martes, 24 noviembre, 2020
Home / TABASCO / Doblega el Grijalva a Gaviotas

Doblega el Grijalva a Gaviotas

CENTRO, TABASCO.- Como si se tratará de una en­fermedad que va minando len­tamente, el río Grijalva ha ido avanzando, hasta invadir los seis sectores en Gaviotas Sur, mien­tras que, en Gaviotas Norte, hay otras dos zonas que presentan anegaciones, dejando un saldo conjunto de al menos 50 mil per­sonas anegadas.

El nivel del agua en esa zona, considerada una de las más críti­cas en esta emergencia, alcanza hasta los tres metros en las zonas más bajas, como Cedral, que es la más vulnerable, porque carece de protección marginal.

A decir de los propios pobla­dores, como don Ricardo Monte­jo Ballina, residente de Gaviotas Sur, desde hace 30 años, mien­tras que debajo del puente Gri­jalva II hay muros de contención y bordos de arcilla, hacía la zona del sector Cedral ya no hay bor­dos, sino que se encuentra a nivel del río.

“Los bordos y muros de con­tención van desde el puente Gri­jalva y terminan hasta la zona de Cedral, ahí ya no hay bordos ni na­da, entonces cuando el agua reba­sa el nivel de la rivera empieza a inundar a esas comunidades, Cedral, Coquitos, los Monales, Ar­menia, Valle Verde y cruza el bor­do de arcilla, inundando San José y el sector explanada”, refirió.

El riesgo continúa latente por el alto nivel que registra el río Grrijalva, sin embargo aún hay familias que se niegan a abana­donar sus hogares, no obstante el Ejército y La Marina se encuen­tran en la zona prestando auxilio.

AUMENTAN ESCURRIMIENTOS EN LA ZONA NORTE

Aunque la crisis se concentra en Gaviotas Sur, en el ala norte de esta misma colonia , son varios los factores que han comenzado a generar anegaciones en el sector Abanico, a un costado del parque de béisbol el “Chamaco Leyva” y en la zona cercana al puente Gri­jalva II, sobre la calle Pepe del Ri­vero, que atraviesa hasta llegar a los juzgados federales.

“Aquí empezó a entrar el agua como a las tres de la mañana, yo estoy despierta desde la una, no he podido dormir por estar pen­diente del nivel del río, no nos vaya a crecer rápido como en el 2007 y no nos dio chance de sa­car nada”, aseveró doña Esmeral­da Cabrera Álvarez.

A decir de doña Esmeralda, el agua en esta zona, ingresa por los escurrimientos que hay en el bordo de arcilla debajo del puen­te, que, aunque fue reforzado con costaleras, sigue filtrando, además de que en la madrugada comenzó a filtrar por las alcantarillas, ade­más de que la laguna La Encanta­da también está desbordada.