miércoles, 28 octubre, 2020
Home / TABASCO / Duermen entre aguas negras en ‘La Gloria’
Suman tres días viviendo entre la podredumbre a merced de infecciones sin que autoridades municipales los atiendan.

Duermen entre aguas negras en ‘La Gloria’

Centro, Tabasco

El temporal pasó; fueron lluvias constantes que causaron estragos en diversas partes del estado desde la noche del pasado viernes.

Tres días después, los efectos del frente frío número 7 continúan afectando a la población.

Un ejemplo de ello es lo que ocurre en el sector ‘La Gloria’ de la ranchería Anacleto Canabal segunda sección, del municipio de Centro, en donde unas 60 familias han dormido y realizado sus actividades cotidianas en sus viviendas entre agua que expide olor fétido.

Distante a cinco kilómetros de Villahermosa, este sector es una colonia en la que habitan al menos cuatro mil personas; sin embargo, son los que habitan en callejones los que enfrentan el mayor problema de anegaciones.

Expusieron que aunque esta vez la lluvia no fue tan intensa, las condiciones de vida que se quedan después del temporal son igual de malas para las familias del lugar.

No obstante que el frente frío 7 se disipó, las familias temen que su situación se empeore si continúan las lluvias en los próximos días.

“Nos dejaron la bomba, pero no nos garantizaron el diésel y eso es importante porque si hoy estamos así, de continuar las lluvias podríamos amanecer peor”, dijeron.

Aunque año con año sufren esta pesadilla, los lugareños se lo atribuyen al desorden que existe con los sistemas sanitarios y también a la elevación del nivel de la carretera federal Villahermosa –Cárdenas.

“Esto ya no es vida, estamos cansados que siempre es lo mismo. Nosotros queremos que alguna autoridad entienda que también somos humanos, necesitamos hagan algo, cómo no se van a conmover de lo que nosotros sufrimos”, señaló Angela Díaz.

UNA PESADILLA
Y agregó: “Aquí hay personas ancianas, enfermas; es inhumano que estemos viviendo en estás condiciones, ya no podemos más, ya estamos cansados y hartos”.

Los lugareños dijeron que es lamentable que los tengan viviendo en condiciones insalubres, pero sobre todo al acecho de las serpientes.

“Dirán que ya estamos acostumbrados a vivir así, que ya tenemos la cultura del agua, pero pregunto yo ¿alguién será capaz de acostumbrarse a vivir así?, claro que no”.

Carlos, otro vecino explicó que para desalojar el agua se colocó una bomba a la orilla de la carretera. “Nos dijeron que ya pasó lo peor, pero para nosotros no ha pasado porque hay agua sucia en las casas”.