viernes, 19 julio, 2019
Home / OPINION / Datos y reflexiones en torno a la explotación de gas

Datos y reflexiones en torno a la explotación de gas

 

Manuel Rodríguez González* 

 

El gas es una energía más limpia y barata para producir electricidad, al emitir 50 por ciento menos volumen de emisiones que el carbón, y resulta más económico generar un kilowatt que con cualquier otra fuente primaria, estas características han hecho que el uso del gas a nivel global gane terreno.

Sin embargo, en México, la disminución de la producción del gas también ha sido una constante en los últimos años; con base en el Informe Mensual sobre Producción y Comercio de Hidrocarburos de Pemex del mes de febrero de 2019, podemos apreciar como la producción de gas natural que en el año 2014 era de 6 mil 532 millones de pies cúbicos diarios, disminuye en 2015 a 6 mil 401, para el año 2016 tiene una baja acentuada para situarse en 5 mil 792, en 2017 otro desplome lo lleva a 5 mil 068, en 2018 continua el descenso de la producción con 4 mil 847, y a principios de 2019 la producción oscilaba en 4 mil 869.

Es decir, en un lapso de cinco años, la producción de gas disminuyó en promedio mil 663 millones de pies cúbicos diarios, que representa un declive de poco más del 25 por ciento; lo cual nos ha colocado en una situación de dependencia externa para cubrir la demanda nacional, que es de aproximadamente 7mil 900 millones de pies cúbicos por día.

Mientras que otros países importan de distintas naciones para reducir los riesgos que implican depender de un solo país, México, para satisfacer su demanda, importa de Estados Unidos poco más del 90 por ciento de su consumo, el cual llega principalmente por dos puntos de internación por el estado de Tamaulipas; con el agravante de que es gas seco, es decir solamente sirve como combustible ya que ha sido despojado de los elementos para su uso en la petroquímica.

La deficiencia en la infraestructura, se refleja en nuestra capacidad de almacenamiento que es de solo dos días de consumo, lo cual coloca el tema de la producción de gas como un asunto de seguridad nacional.

Para enfrentar estos desafíos en materia de seguridad y soberanía energética contamos con los recursos suficientes para hacerles frente; con base en informes de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), México tiene reservas y recursos de petróleo por  89 mmmbls (miles de millones de barriles de petróleo), equivalentes a 136 años de producción; con respecto al gas natural los recursos y reservas ascienden a 50 mmmbpce (miles de millones de barriles de petróleo crudo equivalente), lo cual significa 171 años de producción.

Tenemos más gas que crudo y el potencial no solamente para ser autosuficientes, sino para convertirnos en exportadores; en palabras del exdirector general de Pemex, Rogelio Montemayor: “primero se va a acabar la necesidad del gas, que el mismo gas”, es decir tenemos los recursos y el potencial para que a la par que logremos la seguridad energética en materia de gas, también migremos hacia las energías renovables y limpias.

En una perspectiva de largo plazo, tenemos los hidrocarburos necesarios para satisfacer la demanda nacional y también para exportar, pero también como un soporte que nos permitirá llevar a cabo la transición energética hacia el   aprovechamiento de las fuentes renovables de energía, como la geotérmica, la eólica y solar, dejando de depender de las fuentes de energías no renovables y enfrentar el cambio climático del planeta provocado por el uso de combustibles fósiles.

 

*Diputado Federal 

Presidente de la Comisión de Energía de la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión 

Presidente de la Fundación Vital Equilibrio por la Naturaleza y del Movimiento de Renovación Global

www.manuelrodriguez.mx

A %d blogueros les gusta esto: