domingo, 27 septiembre, 2020
Home / REPORTAJES / Desconfían tabasqueños de candidaturas independientes

Desconfían tabasqueños de candidaturas independientes

 

 

Por Mariel Arroyo

 

Tabasco puede tener un candidato independiente que contienda por la gubernatura en 2018.
Esta nueva figura legal, que se aprobó en la reforma electoral de 2012, permite a los ciudadanos ser votados para un cargo de elección popular sin el respaldo de un partido político. Sin embargo, tras el furor que provocó en su campaña como independiente Jaime Rodríguez “El Bronco”, en Nuevo León, y dado los pocos resultados que su gobierno ha dado, hay un gran escepticismo en torno a los independientes.

En la pasada elección de 2015, Esteban Sánchez Álvarez, el único candidato a diputado local por la vía independiente sólo alcanzó 411 votos en Centla. Hubo seis candidatos ciudadanos que se postularon para ser alcaldes: Óscar Sánchez Peralta, en Cárdenas; Felipe Sánchez Alejandro, en Centla; Pedro Contreras López, en Centro; Francisco Córdoba Broca, en Comalcalco; Límber Peláez Zurita, en Macuspana y, Luis Arturo de la Fuente Sánchez, en Paraíso. Entre todos consiguieron apenas 12 mil 656 votos, cuando el PRD solo obtuvo más de 260 mil sufragios.

Con 1.5 y 29.2 por ciento de los votos registrados, los independientes y el PRD son los extremos de la elección de 2015, en cuanto a mayor y menor éxito entre el electorado. En medio están el PRI (27 por ciento de los votos), PVEM (11.9 por ciento), Morena (10.4), PAN (5.9), PT (3.8), Movimiento Ciudadano (2.3) y PANAL (2.9 por ciento de los votos).

Con estos antecedentes electorales, para la elección de 2018 en la que se elegirán diputados federales, diputados locales, alcaldes y gobernador, se han insinuado como potenciales candidatos independientes Rosalinda López Hernández y Jesús Ali de la Torre.

Sin embargo, López Hernández suscribió el acuerdo político de unidad en el mitin de Morena al que convocó su hermano y que encabezó Andrés Manuel López Obrador en febrero pasado. En tanto, Alí de la Torre participó en la marcha #VibraMéxico contra Donald Trump también el mes pasado, la cual tuvo poco menos de mil asistentes, algunos de los cuales le reprocharon haber manipulado la manifestación para hacer propaganda.

A nivel nacional existe una asociación de Candidatos Ciudadanos de los Estados Unidos Mexicanos (CCEUM), que en Tabasco tiene un comité con 39 integrantes y que preside Límber Peláez Zurita. Pero de sus actividades nada se sabe, carecen de oficinas y en su página de Facebook apenas cuentan con veinte seguidores. Aunque nominalmente existe, no hay organización.

La situación de las otras dos organizaciones nacionales que promueven las candidaturas independientes, que son Responsables por México y Congreso Nacional Ciudadano, es similar en la medida en que su presencia se limita a las redes sociales y no cuentan con oficinas en Tabasco. En el caso de Congreso Nacional Ciudadano, la plataforma ha servido –sobre todo- para la promoción del empresario regiomontano Gilberto Lozano.

 

No cualquiera

Y es que si bien cualquier ciudadano puede aspirar a ser candidato independiente, la reglamentación de la figura impone trabas que son difíciles de eludir. Para empezar, es necesario tener una asociación civil legalmente registrada y dada de alta en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), contar con estatutos aprobados por las autoridades electorales, y demostrar respaldo ciudadano con al menos el seis por ciento de las firmas de los ciudadanos registrados en el padrón electoral del cargo al que contienden.
Esta regulación, sin embargo, podría volverse más estricta para la contienda de 2018, según se ha advertido desde el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco (IEPCT).
Pero incluso, de contar con todos los requisitos, al final puede ser que el peor enemigo de un candidato ciudadano sea otro candidato ciudadano, pues sólo se registrará a uno por cargo en disputa. Y la posibilidad de aparecer en  las boletas la ganará quien lleve más firmas.

Partidos, despreocupados

Para Manuel Andrade Díaz, coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados: el asunto de los candidatos independientes es un problema de cultura.

“Las candidaturas independientes es un problema de cultura, y el nivel cultural democrático de participación en Tabasco todavía no da como para elegir candidatos independientes. Los tabasqueños somos eminentemente partidistas”, dijo el ex gobernador, tras señalar que Tabasco es de los estados con mayor proporción de ciudadanos afiliados a partidos políticos en el país.

A pesar de considerar que están bien como una vía de expresión, advirtió que las candidaturas independientes pueden tener malos resultados por la falta de compromiso y de identidad, para lo que puso de ejemplo la gestión de Jaime Rodríguez en Monterrey.

“Yo creo que es un proceso, no lo veo mal, creo que la forma de estimular que participen electoralmente quienes normalmente no lo hacen por los partidos es buena. Lo importante es que quien gobierne tenga la decisión o la mayoría de la confianza del mayor número de ciudadanos en posibilidades de votar”, comentó.

