jueves, 3 diciembre, 2020
Home / TABASCO / ‘El agua acabó todo, pero mi niño se salvó’

‘El agua acabó todo, pero mi niño se salvó’

TEAPA.- Es el ejido ‘Manuel Buelta y Rayón’ primera sección, donde a pesar de que en la admi­nistración pasada se construyó un bordo con todo y compuertas, las intensas lluvias que genera­ron los dos últimos frentes fríos sobre la región de La Sierra, inun­daron a más de metro y medio a sus pobladores.

Las actividades de los habi­tantes de este ejido poco a poco regresan a la normalidad, aún con las secuelas que dejaron las severas anegaciones.

CALLE DESOLADA

En la calle ‘Miguel Hidalgo’ se nota el daño colateral en decenas de viviendas; al fondo de la arte­ria se encuentra el domicilio de la familia Osorio Núñez, quienes no solo se anegaron sino que sufrie­ron el mayor e impactante susto de sus vidas.

El pasado 10 de noviembre las fuertes lluvias provocaron el in­cremento del dren y con ello una inesperada tragedia que no logró consumarse cuando el menores de tres años Sergio Alexis Oso­rio Núñez fue encontrado por su abuela Miguelina Núñez Guz­mán, flotando en el patio de su casa dentro de las aguas negras.

LOS ANGELES DEL EJÉRCITO

En ese momento elementos del Ejército acudieron al auxilio del niño que estaba inconciente, prác­ticamente ahogado, en donde pro­cedieron a reanimarlo con técnicas de primeros auxilios y trasladarlo al hospital general de Teapa.

Los médicos, tras recibir al bebé en condiciones delicadas de salud, pero vivo gracias a la opor­tuna intervención de uno de los soldados, se dijeron sorprendi­dos por el milagro de que el niño recobrara la vida.

“Esto en un milagro gracias a Dios; es el “niño resucitado”, en virtud de la resurrección de nues­tro señor Jesucristo”, expresaría un Galeno.

DA GRACIAS A SAN JUDAS TADEO POR EL MILAGRO

Doña Miguelina Núñez Guz­mán, abuela del bebé Sergio Alexis, refiere que la tragedia vi­vida fue un impacto que le pro­voca aún emociones fuertes.

“Yo estaba limpiando el pa­sillo de la casa y algo me dijo de parte de Dios que dejara el tra­peador luego de exprimirlo, y salí a ver el patio y vi algo que flotaba; entonces me acerqué y vi que era mi nieto Sergio Alexis.

“Entonces grité a mi hijo Yovanny y fue quien rescató al bebé; de ahí me arrodillé ante mi San Judas Tadeo y le pedí al santo que si era su voluntad le devolviera la vida al niño.

“Entonces se lo llevaron los soldados al hospital con mi es­poso Alberto; ahí tardó tres días y salió el 14 de noviembre, bueno y sano gracias a Dios y a San Judas”.

“LO PERDIMOS TODO”

“No me importa si por el mo­mento no tengo nada material o si lo perdimos casi todo; lo que sí doy gracias a Dios es que mi niño, mi nieto está vivo y sin secuelas”, expresa emocionada y con lágrimas doña Miguelina.

 

CLAMA ALEXIS SUS JUGUETES

Durante el recorrido por la casa afectada de la familia Osorio Núñez, se aprecia a la entrada y sobre la pared, un carro de juguete eléctrico y una pantalla led que, refiere la abuela Mi­guelina, fueron de los juguetes y el artículo de entretenimien­to del “Niño Resucitado”.

La familia guarda la espe­ranza de que las autoridades le puedan regalar al niño re­vivido el carro eléctrico y su pantalla de TV que perdió en la inundación.

Con muchos besos y abra­zos fuertes, Nayeli Núñez Guzmán, madre del menor, agradece a Dios por el milagro­so y dice: “Esta tragedia nos hará estar más pendientes de nuestro hijo y ya aprendimos que Dios es de milagros”.

VIVITO Y COLEANDO

Tras la visita a la casa de la fa­milia Osorio Nuñez, la alegría se refleja en el rostro de cada uno de los familiares del niño Sergio Alexis, puesto que di­cen: “Ahí lo tiene usted, vivito y coleando, sin secuelas, y ju­gando con sus amiguitos y pa­rientes; damos gracias a Dios, en verdad, por este milagro”.