viernes, 18 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Deportiva, un ‘botín’ de la burocracia

Deportiva, un ‘botín’ de la burocracia

POR LUIS ENRIQUE MARTINEZ

Sigue como punto de reunión de los villahermosinos pero al perder el diseño original, es “crucial” y “urgente” rescatar la Ciudad Deportiva, plantea Pablo Ulises Jiménez López, presidente del Colegio de Arquitectos Tabasqueños, A. C., al referirse al galimatías en que se convirtió lo que considera como un “ícono” de la capital de Tabasco, cuya construcción se llevó a cabo durante el sexenio de Carlos Alberto Madrazo Becerra (1959-1964) con un costo de 19 millones de pesos, según el tipo de cabio de aquella época.

 

Al transcurrir el tiempo, la obra pensada para cumplir una “función social” y para “aportarle incentivos a la juventud, lo mismo culturales que deportivos, con el objeto de que no dilapide sus horas de ocio”, empezó a registrar modificaciones en el periodo del gobernador Leandro Rovirosa Wade (1977-1982). Entre remodelaciones, reconstrucciones y nuevas construcciones, se invirtió en ese sexenio, 95 millones de pesos, es decir el equivalente a más de cinco veces la inversión inicial.

 

Desde ese periodo, la Ciudad Deportiva se convirtió en “botín” de la burocracia que administra hasta la fecha recursos federales y estatales sin medir las consecuencias sociales y deportivas que ocasiona “la rapiña” del erario a la imagen urbana de la capital de Tabasco, reflexiona, con indignación, Luis Felipe Ordóñez Barahona, un usuario frecuente que vive a menos de 200 metros de la unidad recreativa, sobre la Calzada del Deportista.

 

Como él hay muchas voces individuales, colectivas y familiares asiduas al inmueble que lamentan su deterioro, sobre todo la extinción de las áreas verdes por la construcción de muros, así como el enrejado que impide el acceso libre a los pocos sanitarios existentes; además de la sustitución del césped de las canchas de futbol por pasto sintético cuyo elevado costo “engorda los bolsillos” de los funcionarios del Instituto del Deporte de Tabasco (INDETAB) o “a los constructores oficiales y privados”, dice Manuel Zapata Jiménez, un usuario más que trata de organizar la queja ciudadana para rescatar al inmueble y combatir la inseguridad que predomina en lo que, en su momento, fue “orgullo de los tabasqueños”.

 

Si durante el régimen de Roberto Madrazo Pintado (hijo del impulsor del proyecto original), la ampliación del Parque Centenario “del 27 de Febrero” y la construcción de la alberca semiolímpica (inoperante hasta la fecha) despareció áreas verdes, en el quinquenio de Manuel Andrade Díaz el ancho de 30 metros de la pista exterior se redujo a 20 metros, disminuyendo, por tanto, a 1,800 metros la longitud interior destinada para caminar o correr.

 

Pero el cambio más reciente se registró el año pasado: con recursos federales, según informó el titular del INDETAB Carlos José Dagdug Nazur, se construyó un gimnasio para box. En el anexo derecho aledaño a la barda perimetral del parque de béisbol, se instalaron pasamanos y argollas que nadie utiliza pues para alcanzarlos se requiere una estatura mínima de más de dos metros. “Ni con la altura del director del deporte se alcanzan”, refiere Ordóñez Barahona.

 

Herencia dilapidada

 

De acuerdo a la serie Biblioteca Básica Tabasco “Tabasco a través de sus gobernantes”, el presidente Adolfo López Mateos inauguró, el 17 de abril de 1960, la Plaza de la Juventud como “primera piedra” de lo que sería la Ciudad Deportiva. Actualmente, en ese espacio, se construye también con recursos federales un gimnasio para usos múltiples que prácticamente estará más destinado a esgrima, disciplina cuya afición en la entidad es menor a 100 personas.

 

El proyecto original, incluyó la desaparecida escuela para profesores de educación física que funcionó en el inmueble que hoy ocupa el DIF Tabasco (La actual fue construida en el sexenio de Enrique González Pedrero). Después de anunciar la obra en 1959, al final de su mandato Madrazo Becerra informó a la población que el 6 de octubre se había inaugurado el Estadio Olímpico con un duelo entre los clubes profesionales de futbol América y Chivas de Guadalajara.

