martes, 27 octubre, 2020
Home / LA PORTADA / De PRÍncipe a mendigo
El Partido Revolucionario Institucional atraviesa por una crisis en Tabasco; la mitad de sus sedes son rentadas y una parte del edificio de 16 Septiembre ya le pertenece al PRD.

De PRÍncipe a mendigo

POR IGNACIO RÍOS

@NachoRios1

 

Aquí en Tabasco, duró más de 82 años en el poder y ahora es un partido en quiebra. Sus dirigentes andan “del tingo al tango”, sus gobernantes lo endeudaron, lo hundieron: lo han abandonado.

 

Más de la mitad de sus sedes municipales son rentadas; el edificio de 16 de Septiembre en parte es de su propiedad, el estacionamiento es propiedad del gobierno del estado, del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

 

No han sido “lanzados” por un acuerdo “secreto”, otros edificios o inmuebles que ocupan sus sectores y organizaciones están “prendidos en alfileres”. La mitad también es arrendada o presenta algún conflicto.

 

Una clara radiografía de sus propios dirigentes, otras investigaciones y antecedentes funestos, confirman que a cuatro años y medio de perder el control del estado, el Revolucionario Institucional (PRI), es un partido en crisis financiera; con deudas, omisiones y conflictos de intereses.

 

La deuda de la derrota

El 23 de abril del 2017, Gustavo de la Torre Zurita tomó protesta como dirigente estatal del PRI, de acuerdo a críticos priistas, se ha establecido –desde el CEN—como avanzada para impulsar la candidatura de Georgina Trujillo Zentella, la mejor posicionada del tricolor al gobierno local.

 

Sin embargo, el mismo De la Torre, ex líder de la CNOP, sostuvo que el PRI atraviesa un adeudo del orden de los siete millones de pesos, producto de laudos perdidos, pago a proveedores y multas aplicadas por el órgano electoral. Son deudas de 2015 y 2016, puntualizó, para admitir que el tricolor ha disminuido sus prerrogativas electorales.

 

 

Fallida Operación Rescate

En tanto, Erubiel Alonso Qué, ex líder del PRI, admite que fue hasta los últimos años que el tricolor rescató parte de los inmuebles que ocupan sus dirigencias, aunque no fue posible en su totalidad.

 

Recuperaron Teapa, Cunduacán, y Tacotalpa; son propios los edificios de Huimanguillo, Comalcalco, Tenosique y Macuspana, en donde incluso se construyó. Empero, admitió que otra parte son rentados: Jalpa de Méndez, Nacajuca, Paraíso, Balancán, Centla, Jonuta, Jalapa, Cárdenas.

 

Deudas millonarias, reducción de prerrogativas, dirigencias a las deriva, edificios en pleito, pago de rentas; ex presidentes municipales y actores políticos forman parte de partidos de izquierda.

Es una realidad que en Centro no tenemos edificio, es arrendada dijo, pero excusó que la CNOP –otrora polémica por su propiedad que a inicios de la administración y alternancia causó suspicacia por su posible desalojo- “ésta sí es propiedad del PRI, que data desde los tiempos de don Adolfo López Mateos, tiempo en que fue inaugurado”, dijo.

 

El secretario general de la CNOP, Luis Rodrigo Marín Figueroa, valida la propiedad y escrituras de la sede del sector popular en pro del tricolor.

 

“Es del partido, te lo puede decir y lo puede corroborar don Pablito Suárez (decano del sector), dice, mientras al lugar ya lo llaman pomposamente los priistas de otros sectores: el centro empresarial. Ahí se asientan los taxis llamados piratas “cocodrilos” y sus ídem, color blanco con rayas negras, los 9000, “Taxis Amigos”…

 

En febrero del 2013, la ex secretaria de Administración, Eloísa Ocampo González, destapó que la presunta propiedad de los edificios de la CNOP y PRI, eran del gobierno estatal. Y la tensión creció por un posible desalojo e incautación de propiedad.