sábado, 19 septiembre, 2020
Home / LA PORTADA / Diputados “mercenarios”

Diputados “mercenarios”

 

 

 

Por: Ignacio Ríos

 

Traiciones, intereses creados, búsqueda de mayoría, de poder, dinero y acuerdos “inconfesables”, son parte de lo que se han vivido en las últimas Legislaturas del Congreso local. Sólo en la actual (LXII) seis “movimientos” de diputados; en la anterior (LXI) ¡11! Y en la LX (sesenta legislatura) la locura ¡24 por candidaturas! La mayoría (20 aspirantes) no pasaron la aduana ciudadana.

Mutan de color. Cambian de partidos y fracción como camisetas en cada “fichaje” de futbol. Para algunos son mercenarios de la política, para otros simples camaleones ejidales o los rostros de la vergüenza electoral.

Desde hace cuatro sexenios (desde Roberto Madrazo Pintado, Manuel Andrade Díaz, Andrés Granier Melo y el actual gobernador), diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y hasta el naciente partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), han cambiado de piel cual reptiles.

Empero, es hasta ahora en que esa crisis de valores y principios se ha agudizado, a grado tal que dos de seis diputados de la legislatura actual han “transitado” de fracción en fracción, han cambiado en dos ocasiones más, amén del partido que los postuló originalmente y de declararse independientes en un inter. Los cuatro restantes han renunciado a su partido original, bajo la declaración de independiente y después se reafiliaron a un partido distinto.

Y todavía, de repechaje, por ordenamiento de la Sala Xalapa, cuatro “han vuelto a ser independientes”. Dos, en contraposición al falló, se han vuelto a afiliar a un partido diferente.

 

Diputados “tripartitas”

 

El caso más patético –si así se puede suavizar—, resulta el del legislador José Atila Morales Ruíz, un albañil postulado por MORENA –en base a su selección mediante una tómbola de donde fue sacado su nombre–, para ser integrado como diputado plurinominal por la Primera Circunscripción Plurinominal con su toma de protesta el 31 de diciembre de 2015.

El 15 de septiembre del 2016 (nueve meses y medio después), renunció a MORENA para declararse diputado independiente, tras acusar de autoritarismo e intolerancia a la dirigencia estatal de su ex partido. Dos meses después (el 18 de noviembre), en su tercera decisión, se afilió al PRD.
En esa misma fecha, también por tercera ocasión, la ex diputada postulada por el PRI por la vía plurinominal, Patricia Hernández Calderón (renunció el 31 de agosto), se afilio al PRD –luego de pasar en inter como diputada independiente–, en medio de versiones de que ambos, desde la separación original, se habían presuntamente prestado para el enriquecimiento legislativo de la fracción del PRD, por 4 millones de pesos y algunas concesiones personales.

La historia legislativa de estos dos diputados no quedaría ahí y las sospechas de las complicidades y componendas aumentaron, cuando ante el reciente falló de la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, al día siguiente (10 de marzo), Patricia Hernández Calderón y José Atila Morales Ruíz “tomaron su cuarta decisión” de adherirse al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y así colocar a esta fracción como la segunda de mayoría y pasar a integrar la Junta de Coordinación Política.

Para la opinión pública, de acuerdo a las versiones trascendidas, no hay duda de que supuestamente negociaron sus “transferencias”.

Los cuatro restantes 

 

Hay que señalar que, la primer en saltar de barco fue la diputada Leticia Palacios Caballero, postulada por el PVEM por la vía plurinominal en la segunda circunscripción, apenas pasada la Junta Previa para la Conformación de la LXII Legislatura (el 22 de diciembre), por diferencias con el coordinador y dirigente estatal del partido del Tucán.

Palacios sé declaró independiente apenas iniciando el primer periodo ordinario de sesiones y en paquete el mismo 18 de noviembre se afilió al PRD.

Mientras, Zoila Margarita Isidro Pérez, postulada por el PRI como candidata a diputada por el Distrito II (Cárdenas), se declaró Independiente el 14 de septiembre, se afilió al PRD (dos meses y cuatro días después) y (el 9 de marzo) la Sala Xalapa del TEPJF le revocó su afiliación a la fracción del sol azteca, para volver a ser independiente.

En tanto, Juan Pablo de la Fuente Utrilla, postulado por MORENA como candidato a diputado por el Distrito VIII Centro, renunció a su fracción parlamentaria el 23 de agosto, se declaró independiente, pero antes que los restantes cinco, el 9 de noviembre se afilió al PRD para consumar su traición, aunque hoy también fue reducido a la figura de diputado independiente.

El caso del diputado Silbestre Álvarez Ramón, postulado por el Partido Acción Nacional (PAN), era más que bola cantada. Desde el inicio, por antigüedad de militancia y su candidatura externa, no se le concedió la coordinación parlamentaria a pesar de haber ganado el Distrito XIX (Nacajuca). Su decisión fue tomada en la reafiliación en paquete. Y fue el primero que “desquitó” el presunto “acuerdo” al refutar al coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, Manuel Andrade Díaz, de haber sido él, como gobernador, quien inició con la compra de legisladores.

Pero la función aún no termina: Versiones apuntan a que el diputado del PRD y presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, Marcos Rosendo Medina Filigrana, se sumará a MORENA conforme se acerquen los tiempos electorales rumbos al 2018.

Todo lo anterior, más las inconformidades por cargos de elección popular (no satisfechos) que se acumulen.

 

PRI espera resolutivo

 

Para el coordinador parlamentario del PRI, Manuel Andrade Díaz, no existe ninguna duda de que los seis diputados originalmente independientes y que se afiliaron al PRD fueron comprados. “El acuerdo con el PVEM para que dos de ellos se sumaran a su fracción es otra artimaña que esperamos que la Sala Superior enmiende”, comentó.

Una estela de lodo, porquería y mugre dejó la imposición del PVEM en la JUCOPO, reviró por su parte el presidente del Congreso por el primer periodo del segundo año legislativo, el priista Adrián Hernández Balboa.