 

Tras detallar el momento de la inversión total de la construcción, el mandatario pormenorizó el contenido de la Ciudad Deportiva: Plaza de la Juventud con alumbrado; jardinería, autopista (convertida luego en velódromo), gimnasio, canchas de tenis, volibol, futbol y basquetbol; alberca olímpica, con purificadores, chapoteadores para adultos y niños, vestidores y tribunas; Estadio Olímpico, el parque de béisbol profesional “Centenario del 27 de Febrero”; terracerías y pavimento para dos campos de futbol, dos campos de béisbol de entrenamiento y 8 canchas de basquetbol.

 

También, dijo en su sexto informe de gobierno, se construyeron el pavimento para el estacionamiento general y de la terracería de la pista exterior que consta de 1, 962 metros de longitud y 30 metros de ancho; asimismo, fueron construidas terracerías para las calles de circulación de las canchas.

 

Por la inversión de 3 millones 500 mil pesos pero más por la novedad nacional, destacó la construcción del Palacio de los Deportes techado con un aforo para 3 mil personas que podrían apreciar espectáculos de basquetbol, volibol, judo, box, lucha libre y boliche.

 

Se trata –explicó el gobernante– de un edificio monumental, en el que fue utilizado el sistema constructivo de cubierta colgante que le da una fisonomía singular en la República, supuesto que sólo existen tres o cuatro en el mundo, de este tipo. Cuenta con sala de espectáculos con cupo para tres mil personas, equipados con extractores de aire. En ella se podrán jugar basquetbol, tenis, judo, lucha libre, box, etc., y tiene toda clase de instalaciones para los deportistas. Además, salón de boliche con 8 mesas, aire acondicionado y cafetería (Esto último ya desapareció).

 

Así también la obra incluyó un parque infantil en calidad de centro de recreo y, de gimnasia natural; canchas de volibol, futbol, tenis, basquetbol, pista gokarts, pista exterior para automóviles, pavimentos, jardines, estacionamiento y la plaza principal. Y entre otros espacios ya desaparecidos, el ferrocarril infantil.

 

“Con esta obra quedó totalmente integrada nuestra Ciudad Deportiva, de la que nos sentimos altamente satisfechos, porque cumple con la función social en que pensamos cuando fue proyectada; por lo tanto, consideramos muy bien empleados los 19’000,000.00 pesos que en números redondos fueron invertidos en esta forma, orgullo del pueblo tabasqueño”, expresó Madrazo Becerra en su despedida como gobernador de Tabasco.

 

 

 

Urge un rescate integral

 

Manuel Zapata Jiménez, catedrático de la escuela de derecho de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), no se anda por las ramas: “No le han invertido en serio. No hay una política deportiva, la pista interna debería ser de tartán porque la mayoría que la utiliza rebasamos los 50 años; son puro negocio lo que hacen. No hay sanitarios dignos”, reclama.

 

Menos apasionado, el presidente del Colegio de Arquitectos Tabasco destaca que la Ciudad Deportiva tiene una ubicación privilegiada en Villahermosa. “Es una de las partes íconos de la ciudad y que vale la pena hacer una gran inversión por recuperarlo”, propone al sostener que en sí el problema consiste en la falta de un proyecto integral para el rescate de lo que alguna vez fue un pulmón de Villahermosa.

 

Jiménez López cuestiona los “proyectos hechos al azar, donde no se ha tomado en cuenta, primero, el valor social que representa el inmueble y lo que representa para cada uno de los tabasqueños o lo que significó desde su creación hasta estos días. Creo –dice– que lo que se necesita para su rescate es un proyecto integral desde los distintos ámbitos y con estudios sociológicos ambientales y, por supuesto, lo que tiene que ver con imagen urbana y arquitectura para que se rescate completamente y vuelva a tener ese esplendor original.

 

Asegura que “es definitivamente trascendental que se pueda recuperar ese espacio público como tal porque se ha visto afectado desde la falta de mantenimiento de su infraestructura y por la invasión de comerciantes y por usos que no tienen que ver con la recreación y el deporte sino que son completamente comerciales y que han invadido el espacio.

 

“Es crucial que se pueda recuperar ese espacio pero que la inversión que se realice sea en base en un proyecto integral y para eso el Colegio de Arquitectos está a la disposición para cooperar en construir ese proyecto integral para la recuperación de la Ciudad Deportiva”, ofrece.

 

–Cuando dice que es crucial la recuperación, ¿se puede entender qué es urgente?—se le pregunta al final de la entrevista.

 

–Con la necesidad que tenemos en la ciudad de Villahermosa de espacios recreativos y del deporte, donde se pueda dar la convivencia familiar, es ¡urgente!