Sin embargo, Andrade Díaz consideró que, por el momento, en Tabasco no hay quien pueda organizar una estructura suficiente para lanzarse a la gubernatura como independiente.

“Yo no le veo futuro inmediato a eso, no hay quien tenga ni esa presencia ni esa fortaleza como para pensar que pudiera ganar una gubernatura por esa vía. La gente no confía en los independientes porque todos vienen de un partido y se van por la vía independiente porque ya no ven posibilidad de conjuntar sus aspiraciones por la vía de los partidos. Entonces, se les hace fácil declararse candidatos ciudadanos o independientes cuando todos sabemos que son más priistas, o perredistas o panistas que muchos de los que siguen dentro de los partidos. Eso también es una burla”, concluyó.

En tanto, para José Antonio de la Vega Asmitia, coordinador de la fracción parlamentaria del PRD en el Congreso local, las candidaturas independientes no son un error.

“No es un error, es un largo proceso que ha seguido el país, se presentaron acciones ante la Corte y a final de cuentas se reformó la Constitución y las leyes para permitir las candidaturas independientes a nivel nacional. Creo que es una vía para quitarle un poquito el monopolio a los partidos de la determinación de los candidatos a cargos de elección popular y lo veo bien. Ya vimos que ganó un gobernador por la vía independiente”, comentó al respecto el Diputado.

Respecto a si hace falta madurez política para explotar mejor esta figura legal, dijo que eso lo irá determinando gradualmente la propia evolución de la sociedad.

Mientras, para Adán Augusto López Hernández, dirigente estatal de Morena: las candidaturas independientes son irrelevantes.

El dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional en Tabasco, consideró que el tema de los candidatos independientes no es siquiera relevante. Descartó que esta figura pueda pulverizar el voto de la izquierda y dijo que en Tabasco no ve a ninguna figura que potencialmente pueda funcionar como independiente, al menos en las próximas elecciones.

Suspirantes declarados

Manuel Paz Ojeda, empresario, trabaja para ser el próximo gobernador del estado por la vía independiente. De las organizaciones de candidatos independientes que tienen presencia en Tabasco, que son tres: Candidatos ciudadanos de los Estados Unidos Mexicanos, Responsables por México y

Congreso Nacional Ciudadano, afirma que son todas amigas y tienen un mismo objeto: alcanzar acuerdos para tener candidatos ciudadanos comunes.

Entre todas, el movimiento independiente tiene representación en todos los municipios, asegura, aunque en algunos es menor que en otros.

Cuando se le pregunta por qué no se ven sus actividades, responde que los partidos viven de los recursos públicos con los que organizan las actividades que tienen que llevar a cabo por ley, en cambio, un candidato independiente es difícil que reúna grandes masas de ciudadanos que trabajan para garantizar su propia supervivencia, lo cual descuidarían para hacer política.

El reto más importante para los independientes es la falta de estructura, reconoce, pero asegura que con tener 100 personas en cada municipio puede lograr fácilmente reunir las firmas que se necesitan para poder ser candidato.
¿No se anulan estas organizaciones entre sí, ya que sólo se puede registrar un candidato independiente por cargo? Se le pregunta, a lo que responde: Esto es una mentira. “La verdad es que la ley no limita, la ley es muy clara: todo mexicano tiene derecho a votar y ser votado. Todos aquellos ciudadanos que logren el porcentaje de firmas que establezcan las leyes locales pueden ser candidatos, eso de que nada más uno es una falta de lectura de la ley. Pero nosotros creemos que lo más adecuado es que vaya uno nada más porque si no, el voto se divide”, precisa.

Y define: Para tener éxito, las organizaciones de candidatos independientes deben llevar a la contienda a los personajes mejor preparados, que tengan una trayectoria limpia y que puedan competir por una historia personal válida, no por tener recursos como los candidatos de los partidos políticos.

En su caso, Jesús Alí de la Torre, ex candidato a la gubernatura en 2012 por el PRI, dejó en octubre del año pasado su militancia tras 25 años de pertenecer a las filas del tricolor. El motivo de su decisión de empezar a trabajar por su cuenta para ser candidato independiente a la gubernatura del estado “no tiene que ver con una aspiración personal, sino colectiva, de hacer valer de hacer efectivo el valor ciudadano”, argumenta.

El valor ciudadano que se requiere para ser una oposición verdadera al régimen del PRD que lo venció hace cinco años y que, según sus palabras, tiene a Tabasco “en un caos”. En su opinión, los líderes de los partidos de oposición “vendieron sus conciencias”, por eso decidió lanzarse como candidato, explica.

“Nuestro movimiento no es contra los partidos políticos, la razón por la que son creados los partidos políticos como el pilar del poder público tiene que ver con que sean instituciones democráticas. Lamentablemente se han convertido en organizaciones verticales, como un club, deciden las personas de la cúpula. Simplemente optamos por una forma fresca, directa y valiente en un momento histórico para tratar de organizar un verdadero contrapeso”, afirmó.