martes, 22 septiembre, 2020
Home / EDITORIAL / ¿Deben ser las Primeras Damas maternales?

¿Deben ser las Primeras Damas maternales?

Por Gabriela Tello
Revista Grilla

De los 2 millones 238 mil tabasqueños 1 millón 169 mil son pobres,  170 mil 998 familias cuentan con el programa de Prospera que ayuda complementariamente al ingreso para su manutención. El espíritu del “Estado Paternalista “o “Papa Gobierno “construye generacionalmente una dependencia de los habitantes hacia las políticas sociales y por ende hacia el gobierno. La itinerante y vulnerable clase media se mantiene laborando en la empresa tractora paraestatal “Pemex”,  en la burocracia estatal o municipal, o atendiendo sus propios negocios que se derivan de la actividad energética, pocos son los giros prósperos y autónomos que no se relacionan con Pemex o el Gobierno.

La idiosincrasia tabasqueña involuntariamente fragua su adicción al paternalismo gubernamental; ve en el gobierno su medio de contratación laboral, de ayuda social para compensar el ingreso, único proveedor de carencias en su hábitat, muchos piensan todo es y debe ser culpa o responsabilidad del Presidente, Gobernador o Alcalde.  En esa lógica la figura de Primera dama en cualquiera de sus dimensiones; Nacional, Estatal o Municipal debe ser compensatoria, complementaria y positiva. Ser esposa del primer del mandatario no es tarea menor, es la parte emocional y humana del gobierno. Sin embargo las primeras Damas no pueden limitarse a la recolección caritativa, o visitas de albergues, deben ser propositivas, estimulantes y embajadoras honorificas de la  buena fe, así como observadoras y supervisoras sociales de áreas estratégicas como la gestión social y familiar de un buen gobierno.

No puede haber nada más dañino para la imagen de un gobernante que una compañera que le allane un camino de separación entre él y sus gobernados; una Primera Dama que exhiba sin empacho los privilegios que la suerte conyugal le ha dado es un suicidio político para los mandatarios de un país, estado o municipio con la mitad de su población con problemas de pobreza. Otro enemigo a vencer  es el nepotismo  el clima laboral en una dependencia, dirección o Jefatura se daña cuando  incrustan apellidos que liguen consanguineidad con la Primera Dama.

La Primera Dama debe estar cerca de la población más vulnerable gestionando diversos apoyos, No como dueña de facto del DIF, sino como facilitadora de recursos para todos, es insisto No una cara de poder si no la mano que humaniza la gestión social.  Debe tener un espíritu maternal, compasivo y tierno que brinde la calidez en el trato y contacto con los que menos que tienen. Cada día en el espacio de poder es un día de oportunidad para que una Primera Dama gane corazones, enseñe con el ejemplo y  ayude a construir una realidad de mayor igualdad y oportunidades. No habría nada más trágico para un pueblo que una Primera Dama colmada de complejos, revanchismos  añejos e insaciable ambición de poder.

Mejor Primera Dama en la historia contemporánea de Tabasco, aunque no fue una Primera Dama maternal, más bien una orquestadora de un programa integral de Desarrollo Social, la única e irrepetible: Doña Julieta Campos, esposa de Don Enrique González Pedrero.

Mejor Primera Dama contemporánea de México; por haber encausado programas sociales como el de Estancias infantiles en Sedesol, aceleración de la adopción, ayuda a niños migrantes, etc. Margarita Zavala.

Las de Caín

Felicito a todas las mamas del universo, ser madre es una preferencia muy profunda y eterna.

Felicito a Socorrito, Primera Dama de Nacajuca sin duda una Primera Dama absolutamente maternal, y  con vocación de servicio.