

Hay que destacar que, pese a la caída registrada a nivel nacional, 15 entidades mostraron un crecimiento anual en el comportamiento de la obra pública en 2016: Aguascalientes (87.1 por ciento), Quintana Roo (47.9) y Sonora (36.7 por ciento), siendo éstos los más importantes.

En el caso particular de Quintana Roo, el marcado repunte se acredita a la promoción turística que se está haciendo de dicha entidad, lo que trae consigo una mayor inversión en infraestructura hotelera, de instalaciones turísticas y restaurantes, entre otros.

De acuerdo con el INEGI, en el valor de la producción del sector público, la mayor participación la obtuvieron Estado de México (9.5 por ciento), Veracruz (9.2), Campeche (6.6), Ciudad de México (5.8) y Jalisco (4.7 por ciento).

En comparación con la variación anual del 2015 en este sector, seis estados se mantuvieron en una fase de recesión, dos desaceleraron, nueve disminuyeron en el 2016 con un previo incremento, dos se recuperaron (pero siguen en números rojos), 12 exhibieron tasas positivas este año con un previo retroceso y sólo una aceleró (Puebla).

 

Manos recursos

 

El coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, Héctor Magaña, explicó que esta caída en el sector público de la construcción se explica por el recorte al gasto de infraestructura que se anunció para el presupuesto desde el año pasado.

“Es de esperar que esta tendencia se mantenga para el próximo año, ya que también hubo ajustes hacia la baja en torno al presupuesto de este año”.

Agregó que la mayor consecuencia que tendrían las obras serían aquellas que tienen que ver con comunicaciones y transportes; por ejemplo, varias carreteras ya tuvieron que suspender ampliaciones, incluso algunos proyectos de transporte fueron suspendidos y otros tantos cancelados.

Héctor Magaña indicó que se debe revisar muy bien el presupuesto para tratar de impactar en menor medida recortes al gasto en infraestructura, retomar nuevamente el presupuesto base cero para utilizarlo de forma efectiva, además de ver cuáles son los programas que están funcionando y cuáles no para retirarlos y destinar esos recursos a este sector.