jueves, 22 octubre, 2020
Home / TABASCO / Ecocidio: el alto costo de la urbanización
Ampliación de carreteras, construcción de viviendas, zonas industriales y comerciales, van contrarrestando la riqueza que caracteriza a Villahermosa: su vegetación.

Ecocidio: el alto costo de la urbanización

Por Daly García
@Dalilah_GG

Derribar árboles en Tabasco, en la capital del estado, se ha vuelto algo tan común que un día podría despertar y no encontrar aquella planta que durante años le dio sobra y oxígeno; el crecimiento de la mancha urbana, la necesidad de desviar el agua que inunda Tabasco y el aumento en el número de vehículos que circulan en el estado le está costando al estado una parte de vital importancia, sus pulmones naturales: los árboles.

Según estimaciones del Movimiento Ecologista de Tabasco (Metab), en los últimos seis años han derribado aproximadamente 20 mil árboles, supuestamente en pro de una mejor vida para los tabasqueños.

 Derriban emblemas

Hace algunos años en la avenida Industria Nacional Mexicana, en Ciudad Industrial, fueron exterminados cerca de 600 árboles de diversas especies, Javier Torres Sánchez, presidente de la asociación, señaló que estos árboles fueron sacrificados bajo el pretexto de ampliar la avenida de cuatro a ocho carriles; de igual manera sucedió con la ampliación de la carretera a Cárdenas, explicó el ecologista, donde tiraron más de cinco mil árboles; ocho mil más en la zona del Tintillo para los canales de alivio como parte del llamado Plan Hídrico Integral de Tabasco; 500 árboles más fueron “asesinados” en el malecón de Gaviotas norte; 900 más encontraron su fin con la llegada del distribuidor vial de La Pigua; esto sin contar los que retiran en las principales calles de Villahermosa.

Asimismo, advirtió que las recurrentes inundaciones y altas temperaturas son consecuencia de esta acción ecocida que ha caracterizado no solo a los gobiernos en turno, sino también a los ciudadanos; además de la escasez de agua en las comunidades porque los principales generadores de agua son los árboles.

“Nuestras autoridades no nos garantizan un ambiente sano, y sobre todo hemos hipotecado el futuro de las nuevas generaciones, las que ya están creciendo, su futuro es incierto por la inconciencia gubernamental y la falta de interés de los ciudadanos que no exigimos acciones que cuiden el medio ambiente, ya que sabemos debe haber un desarrollo, pero sustentable, por eso es importante sumarnos a estas acciones y también organizarnos porque somos los ciudadanos quienes debemos tomar asuntos en los partidos políticos, no dejarles las decisiones a los órganos gubernamentales”, advirtió.