lunes, 21 septiembre, 2020
Home / TABASCO / Derrota tras derrota; solo como una piedra
Con el fracaso de su padrino político, Gustavo Rosario Torres y la negativa de Dante Delgado a soltar la dirigencia nacional de MC, Pedro Jiménez León se queda sin opciones para colocarse y seguir vigente.

Derrota tras derrota; solo como una piedra

Por Ignacio Ríos

@NachoRios1

Literalmente “huérfano”. Lo dejaron semi-vestido y alborotado. Y ahora, “desempleado” en el servicio público y de la política. Desde el inicio Pedro Jiménez León, ni como coordinador de la pasada campaña de Gerardo Gaudiano quedó. Tras la derrota electoral, su padrino político (Gustavo Rosario Torres) fracasó. Y “su” partido, el Movimiento Ciudadano en Tabasco ni curul local logró y a nivel nacional hasta sin registro se dictaminó.

El de Pedro, se registra como un momento histórico de fracaso tras fracaso. Fue un pésimo año y cierre de gobierno para el exsecretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero. Con decir que hasta el Cecarem a su cargo, soterradamente queda en manos de la iniciativa privada en comodato: Quebró, ni pa´ la comida de los animales hay. ¡Pero esa es otra historia!

También, le fue descubierto — en colusión con la SDET — el Fideicomiso Fondo de Fomento Agropecuario del Estado de Tabasco (FOFAE) al que se le destinó un total de mil 781 millones 633 mil 396 pesos. Pero ídem. Esa es otra historia.

En la truncada carrera política y de servicio público de Pedro “Pueblo”, sus propuestas 2018 a las diputaciones federales, diputaciones locales y presidencias municipales (Fanny Cristel Vargas Vázquez; a Teapa, Carlota Carballo de Ocampo y Tacotalpa, Enrique Antonio Arcos Pérez) fracasaron rotundamente.  El Movimiento Ciudadano ni una pluri logró en Tabasco.

Pedro enfrentó con todo al Movimiento de Regeneración Nacional de Andrés Manuel López Obrador y a Adán Augusto López Hernández, sin piedad alguna, con guerra sucia en redes y prensa y fracasó. Seis años antes, AMLO le había perdonado la garrotiza a perredista, ahora él aliado con el PRD, le traicionó y le combatió.

Pero lo “pior”, Dante Delgado Rannauro, senador por Veracruz, ha determinado no soltar el hueso de coordinador nacional del Movimiento Ciudadano, fuero nacional partidista que ambicionaba y esperaba Jiménez León.

Ahora, aunque es toro a lidiar en el Congreso, observa desde las barreras lo que pasará con sus cuentas públicas 2017 y 2018 (Sedafop), que están en manos de los diputados de Morena, a quienes política y electoralmente ninguneó y agredió.

Aunado a ello, en medio de su orfandad, trata de ingresar a Morena: infiltró en la entrega de constancia al gobernador electo Adán Augusto López Hernández, en evento del IEPCT a su incondicional Hugo Ricardez Pérez y pretende heredar 100 trabajadores-seguidores en la Sedafop a su sustituto y tapar así sus trapacerías.

Pedro, quiere más…